La región más europeizada de España, es el antiguo Reino de Sevilla ( Andalucía ).


 

La región más europeizada de España, es el antiguo Reino de Sevilla ( Andalucía )

 

 

 

 

escudo-sevilla-leyenda

Escudo de la ciudad de Sevilla, su capital, no así su provincia, que está colmada de honores para los sevillanos, de ahí su carácter orgulloso que el resto de foráneos no han llegado a comprender, entre otras cosas, por desconocer la Historia de Sevilla y su aportación a España, y al mundo occidental. Más de doscientas familias –fijohidalgos– entraron como repobladores con grandes honores y donaciones por sus reyes San Fernando y luego posteriormente con Alfonso X el Sabio. No hay título mayor -repetido- que el NO&DO, ya en tiempos de Alfonso X el Sabio y luego con el Libertador F. Franco, extendido como reclamo a otros aspectos en todo España. Incluso con el vital e insigne Daóiz se presumen éstas consignas históricas donde el responsable de rendir ( a España ) a las tropas napoleónicas ( La Masonería ) dijo no y, sí a España. Canarias fue gobernada por los Caballeros Veinticuatro -fueron 24 los sucesorios responsables de la administración de las islas Canarias que por entonces eran sevillanas- porque fueron veinticuatro los feudatarios ( admnistradores reales de Castilla ) de los reyes para gobernar dichas islas afortunadas. Los reyes leoneses vieron en Sevilla la mejor que todas las ciudades del mundo, y ello comprendía a los sevillanos que veían en sus reyes unos emigrantes más como ellos. Sevilla fue hasta finales del s. XV una población -militia- en armas constantemente, que sólo abandonó con La Reconquista de Granada, donde tuvieron los caballeros cruzados sevillanos un papel fundamental en todo tipo de aspectos ; logística, infantería, caballería, etc. Prueba de ésto fueron las conquistas continuadas de zonas de Málaga y de Granada. NO&DO que significa según los reyes castellanoleoneses – NO ME HAN DEJADO – ¨ NO madexa DO.

 

 

 

Pero sepamos algo más del mapa genético de España y Europa, con algunos halogrupos.

¿Cómo es el mapa genético de Europa y de España?

[ 1 ] Europa es una coctelera racial que se ha gestado en milenios de migraciones del sur al norte y viceversa, de este a oeste y viceversa, hasta dar como resultado la Europa que hoy conocemos. Para aportar algo de luz al tema, científicos de diversas universidades han colaborado para confeccionar el mayor mapa genético de Europa. Para ello observaron 500.000 marcadores genéticos de un total de 3.200 individuos (centrándose en individuos cuyos abuelos procedían del mismo país) por medio de un complejo análisis informatizado con el objetivo de conocer el origen de los ciudadanos europeos, así como comprobar la separación genética entre ellos.

 

 

aasd

Fotografía. [ 1 ]. El famoso halogrupo de R1b ( en color rojo ) es habitual en Europa occcidental, para la identidad genética, por tanto racial. Posiblemente algunas colonias de íberos llegaron también hasta la remota isla de Islandia hace milenios, tras asentarse en las islas británicas. El predominio genético en esas regiones ha sufrido variaciones considerables, como fueron las invasiones vikingas, pero al parecer se puede entender que han perdurado la herencia genética de los pueblos íberos. Algunos aspectos -como es las horas de sol en una nación, el clima, y los factores medioambientales- a la hora de tratar determinados asuntos raciales o étnicos son tomados de forma vaga y rápida para relacionar, según quiénes tenga interés, el color de la piel bajo horas de sol con la raza, siendo, como se sabe, un error continuado, donde los estudios científicos ( de la Historia y sus repobladores de toda Europa ) y otros recientes con el uso de las tecnologías aseveran que éstas tesis apresuradas de mezclar el color temporal de la piel con la raza es infantil, al menos.

63e81-y-dna_haplogroups_europe_genetic_map

la_ciencia_al_servicio_de_la_seguridad_o_racismo

Inmediatamente, arriba, imágenes demostrativas de los halogrupos más precisos de la herencia celta con el famoso R1b, y otras referencias de la raza occidental o rasgos raciales de los pueblos europeos hasta hoy. Test o estudios evidentemente realizados a la población autóctona e histórica de Occidente.

 

 

Entramos en asunto un tanto polémico, porque desde el final de la Segunda Guerra Mundial, se ha asociado malas interpretaciones y tergiversado la información para uso propagandístico de algunas minorías dentro de otras minorías como es la raza blanca a nivel planetario.

 

 

[ 2 ] Si tenemos en cuenta los primeros pobladores, en un contexto histórico occidental,  que colonizaron la ciudad reconquistada de Sevilla, y luego continuaron poblando el antiguo Reino de Sevilla ( privilegios del Rey San Fernando, y su hijo Alfonso el Sabio ) hasta una época tan tardía con Olavide, podemos decir que Andalucía es la región de España más europeizada, y de forma continuada en siglos, algo sin duda, llamativo y desconocido por la gran mayoría de los españoles, y gentes de habla hispana, posiblemente. Los dominios del Reino de Sevilla, reino cristiano subordinado y fidelísimo a Castilla y León, y luego los Mundi Imperators llegaban desde el S. de la actual nación de Portugal, hasta las fronteras del antiguo Reino musulmán de Granada, y al NO. también alcanzando el SO. de la actúal región de Extremadura. El Reino de Sevilla amplió sus dominios por concesión real de varios reyes cristianos, en virtud de reconocimiento al pueblo y ciudad de Sevilla, fieles a sus reyes castellanos y leoneses. Debido a recientes políticas los andaluces ( término que apoderado de forma negligente, ya que andaluces serían también la mitad de la actúal Francia, para Al-Andalus — del pueblo germano de los vándalos — en el período de la invasión musulmana de Hispania y Francia ) fueron obligados a abandonar el nombre de castellanos nuevos, o simplemente castellanos ( de Castilla La Nueva ) en los últimos siglos en el nuevo panorama político.

 

 

Además, podríamos decir que Andalucía fue la región de España que menos musulmanes tuvieron en zonas apartadas y separadas durante siglos, sobretodo en la región del Reino de Sevilla ( véase el ciclo de Felipe III ), y posteriormente con el traslado de los moriscos de Granada a la zona del Levante. Por entonces donde abundaba más musulmanes eran en Castilla y en Aragón, de forma dispersa, y también separadas de las ciudades y pueblos. La expulsión definitiva de los musulmanes que quedaban todavía en la península de forma total fue ejecutada en el período de Felipe III.

 

 

En algunos escritos se hace ver una afluencia notable de gentes francesas a Sevilla, y también de alemanes, en la ciudad de Sevilla, y en varias zonas extensas y rurales del Reino de Sevilla, principalmente. Aunque también llegaron a asentarse nórdicos procedentes de lo que hoy es Dinamarca y Noruega, en épocas de Alfonso el Sabio, y posteriormente en el estallido comercial internacional del Descubrimiento de América ( Las Indias ) donde Sevilla fue el puerto y ciudad del mundo, durante más de un siglo.
Salvo la excepción de Granada, repoblada de gentes del norte de España, principalmente tras la conquista de Granada en 1492 en adelante, supuso que en sólo unos años llegasen más de diez mil norteños astures, con grandes privilegios de tierras y exención de impuestos como nuevos colonos en la Granada cristiana. En dos años Granada es repoblada por más de ¡ 50.000 ! astures exclusivamente ( de ahí los distintos acentos y hablas diferenciadas en la propia Andalucía y su ¨ deje ¨ ó acento peculiar ) familias que huían del hambre y de la necesidad del suelo asturiano con familias numerosas y con pocos recursos que llegaron a tener una vida mejor gracias a los MUNDI IMPERATORS ( Los Reyes Católicos ), asunto que es recíproco con las islas baleares que fueron repobladas exclusivamente de gentes catalanas tras su reconquista ( unos 20.000 ) siglos antes. Numerosas poblaciones de Asturias quedaron desiertas y abandonadas donde esos nuevos pobladores astures encontraron su nuevo hogar en la nueva y recién reconquistada Granada ( Andalucía, Castilla ).
Pero abundando en las teorías de los halogrupos, en algunos determinados, en concreto, afirman algunas teorías documentadas novedosas que, los pioneros pueblos de Iberia, los íberos ( celtas* ) del N. de la península ibérica y de la actúal Francia llegaron a las islas británicas durante un espacio determinado de tiempo, creando colonias íberas en el sur de islas británicas, hace milenios, permaneciendo dichas descendencias hasta nuestros días. La única diferencia notable, podría ser la influencia normanda en tiempos de la invasión de las islas, de ahí que puedan variar otros factores genéticos heredados de los británicos.
Por lo que podemos decir que los españoles y franceses son los padres y madres de la Europa occidental, y Andalucía la región de España más europeizada de Occidente, según numerosos estudios científicos y datos históricos documentados que lo corroboran. ( Véase el término Iberia ).

 

 

Cuando se habla de Andalucía, se habla de Castilla, y cuando eso ocurre hay que hablar de Europa, sobretodo al relacionarlo con el Reino de Sevilla ; base de la Comunidad Autónoma de Andalucía y sus provincias. Dicho reino castellano surge en el 1248, cuando San Fernando – el único rey, en la Historia, que entró camuflado, bizárramente, en una fortaleza enemiga sólo y, salió vivo antes de conseguir luego después ya arrebatársela al moro – ( ¨ el rey temerario ¨ ) al mando de sus tropas europeas reconquista Sevilla. Con él iban soldados de toda Castilla, pero también un gran ejército nutrido de nobles galos con sus respectivas soldadas repobladoras en títulos y tierras.

 

 

 

Bretones, francos, astures, vascos, gallegos, leoneses, y algunos castellanos más en el 1248 efectúan la repoblación de Sevilla, además de alemanes, aunque pocos entonces. Las cantidades estimadas serían de miles por cada procedencia. La influencia de los francos está muy presente con las Órdenes Templarias que llegaron a conseguir numerosas concesiones reales y poderes. La Orden de Temple de Jerusalén estuvo al lado de Alfonso X cuando sus rivales al trono intentaron arrebatárselo, sólo la Órden de Santiago le fue infiel, y otras Ordenes se mantuvieron neutrales de una forma u otra. Por ello se aumentaría las potestades al Temple que protegió el S. de Extremadura y otras zonas amplias de la ya ensanchada Sevilla. El Reino de Sevilla llegaba en época de Alfonso X desde el S. de Portugal hasta la frontera con Málaga, incluía Córdoba y parte de Castilla La Nueva al S. Cuando se hable de Sevilla en esas épocas y siglos hay que hablar de los cruzados y maestres del Temple ( Aznalcollar, Alfarache, etc.. ) ó el propio Castillo de San Jorge en Triana. En los dos primeros años de repoblación Sevilla contaba con más de 24.000 repobladores cristianos del N. de España y otros tantos de éstos eran o procedían del N. de Europa. Se calcula que un 30 % de estos 24.000 eran galos y, bretones ( de la Bretaña, hoy zona en Francia ). Aunque la presencia gala en el N. de Hispania en los tiempos de la –presura– ya son conocidos, lo que no desvincula decir que se sobreaumenta la europeización de Andalucía.

 

Los primeros repobladores parece ser que fueron :

-Bretones,

-Galos ( francos ),

-Cántabros,

-Astures,

-Leoneses,

-Vascos,

-Genoveses ( que luego fueron transplantados por catalanes, debido al monopolio de las sedas ), Catalanes también se llenaron en localidades sevillanas como Lepe, Paradas, etc. ; aunque hubo gentes de diversa procedencia ya apuntada del N. de España, en esas y otras localidades sevillanas ( Andalucía ).

[ En aquellas epocas el perfil de los genoveses no eran los que luego dominarían el comercio y la industria financiera, baste decirlo como apunte ].

 

Los que mayores títulos poseían y los que habían participado en las contiendas contra los moros se les concedió importantes concesiones y tierras. Cabe destacar las zonas más repartidas de cántabros por las zonas de alrededor de La Torre del Oro ( y zonas aledañas como La Maestranza de Sevilla ), gallegos y vascos entre otros perfiles llenaron los arrabales de Triana ; y continuaron con el famoso juego de la ¨ kukaña ¨ ( juego de marinos del Norte de España ) tradicional en algunas zonas de Las Vascongadas, hasta nuestros días y en lugares referidos hasta hoy. La nobleza la compuso casi por completo la gente gala y los fijohidalgos que ocuparon el centro de la ciudad hispalense. Los bretones posiblemente alrededor de ella también y la zona de San Benito ( barrio ). Entre todas ellas los genoveses y catalanes. Luego con el transcurso de los siglos llegarían más gente de toda Europa. Cabe destacar la población noruega ( o escandinava ) que acompañaba a la esposa de uno de los reyes en Sevilla, unas dos mil personas aprox. se estima, que se afincaron también en Sevilla, en esos siglos.

 

triana009

Juego de la Kukaña ( ó cucaña ) en el barrio de Triana ( Sevilla ). Evento festivo tradicional del pueblo sevillano en el río Guadalquivir. En otras épocas pasadas numerosos partcipantes sucumbían por las aguas arenosas que impedían retornar a los deportistas a la superficie, por lo que llegó a ser un juego peligroso donde sólo se permitía la participación de adultos, luego al realizarse obras para dragar el río la festividad se volvió sana y segura para que también los jóvenes fueran incluidos en el evento festivo y marinero. Un marinero sevillano, afincado en la capital hispalense, fue el primer hombre europeo en gritar ¨ Tierra a la vista ¨ en el Nuevo Mundo ( Rodrigo de Triana ).

 

 

 

Ya antes de la toma de Sevilla por San Fernandoel rey temerario– pidió consejo a su hijo sabio que siempre le acompañaba en las contiendas, y ante la amenaza de que los moros hicieran destruir los monumentos y mezquitas de Sevillla antes de abandonarla, llegó a decir… :

 

 

¨ Haré cortar una cabeza por cada ladrillo que caiga…  ¨ 

 

 

Y, su padre, San Fernando, respetó las sabias palabras del joven y sabio leonés.

 

 

 

Ese respeto, y otras características de la época ( donde los nobles cristianos se adornaban de prendas moriscas como signo de ostentación ) se ha maltraducido en una supuesta herencia morisca intrínseca en el pueblo sevillano o en el S. de Andalucía, casi siempre por motivos políticos o de desconocimiento de la Historia. Acaso porque Andalucía posee su legado artístico que ninguna parte de España y Europa posee, contribuyendo al contraste entre cultura cristiana y la Historia. Cuando Sevilla fue reconquistada y repoblada no quedó presencia alguna de judíos ; pero, pronto solicitaron y se ofrecieron a retornar a Sevilla desde la Granada musulmana, donde los monarcas leoneses los tuvieron controlados en todo momento ( a las afueras de las murallas y sus portones ciudadelas ), que no pudieron impedir que fueran sometidos a persecuciones varias por los cristianos cuando vieron como intentaban envenenar sus aguas y fuentes de plazoletas por puro disfrute, era el s. XIV. De los cerca de 3.000 judíos que habitaban en esos años no quedaron vivos siquiera unos cuatrocientos incluidos niños y mujeres en la capital hispalense. Con la expulsión definitiva se aprovecharon sus espacios abandonados y se construyeron iglesias y capillas cristianas. En la obra de investigación histórica de -1444 Sevilla en Guerra- ( de García Fitz, Deborah Kirschberg Schenck y Marcos Fernández Gómez ) se atisba como ya los sevillanos eran muy recelosos con la presencia de soldada aliada portuguesa ( que le ubicaban ¨ motes ¨ u apodos a dichos soldados lusos interesados, y que el rey por entonces castellano prohibió, tales deshonras verbales, bajo pena de muerte ) en el s. XIV, y donde los aragoneses se autoinvitaron en Sevilla para apoderarse de ella. El trasiego de cruzados de un bando y otro ya apuntaba la importancia de la capital del reino castellano de Sevilla. Tal es así que los sevillanos fueron leales a Castilla otra vez más. Y, ésto, es casi desconocido por el gran público, incluso por los propios sevillanos.

 

 

 

Ejemplos de la supremacía templaria la obtenemos, científicamente, en la calle histórica de Sevilla denominada Francos de San Juan. La orden militar de San Juan de Jerusalén tuvo el barrio situado entre las calles San Vicente, Lumbreras, Santa Clara y Guadalquivir. Era barrio exento, o sea que no dependía de la mitra arzobispal en lo referente a cuestiones eclesiásticas sino del Prior de la Orden, y en el aspecto civil era también jurisdicción franca, pues dependía del maestre de la orden. Los comerciantes establecidos en el barrio eran fancos ( galos ) y sus calles, hoy Clavijo y Pizarro se llamaron calles de Francos de San Juan. La calle Sagunto ; que desde la Reconquista de Sevilla fue esta calle considerada como formando un todo con la Orden de Malta, que está al otro lado de la de San Luis. San Juan de Acre ; como ya hemos dicho a la Reconquista se otorgó al maestre de la orden de San Juan de Acre, Carci Pérez de Vargas, este barrio compuesto por las actuales calles Lumbreras, Mendigorría, Alvaro de Bazán, Clavijo, Pizarro y Guadalquivir. Calle Sierpes repoblada con gente gala -aunque su nombre no está muy claro, hay varias teorías- también estuvo la célebre imprenta de naipes del francés Pierres Papin, en siglos posteriores XVI. Casos similares con calle alemanes que se llenarían de alemanes, etc. ( las propias industrias del jabón de Castilla estuvieron, en algunos momentos, la administración, en manos de alemanes y sus familias. )

 

 

De los extranjeros que tradicionalmente habían absorbido el comercio hispalense, ya sólo quedaban, con preferencia, los franceses, dedicados en particular al negocio de comidas y bebidas, menospreciados por los naturales. De las 495 familias de esta nacionalidad establecidas en Sevilla en 1773, más de 150 eran taberneros o propietarios y empleados de mesones y restaurantes. Según Domínguez Ortiz, a principios de siglo había unos 15.000 extranjeros avencidados en Sevilla, flamencos ( holandeses y belgas ) principalmente.

 

 

Poblaciones con menos importancia más al S. de Sevilla, fueron repobladas inmediatamente de sevillanos y gentes del N. de España, que pronto se llenarían de ingleses huídos e irlandeses con sus familias numerosas. Localidades marginadas por la poca importancia de la actividad comercial y de éstas características de repobladores las encontramos en la localidad de San Fernando ó en La Isla, en Cádiz, [ en la zona de Cádiz hay una tradición de siglos de supuesta rivalidad sana, podría venir de lugares como El Puerto y San Fernando ; donde en un sitio había irlandeses y en otros ingleses católicos todos ] pasando a constituir entre finales del s. XVII a principios del XVIII más de aprox.  ¡ 17.000 ! y ¡ 12.000 ! respectivamente, que apenas unos años años constituían unos dos mil habitantes y la otra no superaba los mil habitantes nativos sevillanos recíprocamente, algo sin duda sorprendente, zonas que fueron inundadas por británicos e irlandeses católicos, si no fuera por las cifras ya que en otras zonas como Valladolid y otras zonas de Castilla La Vieja también llegaron gentes de las islas británicas [ En cada círculo de enseñanza había casi siempre un cura irlandés o monjas irlandesas ; donde todavía se escucha entre paredes las voces de los paters diciendo que ¨ el rey de España es el rey de Irlanda ¨ – tradición antigua* ]. El atractivo pesquero del S. de España recordaba a esas gentes de las islas británicas su hogar y ya asentados disfrutaban de exenciones de impuestos, también, y donde estaba permitido ser católico. No todos esos emigrantes se dedicaron a la pesca, también a otros oficios artesanos y comerciales. No fueron tampoco las únicas localidades que recibieron tan y tal cantidad de emigrantes británicos pero su distribución fue progresivamente extendida por otras localidades andaluzas en menores cuantías, llegando hasta Xerex. ( Esta localidad se haría famosa en siglos posteriores con su famoso producto vinícola y su extracción donde numerosos reyes de Inglaterra optaron como aperitivo ¨ sherry ¨ [ en francés xérès ] y de una forma u otra como un aperitivo en ese país para la clase acomodada ). La importancia del puerto de Sevilla pasó a un segundo plano con las obras reformadoras y construcciones derivadas de ella ( se desvió el curso del río y se efectuaron obras importantes ) donde Cádiz retomaría a partir del s. XVII una absorción comercial importante, al desviar el Guadalquivir y su desembocadura, principalmente. Si Sevilla fue durante siglos¨ La París de España ¨, Cádiz hizo lo propio con las ¨ islas británicas ¨. Todavía los acentos y el habla lo reafirman. Tan cierto como que hubo samurais católicos, y japoneses afincados en Sevilla ( en Coria del Río ) hace siglos. ( El apellido -Japón- lo asevera ). La identidad sajona o celta ya está consignada en algunos trabajos científicos de numerosos autores, algunos refieren el color verde -el iris- de los ojos para dicha particularidad. Aunque otros colegas del ramo apuntan que el color puede variar debido a otros factores ambientales o del medio ( más propicio a las teorías darvinistas que ciencia, aunque no hay que confundir herencia con éstos supuestos ya conocidos ).

 

 

hasekura02-644x362

Estatua en honor al embajador japonés, finalmente enamorado de Sevilla, Hasekura, un hombre culto y guerrero japonés de la época ( samurai ). Vivió y tuvo descendencia en la localidad sevillana de Coria del Río ( Sevilla ). Aspectos que sólo son posibles en la Historia de España con su protección y respeto a las gentes de culturas de honor. Según parece el diplomático tenía reconocido un estatus especial en su propia nación de Japón ; porque los samurais convencionales no portaban más de una katana, los que llevaban dos significaba que era un maestro superior o un rango especial. Su séquito lo confirma en aquellas fechas tan remotas. ( Aunque hay otros complementos de armas que no son siempre esas armas para las armas japonesas de los samurais, otras veces los propios ¨ ronin ¨ [ de origen chino ] las usaban, pero son figuras posteriores, según parece ).

 

 

 

Los programas de Olavide para la mejora de elaboración de cultivos y agricultura, supuso que Carlos III, a través de un ( para su rango de procedencia real : general ) coronel de la corte ( alemán ) recomendara que Andalucía se repoblase de gentes nórdicas, en concreto de alemanes, daneses, e incluso noruegos. Dichos programas se inscribieron numerosas familias que padecían calamidades y que poseían abundante descendencia ( entre tres y cinco hijos, al menos ). Unos 5.000 repobladores ( familias, pues algunos historiadores –sobretodo de origen castellanoviejo– no han sido precisos con los datos, no es lo mismo 5.000 que 20.000, acaso porque cada individuo apuntado poseía a su esposa y varios infantes a su cargo, y tampoco se estima en demasía que llegaron a sobrepasar esas cifras documentadas con otros censos posteriores ) de éstos perfiles del N. de Europa llegaron al puerto de Sevilla, otros aprovecharon algunas expediciones comerciales de mercaderes. El atractivo era famoso y mucha gente llegó a conocer de Sevilla en los tabloides fríos y nevados de edictos reales en sus territorios norteños, donde se decía que las tierras serían suyas y no pagarían impuestos. De los entre 20.000 a 30.000 que se apuntaron sólo unos más de 15.000 llegaron a establecerse en Andalucía hasta nuestros días, ya que debido al clima extremo muchos optaron por retornar de nuevo al N. de Europa. Subsistieron estas nuevas poblaciones enteras repobladas por éstas gentes germanas, aunque no sin esfuerzo de los emigrantes, las más importantes fueron las de Sierra Morena ( La Carolina, La Luisiana.. ), así como las de Armajal y Prado del Rey, en la provincia de Sevilla. En unas décadas esas quince mil familias germanas obtuvieron una gran demografía, habitual, de entre tres a cinco infantes también, por lo que se extendieron por todo el desierto de Andalucía y en pueblos aledaños ( desde la zona de La Campiña sevillana incluido Écija hasta la zona meridional del Guadalquivir pasando por el SE. ). De ahí, que, en algunos estudios el R1B no aparezca más notablemente en el S. de España, ya que hay una influencia más norteña de Europa de pueblos como belgas, bretones, alemanes, etc., históricamente. Los programas de Olavide fueron interrumpidos al alcanzar una demografía y éxito en la labranza del campo, que fue acompañada de algunas apariciones de quejas de los lugareños nativos castellanos en Andalucía que no disfrutaban de éstas compensaciones de impuestos que disfrutaban los emigrantes germanos y sus descendientes andaluces. En ocasiones algunos datos científicos pueden causar -involuntariamente- algun tipo de sorpresa o desconocimiento, máxime en las épocas donde no se promociona éste tipo de valores educativos de la Historia, otros ya lo refieren como identidad y tradiciones de los pueblos ; otros tantos ya minoritarios como ¨ racismo* ¨ de forma errónea.

 

 

 

Todas estas características del pueblo andaluz o del pueblo sevillano hacen constatar otros aspectos alienados en su perfil, acaso con la devoción legada de los cruzados ( o caballeros signasupervestes ) y sus Órdenes templarias hasta nuestros días. Donde un cristiano ( occidental ó de cultura occidental ) en Sevilla nunca es extranjero. Mito que no se ha promocionado adecuadamente al aparecer hechos históricos de persecución a minorías -como el caso de Écija- contra los judíos, y su prior, que llegaron hasta la propia ciudad hispalense entonces, y se extendió a otras zonas de España. Estaba todavía muy latente los documentos de esas épocas donde supieron los sevillanos la ayuda de ejércitos judíos en apoyo a los musulmanes en diversas épocas ( como p. ej. la invasión de España documentada, ya muy reciente, en : History of the Jews, Vol. III, p. 109, del profesor Graetz ó  Vol. III, p. 46 ).

 

 

 

 

 

cxj3sxawqae1yoe

Fotografía, sobre éstas líneas, de algunas palabras sacadas de contexto y textos de un antiguo político regionalista en España, que aprovechó su estancia en dicho ámbito y de los negocios para pronunciar su sentido más ignorante de la Historia. Cabe recordar que en el s. XV, Sevilla ( Andalucía ) rivalizaba en población y era la capital principal de España donde su puerto se llenaba de prestigiosos poetas, estudiosos y la Giralda aparecía dorada con el metal de La Indias, época tan tardía que por entonces Madrid era una aldea marginal ( no sobrepasaba los 900 habitantes ). A la Sevilla del oro de América, acudieron numerosos navegantes catalanes para buscar fortuna, algunos de ellos con lo puesto, con sus grandes familias numerosas. El primer estudio riguroso y extendido ( hoy guía ) de la Historia de España se realiza en Sevilla, ya en época de Alfonso X el Sabio. Algunos fenómenos ( o fenomenologías ) sociopolíticos dentro de la Historia han hecho indirectamente aparecer todo tipo de leyendas y malaprensa a los andaluces ( también a España en un ámbito internacional ) en la propia España, fundido en aspectos del riego ignorante interesado, y, que, provocaron la desembocadura de la envidia humana para la gente no culta o bien educada, parece ser. El apellido Vidal, de origen catalán, se afincó en Sevilla, aunque su origen proviene de las zonas de Las Galias ( Francia ). Había ¨ vidales ¨ que reconquistaron Sevilla ( y los famosos almogávares que no siempre eran catalanes, había también castellanos ). Estamos hablando del s. XIII. Ya en tiempos más recientes algunos intelectuales se llenaron el paladar de nacionalismo vascuence, uno de los más prestigiosos era de origen italiano ; afincado en Las Vascongadas. Y, si aprovechanos a Machado ó a Unamuno podemos intuir las advertencias que ya nos recomendarían :

 

c5rdds5wmaajyybc5eba_fwiakn_fhel_gran_capitan

Aquí, algunas reseñas inscritas en otros personajes, sobre éstas líneas, y admirados por la intelectualidad en todo el mundo occidental ; acaso en el ámbito castrense en el ¨Gran Capitan ¨ ( Gonzalo Fernández de Córdoba, El Gran Capitán. Militar español nació el 1 de septiembre de 1453, en Montilla, Córdoba, Castilla ).

 

 

 

Bibliografía 

Aguilar Piñal, F. : La Sevilla de Olavide, – 1965.

Sánchez Montero, R. : Historia breve de Sevilla, – 2000.

de Mena, J. Mª. : Historia de Sevilla, – 1985.

de Mena, J. Mª. : Tradiciones y Leyendas sevillanas, – 1985.

Carrillo, E. : El NO&DO de Sevilla. Significado y origen, – 2000.

de Mena, J. Mª. : Las calles de Sevilla, – 1994.

Requena, J. Mª. : Quien no vió a Sevilla, – 1993.

( Entre otros autores más y complementarios de investigación para la temática ).

-Breve cronología de la Historia del Reino cristiano de Sevilla-

Sevilla, antigua Hispalis, y luego en la época HIMS para los moros, donó a Roma dos grandes emperadores. Uno fue Trajano, y el otro Adriano que aunque hay dudas al respecto si fue sevillano, al menos consta que era de familia hispalense y pariente de Trajano, fue el gran Elio Adriano. Este evitó visitar Hispalis, para evitar dar a sus paisanos alguna merced o distinción que pudiera ser interpretada por las otras ciudades como favoritismo. Se debe a Adriano el << Edicto Perpetuo >> y algo más importante todavía, la ley en que se prohíben los sacrificios humanos, se limitaba la autoridad del padre sobre los hijos ( hasta entonces tenía derecho de vida o muerte sobre ellos ) y reglamentaba severamente el comercio de esclavos. En el año 161 fue elevado al Imperio otro español de familia sevillana también y pariente de Adriano, llamado Marco Aurelio. No era cristiano Marco Aurelio, pero se inclinaba en favor de la nueva religión, y así, al conocer la noticia de que en un campamento del Danubio, cuando las legiones romanas acosadas por los bárbaros estaban a punto de perecer de sed, cayó una abundante lluvia atribuida a que en dicho ejército había cierto número de soldados cristianos, el emperador no desmintió el prodigio, sino que investigó seriamente el suceso prodigioso, y convencido de su veracidad lo comunicó por escrito al Senado ordenando que en lo sucesivo nadie molestase a los cristianos.
Cita del escritor Yaqut, en su ¨ Mu´Yam ¨ para diferentes autores dice : ¨ Refiere Abu Tahir el Silafi ¨ una noticia de Ahmad al-Binni al-Ubbadí en la que dice lo siguiente :

 

<< Llegué a Hims de al-Andalus, [ es decir : Sevilla ], y me reuní con sus poetas... >>

Los dos nombres estaban coexistiendo entonces Sevilla e Hims, es decir, el de Hispalis antiguo y el de Hims moderno implantado por los musulmanes.

 

Pero todavía mucho más tarde, un poeta tan conocido como Ibn Abdun en un canto nostálgico, recuerda a su amigo :

 

<< ¿ Te acuerdas de nuestra vida juntos en Hims y nuestra común alegría en nuestro brindis ? >>
Así, pues, los musulmanes y sobre todo la clase dirigente, intentan imponer el nombre de HIMS a la ciudad, y lo usuaron en sus documentos oficiales, y en sus textos literarios. Pero la ciudad era demasiado importante para cambiarle el nombre…luego optarían por IXBILIA ( Sevilla en castellano )

 

.
Un importante episodio bélico se produce en Andalucía en tiempos de Adriano, tribus de África compuestas por berberiscos y mauritanos, invaden Andalucía llegando hasta Antequera la Vieja. Marco Aurelio que se encontraba en León emprende marchas forzadas con su ejército para reforzar a las legiones de Hispalis e Itálica que mandaba Vallio y Sever, encontrando a los africanos a los que aniquiló. Para evitar nuevos peligros de invasión, el emperador pasa el estrecho y arrasa Tánger y parte de la Mauritania. Ésta, que, podemos considerar como la primera invasión de los moros en Andalucía, ocurrió en el año 172 según García y Bellido.

 

 

Tras la llegada de los visigodos y suevos a Hispania, y la desaparición del Imperio Romano, los godos se asientan por toda la península. No fue una invasión propiamente dicho como lo hicieron los moros siglos después, ya que éstos pueblos originarios de la península escandinava y asentados por toda Europa central ya antes del s. IV entraron por los Pirineos cargados de víveres, caravanas y ganados, además de emigrantes con sus familias e hijos. Las cifras que se barajan para las primeras oleadas de unos 50.000 y 100.000, hay que decir que antes de su entrada en la península ibérica los visigodos estaban asentados en la zona central y oriental de la actúal Francia, los visigodos fueron también expulsados por los francos antes de atravesar los Pirineos, pero antes los visigodos habían derrotado a los francos en otras batallas, decidieron emigrar a Hispania finalmente. Estos pueblos huían de los vándalos y alanos que luego pasarían de largo por Hispania haciendo sus correrías ( con ellos no iban gentes emigrantes sino jinetes guerreros ) al no poder apoderarse de las tierras de los visigodos ya cristianizados que adoptaron del arrianismo para optar por el catolicismo ( o cristianismo romano ). Los perseguidores alanos y vándalos crearon un reino en el N. de África, que luego los norteafricanos dieron el nombre manipulado de Van halen dalus – de donde deriva al-Andalus. Esos germanos poco caballerosos se extendieron al S. de Italia y llegaron hasta la propia Roma que saquearon, y luego tras pasar por Milán y otras zonas retornaban otra vez a sus dominios sureños de Europa o bien a su reino autóctono en el N. de África. Ya antes de que Toledo fuere capital del Reino visigodo en Hispania, Hispalis también lo era, aspecto poco conocido o no promocionado en reseñas históricas.

 

 

En el 711 el obispo Oppas traiciona a Rodrigo ( rey de los godos en Hispania ) y su ejército se alía con los musulmanes invasores en la propia batalla decisiva, que habían llegado para invadir, en principio la zona sur de Hispania y ayudar a la facción traidora contra Rodrigo.

 

Tras la derrota esperada en La Janda ( ó del Guadalete ), los cristianos huyen como pueden al N. y otros atraviesan las montañas para refugiarse en Los Pirineos y en Los Picos de Europa, otros llegan incluso más lejos hasta la Galia ( Francia ). Aunque hubo pequeños reinos godos aislados como el de Teodomiro bajo tributos al musulmán que luego sería absorbido por los musulmanes. Se estima que Rodrigo no pereció en esa batalla, y herido huyó con un importante séquito a la zona norteña de Lusitania, de ahí que Delay ( Belay para los musulmanes, romanizado como Pelayo ) con su hueste no se atreviese a proclamarse rey de los astures en la famosa Batalla de Covadonga en el 717 ( según el historiador sevillano Jose María de Mena en el 718 ) donde dos años antes aconteció la primera derrota del musulmán invasor en << SUPRA ARBAE >> [ Ref. de Jose María de Mena ] localizado en la cordillera pirenaica, a manos de un caudillo godo local emigrado desde el sur de Andalucía con una pequeña soldada unida a los montañeses de esas zonas. No hay muchas referencias de éstos acontecimientos históricos y algunos historiadores han confeccionado que las fechas son más posteriores, otros que ni siquiera hubo batalla, y otros tantos que ni siquiera hubo invasión islámica ó árabe en Hispania. No sabemos esos mismos historiadores lo que habrán opinado a la hora de documentarse hasta donde llegaron los musulmanes antes de atacar Covadonga, por de pronto hasta el meridiano de Francia ó incluso a la actúal Bélgica, Poitiers da fe de ello donde había también vencedores cristianos hispánicos antes huidos desde el S. de Hispania unidos a los galos.

 

 

-La conquista de Sevilla ( o Reconquista ) por San Fernando-

Ya hemos referido que el rey ¨ imprudente ¨ y ¨ temerario ¨ ( que no era propiamente dicho un santo, tuvo varias esposas e hijos, pero muy fervoroso cristiano ) era antetodo un caballero de la época cristiana, repobló Sevilla con sus caballeros y soldada que le ayudaron en la contienda de la Cruzada de Sevilla.

 

 

Algunos historiadores centran la campaña ( Cruzada contra la Sevilla musulmana ) de San Fernando como un previo asedio de dos meses, otros llegan a tres, y otros más nos dicen que seis meses. Pero sabemos que fueron dos años antes los que propiciaron ese asedio a la Sevilla musulmana. Para ello y tal largo tiempo, dos años mínimo, se crearon ciudades aledañas a Sevilla por reconquistar, aunque era una ciudad cercana a Tablada con todo tipo de oficios y profesiones las casas eran más propias en principio de telas de lonas, y luego de caserones destartalados temporales. El motivo de construir ésta ciudad alternativa a Sevilla, a sus afueras, tenía un motivo natural : dar cobijo a los numerosos emigrantes y colonos que iban acompañando a los caballeros cruzados de San Fernando para reconquistar Sevilla. Y antes y después esos ejércitos iban reconquistando numerosas localidades de las zonas cercanas a Sevilla ; hay documentadas al menos unas ¡¡¡ cincuenta !!!, aunque muchas eran casi aldeas inhabitadas sólo con algunas guarniciones musulmanas, en un período de menos de tres años, ya habiendo participado en Córdoba. Una actividad incansable y vigorosa, sin duda.

 

 

En 1246 San Fernando organiza un poderosísimo ejército, casi sin comparación, cuanto a sus mandos, en la historia de la Edad Media española. ¡¡¡ Un centenar de generales !!! [ si nos adscribimos al estamento militar de la época podemos configurar la soldada desplegada para la campaña de Sevilla, a bote pronto, y suponiendo que algunos generales  formasen como auxiliares de los primeros, tendríamos unos media de entre 30 y 40 generales ; sí a todo eso lo configuramos con la estimación de un destacamento o legión reducida o limitada no menos que 500 unidades de tropel que iban a su cargo, y eso nos da una cifra mínima científica de unos aprox. 20.000 soldados cristianos mínimamente ó al menos ; por lo que tuvo que ser una cifra superior ya barajada en unos 40.000 ó 50.000 cristianos en armas, sólo para la empresa de Sevilla ; con razón había una ciudad adyacente a la Sevilla musulmana, según refieren otros historiadores, aunque temporal, debido a otras características de la plaza, y comportando la ya famosa proclama del taif de Sevilla reclamando auxilio de Damasco y otros reinos del N. de África, y el acontecimiento no tan tardío de Las Navas, no sería una insensatez el estimar que los cristianos en armas fuesen unos 80.000 signas, algo sólo comparable con la referida gran batalla de Las Navas, pero con el peligro y la arrogancia ( e imprudencia, aquí vuelve el Rey San Fernando a ser temerario ) de que con los caballeros cristianos habitaban la ciudad temporal aledaña de la Sevilla mora decenas de miles niños y mujeres cristianas -los futuros repobladores de Sevilla- quizás el largo viaje de la empresa ; las promesas, calamidades, tiempo de espera, y no menos que otros aspectos conllevados en esa y otras situaciones parecidas perdonaban al rey santo y hacia que los cristianos no percibieran el miedo de cerca, si añadimos las cifras complementarias del Rey musulmán de Granada ya aparecería una abultada estimación lógica, tuvo que ser algo inconmensurable, al menos en la cantidad de gente allí concentradas ; con toda razón apuntan algunos historiadores que se talaron bosques enteros de localidades cercanas a Sevilla, y las abituayas se instalaron en pueblos limítrofes -famosas localidades cercanas a Sevilla por la elaboración del pan- ] o jefes superiores y varios centenares de brillantes caudillos de hueste formaban el cuadro de mandos, Pelay Correa, López de Haro, el almirante Bonifacio, Alfonso Téllez, el infante don Fadrique, el príncipe don Alfonso y su padre el rey San Fernando eran los principales, pero junto a ellos los comendadores de gran número de encomiendas de cada una de las órdenes de Santiago, Alcántara, Calatrava y el Temple. Ya en Las Navas, empresa donde algunos colegas historiadores han puesto una crítica desmesurada con los datos científicos de investigadores de la talla  como es y fue de la Cierva de más de entre ¡ 100.000 ! a ¡ 150.000 ! ( posiblemente unos 80.000 ) cristianos en armas, la de Sevilla la superaría si nos atenemos a la presencia de la hueste y sus acompañantes ( mujeres y niños cristianos ), por lo que no sólo Sevilla se repobló en esos momentos, ya reconquistada la ciudad, sino que otras localidades cercanas directamente de ésta forma estarían aseguradas y libre de peligros, y esperarían a repoblarse también, al igual que ocurrió con Sevilla en otros poblados adyacentes años antes, que servían de base de operaciones. Tuvo que ser algo muy grande, no menos que más de 100.000 personas cristianas allí concentradas, cifra lógica si tenemos encuenta los datos de la población musulmana de la asediada plaza musulmana de Sevilla ( más de 350.000 ), posiblemente los moros creyesen que los cristianos los doblaban o superaban en un número mucho mayor de guerreros.

 

 

Por las gestiones realizadas en Roma por el arzobispo Jiménez de Rada, había conseguido que el Papa Inocencio IV se interesara en esta Cruzada, lo que significó la venida a España de gran número de caballeros francos, alemanes e italianos, bien provistos de oro para pagar las tropas. El Papa autorizó a San Fernando para disponer de gran parte de las rentas eclesiásticas. Asimismo se contaba con la ayuda del ejército árabe de Granada cuyo rey era vasallo del de Castilla.

 

 

En la primavera de 1247 el ejército de Fernando rompe la línea fronteriza por Carmona, Constantina y Lora y a continuación por Reina ( Badajoz ) y Alcolea. El punto de mayor resistencia de los ejércitos sevillanos fue Reina donde se obró el milagro en favor de Pelay Correa, de detenerse el curso del sol según piadosa tradición, en el lugar de Tudia ( hoy, Tentudía ), en recuerdo de las palabras de aquel cristiano : << María ten tu día >>. Capituló el famoso y soberbio castillo de Reina.

 

San Fernando, aún enfermo de tifoideas, que alarmaron a su Estado Mayor, tan pronto se repuso algo en Guillena, conquistó Alcalá del Río y arrollando la débil resistencia de los pueblos se encaminó a Sevilla acampando a la vista de la ciudad el 20 de agosto de 1247.

 

 

El rey moro de Sevilla hizo una proclama pública y envió emisarios para la ayuda a todos las taifas y reinos musulmanes de Hispania y del N. de África. El Consejo de Notables de los musulmanes en Sevilla había nombrado al joven Abul Hasan ( hijo de Abu Alí, príncipe de la estirpe de los almohades ) como la persona que podía intentar la salvación de todos frente al peligro del ataque cristiano. Así Abul Hasan vino a encontrarse en rey de Sevilla, y su primera medida de su gobierno fue ordenar a todos los jeques o jefes militares de la comarca, incluido su tío Abu Abdala, que se vinieran a Sevilla con todos los hombres útiles para ejercitar las armas. Con ellos consiguió reforzar las murallas de la ciudad hispalense hasta el antiguo castillo de Triana en la otra parte de la orilla del río, además del castillo de San Juan de Aznalfarache, ya que el de Alcalá del Río cayó en manos de San Fernando meses antes.

 

 

En Tablada ( zona histórica de vikingos que lucharon contra los moros de Sevilla siglos antes ) instaló su real campamento principal, primero en tiendas de lienzo y más tarde dándole solidez al susbtituirlos por barracas de barro y cañas. Este campamento era un verdadero poblado con sus calles en las que además de encontrarse las viviendas de los soldados, e incluso de las familias de éstos ( los almogávares traían a sus mujeres e hijos ), se encontraban talleres y tiendas de los herradores, armeros, silleros, traperos, boticarios, etc. Los historiadores dicen que un real tan ciudad eventual de los cruzados, tan poblado, tan rico y tan de asiento no se había visto jamás en guerras de España. El número de sus habitantes pasaba de ¡¡¡ 40.000 !!! personas. ( Historia de Sevilla. Bachiller Peraza. Manuscrito de la Biblioteca Municipal ). Zona de Tablada donde se celebra la Feria de Abril de Sevilla, que retomaron un catalán y un vasco con el negocio del comercio del ganado para conmemorar los históricos asuntos importantes de esos tiempos y los que vinieron luego para dar a fechas y fiestas el denominador común : cristiano e hispánico.

 

 

Otros campamentos de menor importancia, pero también populosos fueron el de Pelay Correa, maestre de Santiago, en Aznalfarache ; Diego López de Haro, frente a la Macarena ( posiblemente donde ahora está el cementerio ) ; don Lorenzo Suárez de Figueroa y don Carci Pérez de Vargas en el Prado de San Sebastián ; el arzobispo de Santiago, don Arias, acampó cerca del Tagarete ( donde el actual Parque de María Luisa ). Por último el rey moro de Granada Aben Alhamar puso el real en el Aljarafe ( retirado de las zonas cristianas y cercado cerca también por los cruzados de Santiago ). En las Ordenes templarias y/o signasupervestes de Santiago había gentes de también de Inglaterra y de Francia. Aunque los francos y bretones dominaban la presencia extranjera con los alemanes, en menor medida los italianos y catalanes. 14 prelados, 2 arzobispos electos, cuatro grandes maestres de las órdenes militares, 200 caballeros de linaje, algunos barones franceses, genoveses y del imperio bizantino de Constantinopla, varios cientos de caballeros hijosdalgo, las milicias concejiles de todas las grandes ciudades españolas, los caballeros de Aragón, Vizcaya, Navarra y Portugal, todos ellos con sus escuderos y gentes de armas de sus señoríos y una numerosísima tropa de almogávares o soldados profesionales.

 

 

Las tropas del rey moro eran todos aquellos que pudieran poner resistencia a los cristianos, si tenemos en cuenta los más de 300.000 musulmanes que habitaban en esos días la ciudad de Sevilla y alrededores cercanos a la ciudad en menos de 10 kms a la redonda, la cifra de guerreros moros eran de unos 120.000 aprox. si contamos a todos los varones en ella en edad de empuñar una arma.

 

 

Si tenemos en cuenta las referencias históricas documentadas de poblaciones eventuales o temporales con las familias y poblaciones emigradas para la promesa de obtener privilegios de colonización en Sevilla, posiblemente la cifra estaría entre unos 50.000 a 80.000 soldados cristianos, al incluir las localidades cercanas donde iban llegando gentes del N. de España y de ultramar para combatir a los moros. Cifras nada extrañas para la época de Reconquista, acaso como nos dice de la Cierva en otras obras de investigación científicas estiman la soldada cristiana de La Gran Batalla ( ó La Batalla de Las Navas de Tolosa ) entre 120.000 a 150.000 guerreros, acompañados de un enjambre de 5.000 paters de la Iglesia, y no menos que más de 350.000 musulmanes reunidos a la figura de Miramamolín sin contar los moros que entraban en las expediciones por el puerto de Almería antes de la batalla cruzada. Los campos de entonces en esas zonas estaban plagados de víveres naturales, frondosos valles con sus ríos caudalosos que no han sido objeto de apreciación para otros historiadores a la hora de estimar tan y tal grande gentío jamás concentrado en guerras. Tal vez ninguno de esos historiadores preparados consiguieron encontrar las referencias a los aljibes móviles, a las avituallas transportadas y las famosas cantimploras de pellejo, a la concentración de ganado controlado y los ya naturales que dieron el erróneo nombre feniccio heredado para los romanos  como¨ Tierra de conejos ¨ donde Hispania según parece significa : – TIERRA DONDE SE FORJAN LOS METALES – , de todo tipo para nutrir a las indistintas soldadas. Eran macro eventos dignos de estudio, sin duda.
Las técnicas de reconquistar Sevilla, principalmente fue el hambre desde hacía meses, pero los musulmanes no se rendían, y eso significaba que algo raro ocurría.

 

El agua para Sevilla venía pasando por unos tornos o conducciones subterráneas en la roca viva, por debajo de Alcalá de Guadaria, que cruzaban dicho pueblo y la mina del agua ha dado nombre a la calle de la Mina, que aún se llama así. Muchas casas de Alcalá sacan agua por sus pozos o << lumbreras >> de esa conducción de agua para Sevilla que era la que nutría los Caños de Carmona con su caudal. Conquistada la villa de Alcalá de Guadaira por los cristianos, quedaron algunos defensores musulmanes en el Castillo. Cierta noche los centinelas de San Fernando oyeron ruido bajo tierra y sospechando que sería una galería que construían los sitiados para salir del castillo hicieron a su vez una galería para sorprenderlos. Y con gran sorpresa se encontraron con que el ruido procedía de un molino que movido por el agua de dicha conducción o mina, estaba moliendo trigo que se subían los del Castillo. Una vez que les privaron del molino el Castillo se rindió por hambre.

 

Este curioso molino subterráneo quizás el único existente en España siguió funcionando por lo menos hasta 1487, fecha en que todavía se alude a él en documentos.

 

Esas conducciones llegaban a Torreblanca y llegaban a por unas obras árabes de 410 arcos durante la dominación de Yucef Abu Yacub. Al cortar la comunicación, también, de agua las tropas de San Fernando, en Sevilla se empezó a padecer la sed, ya que el agua del río era difícil de obtener, por el asedio de la ciudad, y el agua de los pozos era un líquido de pésimas condiciones para beberla, sobre todo siendo como era en verano.

 

Encontrándose un día en una escaramuza el rey San Fernando, en un lugar cercano a Tablada, pidió ayuda a la Virgen con estas palabras : << Santa María, Valme >>, y como la Virgen le valió sacándole con bien de la batalla, el rey mandó construir allí una ermita con el nombre de Santa María de Valme.

 

En otra ocasión, una flecha lanzada desde la Macarena ( sus murullas ), rasgó el minúsculo manto en que iba envuelta la imagen de la Virgen que llevaba en el arzón de su caballo el rey. Cuando lo advirtió en el campamento, cogió una aguja de su caballo el rey y un hilo para zurcirlo y como uno de los caballeros quisiera llamar a un sastre dijo San Fernando que para las cosas de la Virgen bien podía hacer de sastre un rey, con lo que al saberlo los sastres del campamento lo nombraron Hermano Mayor de su hermandad gremial de San Crispín.

 

Capitulación de la ciudad de Sevilla musulmana.

En dos ocasiones los moros intentaron asesinar a don Fernando enviando mensajeros que con el pretexto de parlamentar le apuñalasen cuando estuvieran en su tienda, aunque ambas veces se descubrió a tiempo el siniestro designio anti-cristiano. También se cuenta como cierto que Garci Pérez de Vargas adelantándose hacia la puerta de la calle Guadalquivir, bajo la mortífera lluvia de flechas de los moros, golpeó con su espada la cerrada puerta y le dijo :

 

 

<< De San Juan has de llamarte >>, por lo que al conquistarse la ciudad se dio a esta puerta el nombre de San Juan dando cumplimiento a las profétias palabras de los cruzados. Por fin, en octubre de 1248, tras nueve de asedio ( bélico, efectivo ), de hambre horrible y de crueles enfermedades, los sevillanos se vieron obligados a ofrecer la rendición. El príncipe Abul Hasan ofreció << entregar la ciudad a cambio de que se respetasen las haciendas de los moradores y la mitad de las rentas públicas que quedarían para el monarca vencido >>, pero Fernando se negó a aceptar esta proposición, exigiendo la rendición incondicional. Todavía insistieron los sevillanos ya que no en cusestiones económicas, sí en cuestiones sentimentales pidiendo que se le permitiese demoler la mezquita mayor y su famosa torre con el fin de evitarse la vergüenza de que el mejor templo de la religión musulmana que se conservaba en España sirviera de templo para los cristianos, pero el príncipe don Alfonso el Sabio contestó :

 

<< que si faltaba una sola teja de la mezquita o un ladrillo de la torre , no dejaría en Sevilla un hombre ni una mujer con vida >>.

 

 

Finalmente capitularon sin condiciones los sevillanos el día 23 de noviembre de 1248. San Fernando exigió que le entregasen la ciudad vacía de habitantes, así que todos tuvieron que marchar a Marruecos, a Málaga o a Granada. Dicen las crónicas que trescientos mil sevillanos salieron al exilio con lo puesto ( estos datos son muy importantes porque debido a recientes políticas rápidas y apresuradas, además pertenecientes como herramientas de La Masonería en Occidente aparecen grupos reprochando las acciones históricas de los occidentales, sin penetrar en la corresponsabilidad de la ayuda musulmana en algunos casos para satisfacer a sus amos y señores de Castilla, o quizás el hecho de la masa deforme de invasores en nombre del Islam que destruyeron y derribaron todo tipo de monumentos históricos ; edificios romanos, iglesias cristianas, etc.. construyendo en su lugar mezquitas y expropiando tierras y dominios de los cristianos, acaso ahora el lector puede llegar a comprender el por qué de algunas figuras artísticas deformadas, mutiladas, etc. a manos de la gran obra del Islam en Occidente ). El rey Abul Hasan, a quien algunas crónicas cristianas nombraran Axataf,* salió por la llamada Puerta del Carbón o Puerta del Alcázar para entregar la llave de la ciudad a su vencedor, Fernando le aguardaba en el Arenal y después de recibir las llaves le cedió una de las embarcaciones del almirante Bonifaz para que con su familia se trasladase a Marruecos.

 

San Fernando, a pesar de las acciones criminales y anti-cristianas del moro rey de Sevilla, le concedió el derecho de súplica con la solicitud de Axataf le hiciera, dándole el feudo Sanlúcar de Alpechín, aunque de forma temporal.

 

Pocos días después, el 22 de diciembre, aniversario de la traslación de los restos de San Isidoro a León, se efectuó la entrada solemne del rey San Fernando y su ejército por la Puerta de Goles, o por la del Arenal, que en esto no se ponen de acuerdo los cronistas, con una brillantísima comitiva en la que figuraban todos los príncipes y caballeros que habían participado en el asedio, acompañado al Santísimo que iba en una custodia sobre unas andas que rodeaban los prelados y una carroza triunfal en la que estaba colocada la imagen de Nuestra Señora a la que acompañaban el rey don Fernando con la espada desnuda ( levantada y firme al frente ), y a su lado la reina doña Juana, los infantes de Castilla, de Aragón y de Portugal y el caballero Uberto, sobrino del Papa Inocencio IV. La procesión llegó hasta la mezquita mayor en la cual entró el primero el arzobispo electo de Toledo, don Gutierre quien ofició la ceremonia de purificación y consagración, entrando seguidamente la imagen de la Virgen cuya carroza sirvió de altar para la primera misa en la cabecera de lo que ya era templo cristiano y catedral de Sevilla. Entretanto Garci Pérez de Vargas ( caballero signasupervestes ) subió a la torre y por encima de las esferas o bolas doradas que remataban la cúpula alzó el estandarte real con la Cruz.

 

Posiblemente, algunos expertos en la Historia hayan relacionado las famosas procesiones de Semana Santa o similares eventos festivos litúrgicos representativos en imágenes y cofradías -además de su itinerario previsto o carrera oficial- más centrado en la ciudad de Sevilla y su puesta en escena exclusivamente religiosa que en otras partes de España, sobretodo aún por reconquistar. Si tenemos en cuenta que ya antes de la reconquistar Málaga y posteriormente Granada ya Sevilla contaba con éstas representaciones litúrgicas donde el pueblo tenía que estar presente de forma voluntaria. También he ahí el carácter sevillano de respeto histórico para los asuntos religiosos confiados con su herencia sevillana. Podemos imaginarnos como aquellas gentes hablando en latin se abrazaban y asistían formando filas de gentío mientras se desarrollaba todo el evento solemne, trompetas, numerosos tambores y salvas cristianas conformaban la entrada en la Catedral de Sevilla, y posteriormente su vuelta de esas cofradías reales. Podemos decir que la Semana Santa sevillana nace en la entrada apoteósica de San Fernando y altar móvil rodeado de representantes de Roma y de numerosos reinos cristianos medievales, todavía. Por lo que se intuye que los sonidos de los acordes reales sonaron en aquellos festejos populares a la entrada y salida de todo de banderas e insignias cristianas, entre ellas el estandarte real del reino de España, acompañado de la reverencia y la presignación en silencio de los nuevos pobladores en la capital hispalense. La presencia de abundante incienso podría traducirse como una forma de purificación espiritual precisa para la entrada de SAN FERNANDO y la bandera de Roma en Sevilla, de ahí la tradición continuada de éstos presentes litúrgicos por las calles sevillanas hasta nuestros días, de forma autorizada, ya que su uso se reserva exclusivamente a determinados momentos en misa.

 

 

 

 

 

El rey Alhamar de Granada que había quedado en las afueras de la ciudad con su gente de armas por no formar parte de la procesión dado su carácter religioso, al ver desde su campamento elevarse la Cruz sobre La Giralda sintió una gran congoja. Había cumplido su palabra de caballero y de rey al ayudar a Fernando a conquistar Sevilla pero al mismo tiempo había asestado un golpe de muerte a la Andalucía islámica convirtiendo a Sevilla, de capital de un reino independiente, en simple provincia de la nación castellana.

 

 

Alhamar recogió sus trastos y tiendas y pensativo mientras sus aliados gozaban las ilusiones y satisfacciones del triunfo, tomó con su ejército la vuelta a Granada. Mezclados sus soldados victoriosos, pero entristecidos con los fugitivos sevillanos que se encaminaban al destierro, eran una sola multitud que simboliza claramente la derrota musulmana. Se iba con ellos, sin embargo, el espíritu que había animado la luminosa época de la gran cultura arábiga sevillana y que ahora iaba a encender en la pequeña monarquía de Granada la última gran antorcha artística y cultural de la Edad Media andaluza.

 

 

En Granada intentaron y consiguieron resucitar, creando Alhambras y generalifes, el pasado esplendor de la Sevilla almohade. La conquista de Granada, último episodio de una epopeya de siete siglos, y el descubrimiento del Nuevo Mundo, hecho inicial de una nueva era, cambiaron por completo la vida de Sevilla, que, despojándose de sus militares vestiduras, dejó de ser guerrera para hacerse industrial, agrícola y comerciante por excelencia.

 

 

El gobierno de San Fernando. Para redondear sus conquistas y asegurarlas intentó el rey San Fernando crear, como todos los los grandes reyes de España, una cabeza defensiva al otro lado del Estrecho, para lo cual después de apoderarse de Cádiz con toda su bahía, ordenó que en Vizcaya se construyesen y pertrecharan numerosas galeras y otros buques de combate, para desembarcar en Marruecos.

 

Sin embargo, no le dio tiempo a realizar este propósito ya que atacado de hidropesía, hubo de permanecer gravemente enfermo en su habitación del Alcázar de Sevilla toda la primavera de 1252.

 

Su hijo, El Sabio, que iba sumando, Sanlúcar, Jerez, Medina Sidonia, Arcos y Lebrija a los territorios conquistados no pudo ocuparse del intento de pasar el Estrecho ante la gravedad del estado de salud del rey, y se vino a Sevilla para acompañarle.

 

Viendo San Fernando que se le acercaba la muerte, en la noche del 30 de mayo de 1252, pidió al obispo de Segovia, su capellán, que le administrara el ¨ Santo Viático ¨. Para recibirlo, el rey salió del lecho, y con una soga al cuello, en señal de penitencia, y depuestos en el suelo el cetro y la corona, como renuncia a todos los bienes terrenales, dijo :

 

<< Desnudo salí del vientre de mi madre y desnudo he de volver al seno de la tierra >>.

En esta edificante actitud recibió la última Comunión ( escena, que, magistralmente imaginada por uno de nuestros mejores pintores, Virgilio Mattoni, podemos, ver en el cuadro del Museo Provincial de Bellas Artes, sala del s. XIX, en el piso alto, en épocas recientes ).

 

Le acompañaron en sus últimos momentos la reina doña Juana, y los hijos que don Fernando había tenido de sus matrimonios, con doña Beatriz de Suabia y con doña Juana. Excepto el infante don Sancho, que no pudo venir a Sevilla por encontrarse como arzobispo en la Sede toledana.

 

Posiblemente de fecha muy poco anterior a su muerte data la imagen de la Virgen de los Reyes, que según tradición, fue labrada por dos jóvenes artistas, en quienes la piadosa leyenda quiso ver dos ángeles que premiaron con tan preciosa dádiva la piedad del santo rey. Sin embargo, parece que esta tradición o leyenda está inspirada en otra anterior, la de la Cruz de los ángeles de Oviedo, y que la imagen de la Virgen de los Reyes de Sevilla es una obra francesa de los orígenes del gótico, regalada por San Luis, rey de Francia, a su primo San Fernando.

 

 

El carácter más permisivo de Alfonso X el Sabio hizo que recibiera las solicitudes de los judíos y algunos moros expulsados que llegaron a reinstalarse temporalmente en algunas zonas de Sevilla ( asunto que ha sido centrado desde un aspecto político innovador reciente sin documentar los pormenores y las inmediatas consecuencias para volver a expulsarlos a los pocos meses y años ). Pero nuevas investigaciones han descubierto que no eran musulmanes éstos que deseaban retornar sino gente que no habían vivido nunca en Sevilla y zonas aledañas. Y se volvió a expulsar de nuevo, excepto a una pequeña fracción judía que se concentró a las afueras de Sevilla, hecho que ignoraron las crónicas musulmanas posteriores, de ahí que muchos historiadores se hayan centrado en las políticas recientes de unificación de culturas cuando nunca la hubo, de forma errónea. No quedó musulmán en Sevilla y zonas reconquistadas por los cristianos, naturalmente éstos datos poco promocionados, como decímos, por motivos innovadores y recientes en el s. XX y XXI por algunos investigadores politizados caen por su propio peso en la desestimada aportación de sus trabajos más políticos que científicos, casi siempre relacionados con sus herramientas de La Masonería ( una de ellas el comunismo, o el Liberalismo ). De igual forma las acciones cristianas ya en s. XIII, todavía, contra la comunidad judía fue la más notable de toda Hispania, y quedó reducida y mermada al simbolismo. Más aún antes de 1492, donde al igual que ocurrió con los moros las casas judías y sus terrenos abandonados pasaron a manos cristianas. Posiblemente éstas características interrelacionadas con el propio pueblo sevillano y sus lealtades a sus reyes durante siglos, una de esas características desconocidas por el famoso político rural de Sabino Arana y su hermano eran éstos aspectos de siglos donde vieron como aparecía la palabra << maketos >> ( charnegos en Cataluña, de forma antagónica ¨ catalufos ¨ por la herencia judía y cátara, hoy de forma coloquial ) para los que vienen a Euskaría del resto de España, y los emigrantes sevillanos siglos antes decían a los forasteros ya asentados en Sevilla ( algunos emigrantes sevillanos procedentes de Las Vascongadas ), del resto de España como : << albarranes >>, que no es otra cosa que los forasteros ( forains, Forensen ), y se institucionalizó la frase que llegaría a nosotros de : ¨ Vienen con una mano delante y otra detrás… ¨ ó ¨ estar a la cuarta pregunta ¨, que quiere decir que los primeros pobladores de toda Europa se asentaron por méritos en batallas y luchas varias para conquistar zonas como Sevilla, luego aparecieron gentes interesadas -forasteros- para conseguir ayuda a sus familias numerosas de toda España y del resto de Europa, de ahí el famoso y desprestigiado además de manipulado y no menos tergiversado embaucamiento con el término ¨ orgulloso ¨ de los sevillanos por las políticas instauradas de La Masonería y sus maniobras políticas localistas para enfrentar a los propios españoles entre ellos, en particular los aldeanos de Madrid en siglos posteriores. Estas particularidades de los naturales sevillanos históricos pasaron a segundo plano al convertirse Sevilla en la zona más rica del mundo durante varios siglos, s. XV al s. XVII.
Esas características desconocidas y poco profundizadas en los últimos siglos por diversos motivos, han hecho creer que el hombre del S. de España es inferior, analfabeto y todo tipo de leyendas urbanas sólo asemejadas a las teorías sionistas tras la finalización de la Segunda Guerra Mundial. Acaso cabe preguntarse como el propio fundador del PNV es la referencia de grupos armados y terroristas como es E.T.A. y al mismo tiempo del propio partido nacionalista vasco, siendo unos comunistas y otros conservadores independentistas. Esa poca precisión política, aún con gente estudiosa, pero poco leída en otros ambientes, ha hecho proliferar, también, esos mitos, y contiguamente el desconcierto absoluto ( pues como está documentado por los propios fundadores de La Masonería y del propio sistema político comunista ) , pues el comunismo es una herramienta de La Masonería ; cómo defender la identidad racial o étnica que era enemiga de esas políticas anti-occidentales. Eligieron lo único que había entonces al terminar la S. G. M., antes desvirtuada filosofía mística donde sabían más los históricos marineros vascos -expertos navegantes- que los propios rurales de esas zonas. Otras veces desde capitales recién inventadas por otros monarcas ( al trasladar la ciudad imperial a Madrid ) se ha querido ver en el último siglo que el hombre del S. de Hispania es de igual manera también inferior, esos mismos sufren el más peligroso virus ya extendido cuando descubren que ellos también descienden de sevillanos emigrados con sus monarcas a la aldea de Madrid. Los viajes a Sevilla desde Madrid en siglos posteriores de los famosos bandoleros de Sierra Morena no eran de esas zonas sino que se refugiaban allí, y para llegara a la ciudad hispalense desde el centro de España, Toledo, Madrid, había tres posadas principales, con sus nombres conocidos, donde se contrataban a cocheros y escoltas que al llegar a la zonas del N. de Sevilla estaban ya aseguradas y bien protegidas de cualquier amenaza. Lo vemos a diario en La Prensa institucional, de menor manera para otros localismos, que hacen involuntariamente elevar negligentemente la discordia innecesaria del supremacismo inventado e irreal, ya que desde hace siglos andaluces, vascos, navarros, gallegos, astures, etc no se diferenciaban en nada, menos todavía en la raza, excepto que los andaluces son más nórdicos ( véase la introducción del enunciado en el artículo y la primera Gramática española -perfeccionada- en tiempos de los Mundi Imperators, donde el idioma francés et el italiano eran muy similar al castellano de entonces ) que los norteños de España. Los monumentos respetados y salvados de otras culturas hacen creen al visitante éstas infundadas leyendas si no han podido encontrar información veraz y científica, que al contactar en primera persona redescubren que los andaluces son más altos, más fuertes, con la piel más blanca que muchos otros que dicen ser puros, sobre todo al leer libros anti-occidentales y su propaganda, la envidia hace el resto. También con Los Reyes Católicos se produjo la primera traducción de La Biblia a todos los idiomas conocidos, algo que nunca antes se hizo.
Según Guichot, debemos entender que la madeja del escudo de Sevilla y las sílabas NO&DO significan –Nudo- en castellano antiguo, y simbolizan que el rey se sentía unido por fuertes lazos de gratitud, afecto y mutua defensa con la ciudad que le había permanecido leal.

 

 

Después de una larga guerra y a pesar de que el Papa había declarado en entredicho el bando faccioso, vino toda España, o sea toda la nobleza española a reconocer por rey a don Sancho. Quedó solo en Sevilla, desamparado de todos en 1282 el rey Alfonso el Sabio ( aunque otras ciudades le apoyaban también, como el caso de Murcia y parte de Extremadura, pero no de la misma constancia que los hispalenses ). Tan abandonado y tan carente de medios que vivía a costa de su fiel amigo Pérez Sarmiento. Falto de toda clase de medios económicos acudió don Alfonso a proponer al emir de Marruecos, que le prestase dineros entregándole en prenda su corona real. Página vergonzosa ésta en la diadema que representaba el poder de Castilla, la corona de los Alfonso y los Fernando, fuera a parar a manos del enemigo de la cristiandad. Parece ser que el emir le dió dineros sin querer quedarse con la prenda. [ Ya que sabía que no se cumpliría el acuerdo simbólico aún en ese contexto desesperado de impotencia y recursos ].

 

 

Tales actuaciones textuales venían a confirmar las graves dolencias que sufría entonces, tuvo un fuerte dolor en un ojo, probablemente un glaucoma o dolor de clavo tan rabioso que creyó morir y en testimonio de su gratitud al cielo por haberse aliviado de aquel dolor, fue por lo que construyó la iglesia de Santa Ana en el barrio trianero, llamada << la catedral de Triana >>. Este barrio sevillano, Triana, repoblado por gallegos, astures y vascos principalmente, sería famoso también el mundo entero, tanto por el marinero que vió por primera vez tierra del Nuevo Mundo ( Rodrigo de Triana, vecino afincado en ese barrio, originario de otra población de Sevilla ), como por el jabón de Castilla, de época romana, posteriormente en la Sevilla musulmana y finalmente el jabón de Castilla ; << Almonas >> ; que, en 1818 escribía Justino Matute en su ¨ Aparato para la historia de Triana ¨ las siguientes líneas que pueden servir de epílogo en este breve recorrido sobre la fama del buen jabón trianero : ¨ Están en Triana las fábricas de Jabón que llaman Almonas, bien conocidas en otros tiempos en Inglaterra, Flandes y América, en las que, según Morgado se gastaban de 50 a 60.000 arrobas de aceite cada año, pues solo para el jabón blanco había doce calderas, que se cargaba cada una con más de 400 arrobas de aceite, sin contar con la cal y ceniza… ¨.

 

 

Su última voluntad en el Sabio, fue, que su cuerpo descansara donde su padre San Fernando y la reina doña Beatriz de Suabia, sito en la Catedral de Sevilla, pudiéndolo hacer en su ciudad natal castellanoleonesa, aquella, era sin duda en Sevilla su verdadero hogar.

 

 

Antes de morir consagró a todos los reyes que le siguieran después los honores a Sevilla – POR ENCIMA DE CUALQUIER CIUDAD DE ESPAÑA – y el mantenimiento de sus épicas, en fueros ( rango histórico de la Ley, ésta más antigua que la de los Fueros de Navarra, en concreto para su ubicación continuada dentro de la unidad de España, como es sabido, que se anexionó a Castilla después de 1492, donde entonces Las Vascongadas pertenecían a CASTILLA como es sabido y seguiría siendo así hasta nuestros días ). Volvemos a repetir una vez más que la población de Madrid en el s. XV, finales de éste, no llegaban a novecientos habitantes, localidad marginal entonces, y donde los signasupervestes ( sevillanos, especialmente, pueblo en armas, militia como consagración de obligaciones hasta finalizar LA RECONQUISTA DE HISPANIA llevaba ya al menos varios siglos reconquistando toda Andalucía, notables son las asistencias de los caballeros sevillanos en todo tipo de campañas en dicho período hasta acompañar a los Reyes Católicos en la toma de Granada, gente servil los sevillanos que acompañaban siempre a otros monarcas posteriores como el Rey Católico, precisamente zonas como Málaga fueron reconquistadas por sevillanos signasupervestes, en otras los acompañaban ingleses como Lord Scale y otros senescales ). También decir que España no tuvo desde hace siglos capital del reino específica, pero ya entonces Sevilla era la ciudad del mundo occidental, y el centro de comunicaciones más importante del mundo. Hay que realizar un gran esfuerzo personal e individual para contrarrestar las apresuradas enseñanzas que todavía hoy intentan desvirtuar las épicas de todos los pueblos occidentales, y ese olvido interesado u ocultado desde los conceptos más básicos de la escuela y su asignatura ó signatura ( para firma ) de la Historia ha provocado rivalidades inexistentes hasta hace muy poco debido a la penetración, otra vez más, de La Masonería, confundiendo a los instruidos en confrontaciones inventadas localmente dentro de una nación. Otras veces con el ya virus de la ignorancia y su propaganda corrosiva.

 

 

No existe en el viejo continente ciudad alguna que esté tan íntimamente ligada a América y con Occeanía como lo está Sevilla ; en ella se prepararon las expediciones a descubrir ; de ella partieron, unas veces de su propio puerto, y otras de los de Palos y Sanlúcar de Barrameda -al que mejor llamaríamos Zanfanejos o Bonanza, que ambos pertenecían a su territorio o reinado ( Reino de Sevilla )- los expedicionarios, y arribaron a su regreso ; en ella se estableció aquel admirable organismo llamado Casa de La Contratación de las Indias, tribunal, academia y factoría de la que dependía cuanto se relacionaba con el descubrimiento, navegación y comercio del nuevo continente ; de su iglesia Metropolitana, que por ello se titula Patriarcal, fueron hijas y sufragáneas las iglesias episcopales americanas ; por devoción a una imagen de la Virgen, existente en nuestra Catedral, se llamó Santa María de la Angustia del Darien la primera iglesia erigida en Tierra Firme ; y por amor a la patrona de los cómitres sevillanos, que veneramos en la capilla de San Telmo, se llamó Buenos Aires la población que aún conserva su nombre ; de la imprenta sevillana es filación directa la primera, que, allende los mares, extendió el peregrino invento de Gutemberg ; y el puerto de Sevilla, durante siglos, el único habilitado para comerciar con aquellos remotos países, llegando esta ciudad a ser, por ello, como dice un ilustre historiador extranjero, la capital del comercio universal y el centro del mundo ( Sevilla ).

 

 

Los primeros edictos de los reyes castellanoleoneses tenían por obligación el permancer, al menos 12 años, y acudir a todo requerimiento de sus monarcas como pueblo en armas ( militia, pueblo en armas ). Los vecinos tenían las ganancias de prebendas por la permanencia en el Reino de Sevilla, tierras donadas, exención de impuestos, y materiales de primera necesidad a cargo de Castilla. Evidentemente la mayoría se quedó hasta nuestros días. Estas obligaciones radica de proveer a los habitantes sujetándose a principios normativos. De ésta política surge una de las instituciones mercantiles más conocidas, la llamada en Alemania –Staperlrecht-, y que obliga, a los mercaderes transeúntes, a detenerse en la ciudad durante cierto tiempo y a que, sólo al expirar el plazo indispensable para el aprovisionamiento, pudieran retirar las mercancías no vendidas.
Contrariamente a lo que algunos documentos apuntan, otros los anulan, y confirman a otros más. La actitud de Alfonso X con respecto a los mudéjares ( moros, sarracenos, musulmanes que estaban mezclados o de descendencia mestiza ) asentados en las proximidades de la frontera, a los que consideraba como un peligro potencial, cambió con respecto a la que había mantenido su padre. Así, procedió a la expulsión de estos núcleos, y estas medida junto con el cierre de la salida al mar de toda la zona ribereña al río Guadalete, provocó la revuelta mudéjar de 1262.

 

 

Los moros de Jerez, Arcos, Lebrija, Utrera y otras poblaciones, se levantaron contra Alfonso X, y parece que uno de los planes de los revoltosos era, nada menos, que el secuestro de la familia real en Sevilla y la ocupación de la ciudad. Una delación descubrió la trama y provocó su fracaso. Sin embargo, triunfó momentáneamente en otros lugares como Arcos, Vejer, Rota y Sanlúcar de Barrameda. La respuesta de Alfonso X fue rápida y contundente y, una vez reprimida la revuelta, se procedió a la expulsión total de los mudéjares al reino de Granada, o bien al N. de África.

 

 

A partir de éste momento es cuando se puede decir que la población musulmana desapareció de estas tierras, y la huella de su permanencia durante cinco siglos sólo quedó reflejada en los monumentos que continuaron en pie y en el recuerdo histórico de unos tiempos que, sin duda, contribuyeron a enriquecer el carácter abierto y cosmopolita de una ciiudad pulular por sus calles a gente de tan diversa condición y origen. Ya los Libros de Repartimentos y los –donadíos– dejan claro éstas características culturales y raciales del Reino de Sevilla ; astures, cántabros, gallegos, vascos, castellanoleoneses, francos, bretones, alemanes, milaneses, genoveses, catalanes repoblaron Sevilla en los primeros días de su reconquista, luego se llenarían de más alemanes y nórdicos. Ninguna ciudad occidental en el S. de Europa sufrió éstas olas de emigración occidental como Sevilla durante siglos, de forma más acentuada al convertirse en ciudad del mundo civilizado.

 

El antiguo Reino castellano de Sevilla tenía una superficie de 752 leguas cuadradas y un total de 746.221 almas en 1803. En cifras absolutas, este total de población sólo era sobrepasado por Galicia, con 1.142.630 almas, que ocupaban una extensión de 1.330 cuadradas ; Cataluña, con 858.818 almas, repartidas en 1.003 leguas cuadradas, y Valencia, que resultaba el más poblado relativamente, con sus 825.059 almas, que cubrían una extensión de 643 leguas cuadradas.

 

¨ La famosa, ínclita, rica, amena, deliciosa y opulentísima Ciudad de Sevilla, la mayor de todas las demás de España y celebérrima entre cuantas el Sol visita, Metrópoli y dignísima Cabeza de su Reino ( y aún de toda Andalucía )…

 

Adornan a esta República suntuosos palacios, muchos jardines y huertas, en alegres salidas para muchas Casas de Campo de recreación. Está abastecida de todos mantenimientos y regalos. Su temperamento, en el estío es caluroso, pero son sus casas muy reparadas, frescas y benigno en los demás del año. Es tan llana que algunas veces la han inundado el río mucha parte, haciendo lamentables desgracias. ¨

 

Todavía entonces el Reino de Sevilla o Reinado de Sevilla comprendía las actuales provincias de Sevilla, Cádiz, Huelva y parte de las de Badajoz y Málaga ( además de las administraciones de Las Canarias siglos antes ). Sus límites quedaban marcados por los Reinos de Córdoba y Granada y la Provincia de Extremadura.

 

En 1756 eran realengas las siguientes poblaciones : Sevilla, Cádiz, Jerez de la Frontera, Carmona, Écija, Arcos, San Fernando, Puerto Real, Tarifa, San Roque, Algeciras, Puerto de Santa María, Los Barrios, Sanlúcar de Barrameda y Lebrija. Pertenecieron a las Ordenes Militares ( signasupervestes, cruzados, templarios ) entre otras : Guadalcanal, Segura, Villanueva del Ariscal y Castilleja de la Cuesta, a la de Santiago : Osuna, Puebla de Cazalla, Carrión y Lucena, a la de Calatrava : Morón, Alcantarilla y Castilleja de Guzmán, a la de Alcántara ; Lora del Río, Tocina, Villanueva del Río y San Juan de Aznalfarache, a la de San Juan de Jerusalén. El duque de Medina Sidonia poseía 83.000 vasallos distribuidos en 30 poblaciones algunas tan importantes como Vejer, Chiclana, Niebla, Trigueros, Huelva y la propia capital del Ducado.
La historia de nuestra ciudad en el s. XIX es tan borrascosa ( desde que La Masonería aparece en el poder de las naciones occidentales ) como la del resto de la nación.

 

Fue Sevilla de las primeras poblaciones de España que respondieron al grito del 2 de mayo de 1808, lanzado en Madrid por ardientes patriotas, alguno de los cuales, como D. Luís Daóiz, era sevillano. Aquí se organizó la Junta Suprema, que bajo la presidencia de Arias de Saavedra, representó algún tiempo al poder real y que festejó el triundo de Castaños, vencedor de Bailén de las huestes napoleónicas, algunas de cuyas banderas aún se ostentan, por trofeo, en nuestra Capilla Real.
Para La Masonería, Sevilla siempre representó el núcleo de poder del Imperio Español en todo tipo de órdenes de la vida, por eso todavía las críticas en inventivas o falsos mitos negativos a los sevillanos aparecen como continuidad de los enemigos de Occidente, de menor manera para una falsa rivalidad inexistente con otras localidades españolas, curiosamente zonas donde hace siglos fueron reinos castellanos o cristianos no suelen ser los que mantienen éstas críticas apresuradas y sí, en cambio, zonas que nunca fueron reinos cristianos independientes ( Madrid, Cádiz, Málaga, Cataluña, etc. ), en cambio Sevilla sí lo fue. Las políticas innovadoras de los localismos separatistas -había zonas que se declararon independientes como pueblos que no llegaban a los 5.000 habitantes- dieron la imaginación para separar a Andalucía de Castilla La Nueva o Castilla La Mancha, incluso con separar poblaciones sevillanas como caditanas u onubenses, etc. Alguna vez escuché eso de que los sevillanos no tenían playa. Y es cierto, porque las playas no pertenecen a propietarios privados, de forma general, sin embargo Sevilla sí tiene playas, pero para eso hay que leer e investigar independientemente o de forma alternativa ; para evitar falsas rivalidades recientes más propias de términos futbolísticos que de cultura histórica.

 

Ya en el s. XIII, se hizo popular el dicho del pueblo español de :

 

 

<< Quien ataca a Sevilla, lo hace a toda Castilla >>.

 

 

 

 

*Puede haber acontecido algún error tipográfico involuntario indirectamente, por la acción máquina y humano. Salvando lo mencionado todos los datos son veraces y comprobables, a ciencia cierta, valga la redundancia hecha.

 

 

Bibliografía

de Mena, Jose Mª. : Enigmas históricos de Sevilla, – Sevilla, – 1990.

pág. 8 ( IV ). Requena, J. Mª. : Quien no vió a Sevilla…., – Sevilla, – 1993.

de Mena, J. Mª. : Historia de Sevilla, ( 1ª Edición ) – Barcelona, – 1985.

Breves ref (s )., pág. 108 ( III, Tratados y contratos ). Carande, R. : Sevilla, fortaleza y mercado, Barcelona, – 2001,

Sánchez Montero, R. : Historia Breve de Sevilla, – 2ª Edic., – Madrid, – 2000.

Gonzalez Moreno, J. : Descubrimiento en Triana : Las cuevas del Jabón, – Sevilla, – 1989.

Entre otras obras más y sus trazos compartidos.

img_1124

Imaginería sevillana y en Sevilla, muy centrado en la ciudad de Sevilla, de forma tradicional, y continuada hasta nuestros días en costumbres cristianas ( u occidentales es permitido decirlo así también ).

Resumen y opinión personal de lo comprobado :

 

 

Algunos aspectos que se exponen brevemente, y, que, pueden ser malinterpretado según quiénes.

 

De forma cronológica, o por orden cronológico, hay que decir que España ( Hispanie ) es una más que posible traducción de otras culturas que los romanos adoptaron erróneamente ; acaso con su verdadero significado : –tierra donde se forjan los metales-, ó –tierra de los metales-, quizás.

 

Hay especialistas que hacen referencia, algun que otro video ameno, para evidenciar que Hispanie nunca fue invadida por los moros, y que naturalmente respetamos al ser una autoridad científica, pero que evidentemente no compartimos según qué aspectos sinceros. Uno de ellos es lo que se considere/a como -musulmán- y otra como árabe, y otra más como -moro- acaso con los beréberes ( de raza blanca entonces antes de inventarse el Islam, en el s. VII, hay abundantes documentos de ello ). No solo no invadieron los moros Hispania en el s. VIII ( 711 ) sino que ya en la época de los romanos la invadieron también y, las actuales murallas de la Macarena fueron fortificadas o mejor dicho reforzadas ; de León vinieron por orden expresa para derrotar a los moros que no pudieron entrar en Sevilla, propiamente dicho, aunque esos moros no eran los moros que vinieron luego en fcha. referida. ( Véase los estudios y obras del investigador J. María de Mena, y otros autores que lo confirman ). El término moro no es exclusivo para los seguidores del Islam, pero adoptado por los cristianos en épocas posteriores para referir a los que amenazan desde el N. de África. Los moros en realidad podrían ser también godos ( como los van halen dalus ) que constituyeron un reino pagano en el N. de África ya en el s. V al VI, dominaron todo el meridiano de Italia, y llegaron hasta Venecia y Milán, no antes de saquear Roma. Por eso muchos investigadores rechazan la idea de que al-Andalus sea centrado como lo concebían los musulmanes, pues al-andalus es en realidad toda la mitad de la zona mediterránea o mejor dicho parte de España, parte de Francia, parte de Italia, y otras zonas aledañas. Hay que analizar éstos supuestos para comprender determinadas ansias apresuradas y románticas de los moros actuales para al-andalus ( para ellos significa toda Europa, y en realidad es cierto de una forma u otra aproximada ).

 

En otros ideales, y pensamientos, nos aparece la cuestión de cómo se referían los moros en la autoinvitación ( el Islam prohibe invadir región extranjera, es un pecado que se castiga con la expulsión del paraíso ) en Hispanie en el s. VIII, con La Batalla de la Janda, y que Delay ( Belay para los moros ) y romanizado como Pelayo no se proclamó rey hasta años posteriores de La Batalla de Covadonga ó la cueva de Sta. María acontecida en el año 717 según nosotros y otros investigadores como el referido aquí en el 718, según la salida del valid ( Müsa y, la bandeja de alcanfor ) de Asturias y su llegada a Damasco. Esos moros -de forma científica- no sólo refieren a Asturias como la actúal Comunidad autónoma hoy, hay más, pues para los invasores no occidentales ( los moros ) ésta comprendía todo el N. peninsular de España hoy, es decir ; las actuales Comunidades autónomas de Galicia, Asturias, Cantabria y Las Vascongadas. Aunque hubo batallas victoriosas de visigodos llegados del S. de Hispanie hasta –SUPRARBAE-, años antes de Covadonga ; donde es ésta la primera resistencia cristiana concentrada en la localización que da el autor de la obra científica con nombre apuntado, una de ellas.

 

En otras obras científicas, de nuestra recámara, abundantes gracias a Dios, concentran la idea de, que, la primera cruzada, decretada por Roma es anterior a Clermont Ferrand y, se sitúa en España ; hemos destrozado innúmerables videos y textos ( amenos todos ) -involuntariamente- que pululan todo el orbe, además de películas históricas, quizás, cadenas que refireren al CID como bucanero o pirata ; para su significado original traducido en mercenario. En esas cruzadas había ¨ el del Cantar ¨ ( MÍO CIDE ), vivo, que antes estuvo en Sevilla, hospedado con su soldada inseparable de castellanos-leoneses. Es más en esos días el propio hidalgo ajustició a unos villanos norteños ( cristianos ) que habían penetrado hasta esas zonas aledañas moras de Sevilla y les cortó un trozo de barba a alguno de ellos [ a los impertinentes villanos cristianos ], como recuerdo, y el walid en agradecimiento y ante la multitud exultante ( los moros entonces de Sevilla ) le regaló una espada con los signos de tres religiones. Textos antiguos de reputados musulmanes refieren al CID como el profeta de las tres religiones o bien el señor de las tres religiones ; refiriéndose en lamentos por su muerte en noticias por su muerte que resonó en toda Europa y en parte del mundo musulmán entonces. El nombre del CID era temido por todos y respetado como el propio Dios.

 

Ya llegados otros años, con lo que se conoce con la reconquista de Sevilla, algunos autores más políticos que científicos, parece ser, han aportado datos más centrados en el romanticismo ( o la novela histórica, ésta modalidad parece que está consignada como algo ideal para evitar la persecución política ) que la ciencia ( de la Historia, a los anglosajones les gusta ubicarlo en mayúsculas o bien como nombre propio, para decir historia ), donde se dice que ¨… los sevillanos de San Fernando llegaron a ser mestizos, o que el reino castellano de Sevilla no era sus iguales norteños… ¨. Evidentemente esos pseudohistoriadores influidos por corrientes animosas no llegaron a saber de que San Fernando ya trajo mestizos para la reconquista; en concreto al propio rey moro de Granada, en persona, aunque controlado a las afueras de Sevilla por los templarios ( de Jerusalén ) entre otras divisiones del Ejército castellano que asediaba a los más de 350.000 moros confinados tras las murallas hispalenses. Digno es de saberse, por vuestras mercedes ( Vstedes, según cartas y misivas reales, tratamiento de la época ) que con el Ejército castellano iban los futuros repobladores de Sevilla. Había ciudades auténticas con todo tipo de oficios a las afueras de las zonas de la muralla hispalense que traían sus interesados repobladores; bretones, franceses, alemanes, almogávares ( catalanes ) que luego substituirán a los genoveses con el comercio de las telas, y por supuesto vascones, astures, cántabros, gallegos y leoneses. Los repobladores ultrapirenaicos constituyeron aprox. el 35 % aprox. de los futuros habitantes en el 1248 ( Sevilla ), incrementada repoblación innecesaria con la llegada masiva de más franceses ( galos ) y alemanes sobreaumentada al ser Sevilla ciudad occidental y mundial ( tanto para el comercio, como política ) años de 1492, trás numerosas batallas que acompañaban caballeros sevillanos a su rey el Católico, acaso con zonas de Málaga y el Reino moro de Granada. Esta ciudad liberada donde los pequeños núcleos de moros que quedaron al contrario que en Sevilla ( su reino castellano de Sevilla ) contaría con alguna presencia mora desde su reconquista, apartada miserablemente por motivos de seguridad de los accesos a las poblaciones de Granada. En los dos primeros años de la repoblación de Granada se conservan documentos de esos perfiles, y, que, al igual que ocurriría con las islas baleares con los catalanes, más de 50.000 astures ( La ¨ Asturias del Sur ¨ ) con excesivo tropel familiar se afincó en Granada, ya que las condiciones eran grandes prebendas de los Mundi Imperators. Algunos historiadores dan a referir a Granada como ¨ la suiza del Sur ¨ y no van encaminados no sólo por la orografía, también porque en esos años se instalaron algunos miles de helvéticos, llegando hasta Almería. Difícil encontrar ésta información, casi censurada en los últimos tiempos por motivos políticos con todo aquello que represente la raza o el racismo.

 

Otros apuntes científicos, intentan esclarecer los verdaderos orígenes de algunos repobladores en Europa, y también en España, parece ser que determinadas labores u oficios -además de zonas- ( Atalaya, Álamo, Ríos, etc. ) está ligada con la presencia emigrante de ultrapirenaicos. Aunque también otros investigadores no conforman ésta idea aludiendo a los apodos y duques ( como el de Alba ) más ligado al linaje, según quiénes también, ya que como se sabe el título heraldico y honorífico como el de Alba es superior a la propia Reina de Inglaterra, como es sabido, aunque su linaje es no legítimo ( quizás arnaldo ). Muchos apellidos de Castilla ficieron ( o hicieron ) como sus mayores en tiempos de los romanos ; adoptar oficios, cargos, o como se designaba en esas épocas remotas. En su obra de investigación, -aunque sin confirmar éstos supuestos anecdóticos referidos- se intuye ya lo mencionado, García Fitz, F. :  ¨ Castilla y León frente al Islam ¨, pág. 159, ( 1ª Edic. 1998 ) ¨ Los encargados de estas funciones de vigilancia, denominados atalayas o escuchas según ejercieran las tareas de guardia de día o de noche, tenían una consideración especial dentro de la hueste, puesto que su exposición al peligro y su responsabilidad era particularmente grave, consideración que tenía reflejo en el reparto del botín. [… ] que se consideraba como ´esfuerço del flaco e flaqueza del fuerte sy non se guarda´ ¨.  Otros investigadores han también consignado desde tiempos del SUPRARBAE no muy lejano a éstos siglos como ya los Laras, como otros fijo-hidalgos, y ¡ Heredias ! [ heredia es un apellido de origen navarro y aragonés, su origen está en la raíz germana de –HER– ( ó Jiménez ) ; eran apellidos visigodos de alto linaje o nobleza ; de origen germano latinizado.

 

La etnia no blanca, acaso como los indígenas bohemios procedentes de la zona de la India con destino a Europa ( en otras zonas previamente como zíngaros y otras acepciones posteriores ) como los gitanos no participaron en la RECONQUISTA de Hispania, aparecen en documentos reales ya en los s. XII, cuando una -cabalçaca- del castellano los descubre y le solicitan protección contra los moros que ya entonces sufrían de persecuciones y todo tipo de perjuicios. Aparacen, en la zona levantina suroeste, aproximadamente entre la zona de Murcia y Almería, llegando hasta el reino moro de Granada en su travesía. Fueron en algunos momentos confidentes y avisadores de peligros leales al rey castellano, al igual que los – pastores e conejeros– tan famosos ya en tiempos de Delay ( Pelayo ) que permitían desde esos tiempos tan primitivos que los cristianos pudieran evacuar las ciudades ante el aviso de invasión de los castillos y sus ciudades ; eran otros como fueron reales que perduraron hasta el final de la Reconquista principalmente para los pobladores cristianos ya que los gitanos apenas constituían residuo poblacional significativo, posiblemente siquiera simbólico, no llegaban a unas centenas. Los castellanos ( ya habiendo jurado lealtad a su rey castellano todos los extranjeros ultrapirenaicos y norteños de otras zonas de España ) de Sevilla fueron designados por el Rey de Castilla como : –MILITIUM-, es decir, que como milicia armada, y, que, dejarían ésta prebenda superior de defensa y armas cuando finalizara la total reconquista de España ( 1492 ), época que transformó a la población de Sevilla ( la más importante entonces hasta más de dos siglos después ) en comercial y aventurera ; como es sabido. Más de dos siglos de Historia de un pueblo en constante lucha y vigilancia contra el moro ; al igual que hicieran sus antepasados norteños hispanos que también repoblaron Sevilla dándoles continuidad a la ya herencia histórica. Desde el s. XIII hasta mediados del siguiente, Sevilla, era una base de operaciones de los signasupervestes, ( caballeros cruzados, había cruces e iglesias por toda Sevilla, podemos intuir la ciudad repleta de estandartes y linajes donde los repobladores tenían una especial protección y prebendas reales ; atracción para nuevos repobladores a localidades cercanas a la capital sevillana ) señores, de todas las Órdenes conocidas, un mosaico especial que no concurría en otras partes de Europa de forma tan continuada. Ese carácter guerrero de la ciudadanía sevillana lo contagió su propio rey castellanoleonés San Fernando ; como notorias son sus campañas por toda la zona de Andalucía destruyendo fortificaciones y exterminando a los moros, con sus propias manos y sin remilgos. La tala de árboles fue una herramienta para provocar la hambruna ( aun aprovechando su materia ) en todas sus campañas rememorando a los astures en el s. VIII desde Asturias hasta el N. de Andalucía ó incluso salinizando algunos ríos menores ( desviándolos de su curso ), convirtiéndolos en zonas desérticas o muertas para el moro que emprendía desde el S. las campañas. En el s. IX, principios de éste ya aparece la palabra Castilla -que otros investigadores confundieron castiliya– una región localizada al noroeste de Las Vascongadas y al sureste de Cantabria extendiéndose hasta el S. de esas zonas como condado leal al rey astur. En realidad Las Vascongadas siempre han pertenecido a Asturias, luego al Reino de León ( antiguo reino de Asturias ) y luego Castilla, es decir desde la proclamación de victoria de Covadonga y luego ya rey Delay hasta nuestros días. Tan verdad científica, al menos, como que Cataluña nunca fue reino, y sin embargo sí La Corona de Aragón y, que los catalanes eran vasallos de Aragón. Esto se comprende por antiguas tradiciones y textos antiguos que hacen ver como legítimos reinantes a los aragoneses en toda la zona no navarra ( luego separada de ella como reino independiente ; el Reino de Navarra ) o vascon-goda ( vascongada ) de los Pirineos y Sur de Francia hoy, es más, los francos veían a los aragoneses como los antiguos hispanos y muchos francos emigraron a esas zonas aragonesas durante siglos, llegando también a las fronteras castellanas con la -presura-. Por la parte más noreste ( en las vascon-godos ) había una histórica rivalidad entre vascones del N. y vascones del S. ( navarros ) pues los vascos defendían su identidad castellana a muerte, distintos señoríos lo confirman, acaso el de Vizcaya y otros más. Los moros entre los s. VIII y X estaban casi obsesionados con las incursiones con destino a Álava, y que siempre eran evacuadas ante el aviso de los –pastores e conejeros– ( como los que ayudaron en La Batalla deLas Navas de Tolosa o simplemente La Gran Batalla, siglos después ). Esos pastores e conejeros eran casi siempre repudiados o desterrados que para conseguir retornar o bien conseguir un beneficio atravesaban cientos de kilómetros a caballo y se exponían a peligros donde la mentira se castigaba con la muerte. Figura retomada del –liberus– ( correo romano ).

 

La Batalla de las Navas de Tolosa es un hito en la historia de la Cristiandad, tierras hoy andaluzas ( ó mejor dicho castellanas ), anterior a la Reconquista de Sevilla, que supondría el avance más importante en mensaje al mundo musulmán ( un insulto al Islam y su yihäd a muerte ). En dicha batalla de los cruzados se concentraron tropeles nunca antes visto ; en los cristianos se calcula que unos 80.000 combatientes ó más; donde la mitad de éstos eran ultrapirenaicos ( aunque entre un 15 y un 20 % de éstos ultrapirenaicos abandonaron de mala manera por la excesiva condescendencia del rey de Castilla ( comandante en jefe de los cruzados ), y, que el rey de Navarra lo repuso con su llegada supliendo ésta carencia con su ejército, el propio Rey de Navarra era un ¡ gigante ! [ posiblemente medía más de 2 mts. y su perfil era herculano, lo que hizo subir enteros en la tropa cristiana cuando vió que se incorporaba a toda prisa para alcanzar a sus hermanos cruzados y elevar los ánimos ), un 5% aprox. luso ( portugueses que también estarían presente en La Batalla del Salado ( donde se inscribieron escudos y heráldica de los principales signas que derrotaron a los moros y en su honor se esculpieron en piedra en la catedral de Sevilla, eran sevillanos, tal batalla victoriosa cambió la economía de las principales ciudades europeas desde Sevilla, Barcelona hasta París ; debido al gran botín encontrado -en oro bruto- de toneladas ), con victoria cristiana también junto a los –militium– sevillanos ), y naturalmente que hubo también voluntarios leoneses en Las Navas aunque su rey no acudió en batalla personalmente ( vemos como muchas veces precisar es necesario según que aspectos ) ; en los moros se concentraron más de 350.000 musulmanes ( si contamos los que acudían por el puerto de Almería ) y los voluntarios de la Sevilla mora.[ los guerreros moros hoy llenarían el aforo de dos estadios de fútbol del Santiago Bernabeu o del Nou Camp, añadiendo el Ramón Sánchez Pizjuán, según apunta el insigne historiador y ex-ministro de España de la Cierva en algunas de sus obras científicas. Algo verdaderamente colosal e inimaginable ].

 

Así que lo que afirmaban algunos científicos perseguidos en los últimos siglos ( otros se escudaron en los recursos que ofrecía el liberalismo ) ( para apuntillar lo de La Evolución para adaptar las razas, cuando se sabe que el Evolucionismo no es ciencia, nunca lo ha sido, aunque aparezca aún en vitrinas de bibliotecas hoy ) y tildados de racistas por sabe Dios quién para la Historia de los finales de la Reconquista y antes de que en España no hubo mezcla racial en los dominios reconquistados se confirman asimismo con el famoso R1b halogrupo celta* con las nuevas tecnologías y avances científicos precisos, aclarando para decir que evidentemente hubo una mezcla cuando  la  invasión, pero los propios cristianos norteños no se mezclaron con lo mestizos que se produjeron en esos siglos de Reconquista. Esto es muy importante porque ese sacrificio autóctono de los españoles de siglos no es asemejado por ninguna cultura europea con las mismas características, y además, los españoles también defendieron el S. de Europa y repoblaron algunas zonas de ésta ( España era la Policía de Europa durante siglos, véase La Batalla de Lepanto p. ej. ). Por lo que tuvo que ser siglos de continuo auténtico racismo y repudio por motivos de seguridad y supervivencia en nuestros antepasados ( los europeos ) ya que como se sabe los visigodos y suevos no son originarios de centroeuropa sino que proceden de la península escandinava, que llegaron luego atravesando todo la piel de toro hasta Hispanie, emigrantes nórdicos que venían con sus familias al contrario que los van han dalus y alanos. Pero sigamos con la cronología y evitemos saltos innecesarios. En realidad hasta los primeros años de Felipe III no se aplicaron las políticas del Reino de Sevilla que ya conocía en sus dominios la casi nula presencia morisca ; acaso en los apartados lugares rurales de Granada que provocaban revueltas que llegaban hasta Valencia y donde los alemanes de España tuvieron que exterminarlos no sin esfuerzo ya que se refugiaban en las zonas montañosas del levante, de hecho en esas épocas antes de la total expulsión de España de los moros ejércitos de alemanes de más de 5.000 sujetos acudían a la orden del Rey de España para el exterminio de los moriscos, luego invitados y conducidos para ser expulsados de España ; las zonas fueron entre otras Turquía, Túnez y Argel, además de Marruecos. Curioso es que los propios turcos de esas épocas repudiaron a los musulmanes españoles expulsados y tuvieron que marchar destino a la zona de Marruecos un gran número de ellos, pues los turcos al recibirlos, por de pronto, les acusaban de no ser musulmanes pues eran todos o casi todos de piel muy blanca y muchos rubios con los ojos azules, eran doblemente expulsados. ( Evidentemente ésto está comprobado científicamente ). De facto Barbarroja y el que asedió Viena luego, era morisco español. Todavía hoy se desconoce como Carlos V ( EMPERADOR DE EUROPA ) y rey de España se paseó por las zonas invadidas por los turcos desde Grecia hasta Hungría y zonas aledañas antes de la batalla del Croissant tan popular en Austria y su capucchino. Repasó toda la zona de arriba abajo exterminando a todo turbante de la Media Luna, algunas veces en litera. ( Sufría la enfermedad de ¨ la gota ¨, su retiro lo confirma ). Aunque elevar la defensa de Viena en fechas posteriores sobreaumenta la épica de los españoles con sus batallas poco promocionadas años antes, cuando sus familiares autríacos le pedían socorro para defender su reino austríaco. Son sólo trazos de la Historia olvidados y con libros olvidados. Tanto con Carlos V ( ó III depende cómo se estudie para los escrupulosos de la Historia ) y Felipe II, Sevilla se convierte en la capital principal de todo Occidente de forma más prominente, aunque ya se ve la idea de convertir la aldea de Madrid en provincia.

 

 

No sólo eso, el programa de Olavide refiere europeizar La Andalucía, en el sentido de que el campo andaluz estaba mal aprovechado, y por ello un prestigioso general de la corte de España recomendó al rey los anuncios de emigración de alemanes, noruegos, daneses, suizos, y zonas hoy similares que repoblasen el suelo andaluz. Se calcula que hubo unos 15 distritos de esas zonas de emigrantes nórdicos y 7 comarcas, con un total inicial de una masa amorfa de 15.000 sujetos con más de tres niños algunas veces cinco, pero todos pobres y casi estenuados de las zonas tan alejadas de procedencia. Dicha particularidad emigratoria ha perdurado en el tiempo con la tradicional esencia del pueblo andaluz exclusivamente para la gente occidental, en eso de que nadie es extranjero, y la ya consabida hospitalidad andaluza extendida a otras regiones de España. Mal entendida desde otras regiones de España, que han sido mal aprovechadas en los últimos siglos. Esta particularidad germana consignada en Andalucía constata la herencia más enraizada de los pueblos germanos y su solidaridad auténtica con el pueblo.

 

Años siguientes, y debido a como Sevilla ( todavía reino castellano ) estaba configurada se la conocía como la París de España, porque estaba plagada de francos ( o galos ). Otro salto en el tiempo lo asevera con el que navegaba hasta Canarias, de origen galo afincado en Sevilla Bethancourt, influencia gala que se mantuvo con el ¨ ¨ ( de pues ) ó un poné ; con eso de acortar las palabras igual que hacían los vascos afincados en Triana y su kukaña, además de areneros. De los catalanes [ también hubo almogávares que ayudaron a reconquistar Sevilla, algunos se quedaron para siempre otros almogávares repoblaron zonas de Huelva, los almogávares eran una soldada aguerrida y bruta que se hizo muy famosa con la conquista de Grecia y las batallas con los navarros en esas zonas que rivalizaban, de hecho trás numerosas victorias en esas zonas helénicas llegaron a escuchar misa en el Partenón ; que todavía no estaba destruido entonces y como sabemos científicamente fue destruido siglos más tarde por una bomba incendiaria genovesa, no obstante no todos los almogávares eran catalanes también los había de origen castellano ó de sus padres y madres : La Corona de Aragón ] afincados en Sevilla ; tenemos eso de : – ¡ Vaya tela… ! ( por el comercio marítimo y el negocio de las telas ). De los ingleses tenemos el :  – ¡ Ofú.. ! ; que es en realidad : Off up ! ( para decir algo que cansa, o que es pesado, etc. ), incluso la expresión : – Ups !, que es habitual en Andalucía ( para decir : sorpresa, o algo inesperado de forma breve ) castellanizada como : Hú.. ! ó Uy !. De los alemanes tenemos del –der–  y –er– ( de el, de la, del, en, etcétera ) – Yo soy der Sevilla ó der Beti ( la s final aporta la herencia gala ) otra herencia en Sevilla es el lema – ¨ Viva er Beti manque pierda ¨ ( aquí vemos la herencia germana, y la herencia gala, ya que –MANQUE– es de origen galo ). Similares palabras algo más rebuscadas la tenemos en otras partes del mundo, y dentro del mundo anglosajón, con su inventiva como p. ej. en Norteamérica : – Off out side, que significa : No nos importa, algo que no me afecta, no me interesa…etc. De los vascos también tenemos al igual que los galos los recortes de palabras : Chiquillo por -illo, -tó- para : sería -pá- en para. Hay otras palabras acortadas como ¨ Tequiereiyá ¨ ( para decir te quierés ir yá ) ó – Tesquiyá ( igual significación ), también otras como ¨ kiski ¨ para decir kiske ; – p. ej. – Tó kiske ó -tó quisque ( todo el mundo, toda la gente ). Evidentemente las zonas de España que ha perdurado el castellano más puro no ha sufrido emigración germana de tales proporciones como en Andalucía, de ahí que se haya querido ver que los andaluces son gitanos o raros, cuando en realidad como hemos comprobado están más europeizados que los castellanos viejos o norteños españoles. El uso de la ¨ z ¨ puede confirmar éstas propuestas científicas, en el habla andalú-z, y el martilleo fonético fuerte en las terminaciones, no todas. Son curiosidades lingüísticas y fonéticas absorvidas exclusivamente en el S. de España hasta ntos. días. El ¨ deje ¨ ó acento fonético como el cordobés también lo confirma al igual que en parte de Jaén. Yo soy ¨ cordoué ó cordob-he ¨ y la ¨ S ¨ excesiva intercalada para los sevillanos –ssevilllano ¨ o la ¨ch ¨ caditana herencia anglosajona ¨ pisha ¨ – ¿ Qué pasa pisha.. ? ( para decir : qué pasa hombre ) mezclada con la herencia gala hace que aparezca así. El hueveo ( con el uso de la ¨u ¨ ) también es herencia de éstos emigrantes norteños ultrapirenaicos y centrada en algunos emigrantes catalanes, de Cádiz, a Canarias hasta Cuba. No sólo el hueveo aparece en Cádiz también en algunas zona de Sevilla ; acaso en el sevillano barrio antiguo residencial del ex-presidente del gobierno de España F. González en la localidad de Bellavista, y zonas aledañas. En realidad el pueblo no hablaba éstos hablas* sino que imitaban a los bienhablados ( que casi siempre eran nobles o gente pudiente y luego transformaban su acento o terminaciones ). Sin embargo el uso excesivo por buscar la corrección lingüística deja errores en Castilla ; acaso con eso de decir erróneamente : -cuatros- en vez de -cuatro-, ó ¨ bacalado ¨ ; para decir bacalao, es también un refinamiento de los antiguos galos que se instalaron en zonas como Valladolid y Burgos que ha perdurado hasta nuestros días en los hablares infantiles propios de la edad ( los niños ). El término de VSTED procede de antiguas misivas reales y nobles de esas épocas donde para abreviar se utilizaba para decir VUESTRA MERCED, porque en realidad los contemporáneos hablaban con el  tratamiento de los argentinos, uruguayos y chilenos ; es decir como VOS. Tengamos presente que hasta la época de los Mundi Imperators no se elabora la primera gramática castellana, propiamente dicho, vemos escritos como El GRAN VICTORIAL ó sólo -EL VICTORIAL- ( según la R. Academia de la Historia, y sus cronistas coetáneos ) que confirma lo referido donde el idioma francés, aragonés, castellano, italiano eran casi idénticos, acaso con Pero Ninyo para decir Pedro Niño ( sevillano éste, y bastardo ó arnaldo, aunque confundido como castellano de la zona de León o de Castilla La Vieja, por los honores, títulos y prebendas concedidas por el Rey de Castilla y otros reyes como el de Francia por sus épicas y ayudas a los francos, y a los duques de Inglaterra y otros nobles británicos ó galeses para deshacerse de señores feudales de la época ). Gran nadador el sevillano por otra parte, que llegaría a recorrer hasta el Thamesis ( entonces no estaba desviado su curso, el del río, y formaba una isla [ o islote ] al pasar por Londres y sus arqueros ). Ya con el ¨ Niño ¨ se aprecia la rivalidad regional del Reino sevillano y algunos consejeros ( todavía feudales también ) del rey de España de la zona de Castilla la Vieja, que eran apaciguadas por los francos -pá evitá- en un país donde Madrid no existía, era sólo un paso o cañada real para el ganado bovino entre otros más ; de hecho la propia ciudad de Madrid hoy tiene fueros concedidos de protección de éstos derechos reales hasta ntos. días más antiguos que los de Navarra o Nafarra ( está bien ubicarlo de ésta manera según antiguas tradiciones y escritos, lo de Nafarroa es algo ya más reciente, al igual que es permitido decir que Navarra no fue la ciudad -de Europa- con más hospitales, por encima en número estaba : Sevilla ). Ese feudalismo de la época medieval o finales de éste lo exterminó la MUNDI IMPERATOR ( Isabel La Católica ) como es sabido casi un siglo y medio después. Podemos decir que de la Semana Santa -como es conocida aproximadamente hoy- la primera hermandad de penitencia que hace un trayecto o travesía ( con música e instrumentos limitados y variados propios de la época ) permitida por Roma es en Sevilla ; todavía Málaga no estaba reconquistada. Como curiosidad es lícito que extremeños y portugueses porten el NO&DO, ya que el Reino de Sevilla se extendió hasta éstas zonas de la península ibérica, en concreto en el S. de Portugal y el S. de extremeño ( ó incluso ¡ Canarias ! ) ya que estas islas fueron administradas como dominios del Reino de Sevilla durante siglos, y sus caballeros ¨ veintitantos ¨ ( como queda constancia los Archivos Reales en Sevilla y, en obras de ref. de Jose María de Mena que los aporta ).

Ya posteriormente, podemos intuir esa europeización del Reino de Sevilla ( casi toda Andalucía hoy, en nuestros tiempos contemporáneos ), acaso en fechas tan tardías como en el caso de Cádiz :

En el 1797, cerca del 12 % de la población de Cádiz era extranjera. Sumaban en conjunto, unas 8.700, ciudad que ya estaba saturada de gente inglesa que había tenido descendencia y amoldado sus apellidos como es sabido al castellano ó absorbido a los matriomonios de los castellanos, que se agrupaban por nacionalidades del siguiente modo :

– 5.000 genoves,

– 2.700 franceses,

– 350 portugueses,

– 270 ingleses ( extranjeros ),

– 100 de otras nacionalidades.

Aunque como hemos referido éstos no eran propiamente repobladores o habitantes afincados de por vida en esas zonas del SO. de Andalucía ( Reino de Sevilla ), ya que el motivo de éstos ciudadanos era la actividad comercial.

Ya antes en el s. XVII hay cifras del comercio con destino a Cádiz, donde aparecen las preferencias de comerciantes según su nacionalidad aproximadamente era ésta : franceses ( 25 % ), genoveses ( 22 % ), holandeses ( 20 % ), ingleses ( 10 % ), flamencos u holandeses ( 10 % ), alemanes ( 8 % ), españoles ( 5 % ). Cifras y baremos nada despreciables ya que en la época donde Sevilla dejaba paso a Cádiz para el comercio internacional nos podemos hacer una idea del flujo de gentes de toda Europa cocentradas en el S. de Andalucía ( Castilla ) y que ningún puerto en Europa poseía tanta importancia. De un total de 53 millones de libras de mercancía, correspondían aproximadamente : de 13 a 14 a los franceses, de 10 a 12 a los genoveses, de 11 a 12 a los holandeses, de 6 a 7 para los ingleses, de 6 para los flamencos ( belgas, sería hoy y parte de Holanda ), 4 para los hamburgueses ( alemanes ) y finalmente 2,5 para los españoles, según ref. de un documentado memorial francés de fines del s. XVII de Henri Sée, para con las mercaderías llegadas al puerto de Cádiz. La mano de obra en esas zonas no faltaba, y algunos extranjeros se afincaban en el S. de Andalucía ( Castilla ).

No es nuestra la idea de consignar el término de –europeizar– Andalucía ( Reino de Sevilla ). La despoblación que supuso las poblaciones marginadas musulmanas, y el rey de España creía que una forma de reemplazar a estas carentes poblaciones casi abandonadas debían de rescatarse para el aprovechamiento del suelo andaluz, sin embargo no ocurrió de igual forma en otras zonas de Castilla La Mancha, de La Vieja, o de Valencia, donde apenas fueron suficientemente aprovechadas con el mismo resultado positivo, y donde los propios lugareños de esas zonas lo consolidaban a duras penas.

Todavía hoy se cree la idea apresurada y algunas veces aprovechadas por las gentes doctas que no dominan otros campos mantener esas leyendas y mitos -como p. ej. que los andaluces son moros o tienen sangre mora-, hoy incluso en debates, charlas-coloquios, tertulias variadas, aparece en el anfitrión -como referencia casi inexcusable- el referir eso de que : ¨ Y sabemos que en la parte de Andalucía hay un importante componente genético de otras culturas ; musulmanes, bizantinos, fenicios, etcétera ¨. De momento, todo el trabajo expuesto de forma brillante -algunas veces horas- de exposición para cualesquiera temática ha sido destrozada. Y, que, el anfitrión deja de ser una referencia para todo tipo de asuntos, máxime los que atañen a la propia ciencia, que confirman que los andaluces son o tienen un perfil más europeo que un ¨ aldeano ¨ de Madrid, ciudad que no tuvo tal categoría de vida propia hasta el comienzo del s. XVI, de forma efectiva a mediados de éste. Y, donde acudieron a rellenarla : ¡ -sevillanos-. !, principalmente, también de otras localidades casi marginales de Castilla La Vieja. Hay bastante documentación al respecto, incluso con su comitiva que seguía al rey, anterior al de Olavide, y con su zona residencial palaciega de El Escorial. Hay, sin duda, mucho desconocimiento, que cubre y cala en la población española y se traslada sin voluntad de aprendizaje a los eruditos.

De momento, vamos a ver qué nos dicen otros colegas y autoridades :

El marqués de la Ensenada, en esto como en tantas cosas, fue el precursor de una política que luego había de ser alabadísima en sus ingratos sucesores. Como no resolvía el problema el trasladar españoles de unas a otras comarcas de España, se pensó siempre en extranjeros procedentes de países pobres y superpoblados. Hubo ofertas de traer irlandeses ( que ya en otras oleadas anteriores cubrieron algunas zonas de Andalucía, principalmente, al igual que ingleses o galeses ) [ Un comentario personal mío, de auxilio a algún que otro galés, hace ya un tiempo, -por unos momentos emulamos al insigne bastardo Pero Ninyo– en un foro de habla inglesa, no tuvo respuesta alguna, trataba de que Gales nunca fue un territorio o reino independiente de Inglaterra ; sólo con nto. apodo ó ¨ nickname ¨ aportamos algunas claves para decir que sí fue un reino independiente –Y Gododdin-, no ibamos a aportar nada fuera de lo común para los expertos, pero a veces es necesario compartir con otras personas otras informaciones, máxime cuando no opinan ; sino que aseveran algo que no está demostrado o está manipulado por intereses políticos ], reducidos entonces, por su perseverancia en el catolicismo, a una de las opresiones más duras que ha conocido la Historia ; en suizos, en húngaros y en alemanes.

Carlos III recogió una vez más los proyectos de Ensenada, a quien mantenía desterrado en Medina del Campo. En 1776, el coronel von Thürriegel, bávaro, ofreció al gobierno español el situar 6.000 colonos de diversos países ( nórdicos ) en el lugar de América que se estimase más conveniente. El rey consultó el asunto con el intendente de Andalucía don Pablo Antonio de Olavide, que acogió el proyecto con entusiasmo. El Consejo lo aprobó en 1767 y en el mismo año se publicó la real cédula en que se aprobaban las condiciones del coronel alemán.

La persona encargada de realizar el proyecto, en el cual se concentraba todo el optimismo de la España carolina, fue don Pablo Antonio de Olavide, una de las figuras más representativas, en sus cualidades y en sus defectos, de aquel momento, aunque más querido por historiadores y contemporáneos galos que sus otros homólogos colegas hispanoblantes. Había nacido en Lima, de noble familia, en 1725, Doctor por la universidad de San Marcos y casado con una mujer rica, tuvo en Madrid un salón que quería ser reflejo de los que en París mantenían Mme. Geoffrin o Mlle. de Lespinasse, en el cual, dentro de un perfecto respeto al orden político y social establecido y a la exquisita corrección de las formas, se divulgaban entre los iniciados las doctrinas filosóficas que habían de ser el fundamento de la gran revolución de 1789. El conde de Aranda, que coincidía con el caballero criollo ( de raza blanca, para decir criollo que habitaba o nació en América ) le nombró intendente de Andalucía, entregándole la tarea de ¨ europeizar ¨ la más castiza de las regiones españolas, aquella en que la dominación musulmana había dejado una huella más honda ( en monumentos artísticos, claro, y en costumbres gastronómicas exclusivamente ).

La propuesta del coronel Thürriegel, aceptada por el rey, era una ocasión única para establecer, con colonos centroeuropeos ( y nórdicos ), inmunes a los vicios y a las virtudes hispánicos, poblaciones en que se concretase el ideal de los filósofos, sin las trabas que la tradición milenaria había creado en las viejísimas ciudades andaluzas. Se escogió para el ensayo un amplísimo desierto, árido y montañoso, en

-las laderas de Sierra Morena, entre los términos de El Viso y las zonas de Bailén, además de otras como

-Écija hasta las zonas de Córdoba.

Según iban llegando los colonos, se los alojaba en moradas [ es preciso con los antecedentes especificar los términos para su significado ; como es moradas ] ( instalaciones, caserios ) provisionales, y se repartían entre ellos ganados, semillas, aperos de labranza y algún dinero. De esta manera se fundaron hasta… :

¡¡¡¡¡ 15 poblados !!!!!

¡ dispersos cortijos !

Los andaluces dejaban de ser los moros del S. de Hispania -para la gente que estaba poseída en literatura de la Enciclopedia que ha llegado hasta nuestros días- para convertirse en los señores europeos de España, de raza. La más importante de estas poblaciones recibió el nombre de ¨ La Carolina ¨ en homenaje al rey fundador. En su mayor prosperidad, hacia 1775se repartían en aldeas y caseríos hasta…

¡¡¡¡¡ 2.500 !!!!!

familias.

Cada familia, poseía en esas fechas tan tempranas una media de entre tres y cinco infantes por familia, sólo para ésta localidad ó comarca. Había quien tenía hasta nueve o diez infantes, habitual en algunas zonas de Europa entonces y en el mundo musulmán, con la salvedad que los nórdicos respetan a sus mujeres y no poseían otras que no fuese la originaria esposa. No hay casos similares de gente germanas en zonas de asentamientos tan rigurosas y peligrosas de adaptación, excepto con sus homólogadas de Texas o California que todavía pertenencían al Imperio Español en esas fechas del s. XVIII.

Aunque La Enciclopedia ha tratado de describir -sutilmente- a éstos colonos como : vagabundos y artesanos, lo cual no resta importancia de que eran gentes que llevaban la aventura heredada de sus antecesores : los vikingos gente del N. de Europa ( Alemania, Dinamarca, Noruega, etc. )

A pesar de las calamidades que padecieron, y las pésimas condiciones de la época, y otras malidicencias de la que ya va apareciendo con los ¨ aldeanos ¨ de España traducida en rivalidad inexistente por los señores europeos del S. de España ( Andalucía ) aquellas gentes del Norte de Europa, habituadas a climas fríos, la canícula de la fiebres por el marcado acento caluroso del clima andaluz hace ocasionar algunas muertes por epidemia contagiosa, que hace estragos y diezma la población ( al igual que en otras zonas de Castilla por la misma época, de forma documentada ).

Pronto aparecieron las dudas con el rigor católico, y un sacerdote de las tantas ciudades y poblaciones de germanos afincados en Andalucía lo expuso a la Inquisición en 1775, ( aunque sin resultados y finalmente sin anomalías de fe ). Estos sucesos apresurados – de rivalidad propiamente dicho – dieron lugar a la destitución de Olavide, por dos ávidos españoles de Castilla, que casi se desentendieron con los nuevos colonos, a la vez que se aumentaban esas poblaciones germanas con norteños españoles.

En 1781 vivían [ sólo ] en Sierra Morena más de 1.500 familias vikingas ya perfectamente asentadas, con aperos y ganados suficientes. Pero ésta zona sólo comprendía un distrito de cinco a siete poblaciones, donde la zona de Sevilla y Córdoba aumentaba la población vikinga*, pasando ya a más de 30.000 colonos para la misma fecha, aunque ya con apellidos diferentes y castellanizados la mayoría, lo que suponía algo más de 120.000 germanos en Andalucía. aproximadamente aunque la mayoría ni siquiera estaban censados de forma oficial, por el rigor de las zonas localizadas y apartadas. Es por ello, que todavía hay quién se sorprende de éstos datos, y otras veces al ser los andaluces más altos que los propios norteños de España. Si ya la presencia celta ó hispanogoda ( o hispanorromana ) había dado sus frutos con las repoblaciones de toda Andalucía, donde los nuevos repobladores se negaban a convivir con musulmanes cerca de sus propiedades y dominios, la ya sobreaumentada repoblación extranjera de los norteños de Europa hacía que casi toda Andalucía encabezara el perfil que luego compondría las grandes ciudades de España por pequeñas emigraciones continuadas, al igual que hicieron otros españoles ( incluidos evidentemente ) catalanes en la Sevilla de casi tres siglos como ciudad mundial de Occidente. Época de colonización germana en el S. de España que hechó sus raíces y se procrearon hasta nuestros días ya como autóctonos, extendiéndose sus pobladores y moreadores a otras localidades del S. de Andalucía. Si Sevilla fue La París de España durante más de cinco siglos ( desde su reconqusita y repoblación en el 1248 hasta el s. XVIII ), unas veces por la procedencia de sus colonos, otras como en el 1492 en adelante como ciudad de acogida a gente gala, aumentaba con el refinamiento que todavía era ausente el pastores y cañadas de Madrid hasta mediados del s. XVI, al menos. Tiempos de La Sociedad Vascongada de Amigos del País, donde los vascos cercanos a la frontera, mantenían con Francia más fáciles contactos y solían enviar a sus hijos a los colegios de Burdeos, de Bayona o de Tolosa. Una España sorprendente donde esos amigos del País ( los vascos ) se anticipan a

¡¡¡¡ Tesla !!!!!

el gran inventor y científico relacionada con la electricidad. Por de pronto, un caballero vasco don Javier María de Munibe e Idiáquez, culto, y de extraordinario atractivo perosnal, aunque no erudito, y como hombre de su tiempo, y entusiasta de las ciencias físicas y naturales ; montó en su palacio solariego de Azcoitia un laboratorio de física en el que hizo instalar una máquina…

¡¡¡¡¡ eléctrica !!!!!,

otra numérica, y un gabinete de ciencias naturales. Era el año 1764. Era evidente que había una vida eléctrica en España, tanto en  proyectos de europeización de tierras como de la propia ciencia. Datos más propios de obras novelezcas si no fuera porque están documentadas científicamente, y en el ADN del pueblo español. Y eso hay que al menos, aplaudirlo. Pero que quedaban empañadas con la expulsión de los jesuitas ; donde se había vertido todo tipo de -malidicencias-, o que alguien había dejado en mal lugar a la hermandad cristiana y por ello toda la organización caritativa y entregada era objeto de leyendas y fábulas, que también llegaron hasta nuestros días, pues fue la La Masonería -a través de conces y gentes de palacio- la que los expulsó. Si hubiera sido una herramienta de ésta secta anti-occidental , de momento hubieran seguido en tierra de la península, y bien tratados. Períodos donde ya las recomendaciones al rey se traducen en consignas de ésta secta de La Masonería, aunque todavía muy débil con otros tiempos posteriores que llegarían a toda Europa.

Las colonias germanas ( ó nórdicas ) no sólo han sido objeto de críticas actuales, donde algunos historiadores influidos por la política han sobrepesado éstos factores ; otros ni siquiera la admitido. Pero sabemos que incluso además de documentación precisa de la época, también hay obras artísticas. La Fundación de las colonias de Sierra Morena por Carlos III, en alegoría de Victorino López, exsitente allá por los años setenta entonces en el alcázar de Segovia. Como hemos referido a instancias de un antiguo militar bávaro y bajo la dirección de don Pablo de Olavide se llevó a cabo la discutida labor de colonizar Sierra Morena, poblándose de colonos alemanes y holandeses, principalmente ( aunque también de otras partes, regiones como Dinamarca, etc ) de religión católica -que casi vivían marginados en sus tierras- para que cultivaran sus tierras. La empresa prosperó durante varios años el trasiego de gentes nórdicas de Europa no cesó, pero al poco tiempo los pobladores ( fueron víctimas de la envidia de no pagar tributos ) se habían multiplicado -excesivamente-. Pero pronto llegaron las habladurías de que en los colonos se daba un retroceso en vez de un progreso y de que se inculcaban a los colonos ideas enciclopedistas ( protestantes ). Intervino la Inquisición en el caso de Olavide y poco a poco las colonias quedaron sin protección. Y aumentado al igual que en el resto de España ( Ref. Ustáriz ; 1724, censo de Aranda ; 1768, del de Floridablanca, 1787 ; del de Godoy, 1797. El más llamativo es el de Galicia, Cataluña, Aragón, Valencia que casi triplicaban su población, País Vasco dobla su demografía al igual que Asturias, en total se pasa en España en 1724 de 7.500.000 de habitantes a 10.500.000 en 1797. )

Si tenemos como referencia las ciudades españolas del siglo XVIII, confirman esos estudios ya apuntados ; donde Andalucía concentra la mayor tasa de población relativa en ciudades españolas, siendo : Málaga : 50.000, Cádiz : 70.000, Granada : 100.000, Sevilla : 100.000, y a su vez otras ciudades españoles ; Madrid : 167.000, Barcelona : 115.000, Valencia : 100.000, Zaragoza : 50.000, y finalmente Bilbao no llegaba a 12.000 habitantes ( éste último por la excesiva emigración al S. de España y a las zonas de América, ya de forma histórica ). Teniendo en cuenta las políticas continuadas de algunos monarcas del Imperio Español son cifras altas, pues con otras referencias en campañas en Europa vemos una gran empresa tanto de efectivos humanos como financieros ; sólo gracias al resurgimiento de éste período económico Alberoni y Patiño pudieron armar a más de ¡¡¡ 100.000 !!! hombres aguerridos en las últimas campañas de España, de Italia y de Flandes y equipar una flota de 60 navíos a cuyos gastos se atendía con desusada -que no era habitual en otras naciones la puntualidad del pago- puntualidad. En 1718, el padre Juan Cabrera sostenía que Felipe V seguía siendo soberano de los Países Bajos y de Italia, y fijaba el concepto de Imperio con una claridad y una precisión que recuerdan a Vitoria y a Súarez.

 

 

 

Bibliografía

Carande, R. : El despotismo ilustrado de los ¨ Amigos del País ¨, – Bilbao -, 1956.

Eguía, Padre C. : Los jesuitas y el motín de Esquilache, – Madrid -, 1947.

Fontana, José María : Ensayo sobre la decadencia industrial-comercial de España, – Madrid -, 1953.

Herr, R. : España y la Revolución del siglo XVIII, – Nueva Jersey -, 1958, edic. española, – 1964.

Menéndez y Pelayo, M. : Historia de los heterodoxos españoles, vol. III, – Madrid -, 1882.

Rodríguez Casado, V. : Iglesia y Estado en el reinado de Carlos III, en ¨ Estudios americanos ¨, núm. 1. Sevilla ( 1948 ).

( … )

Rousseau, F. : Règne de Charles III d`Espagne ( 1759-1788 ), 2 vols., – París -, 1907.

Sarrailh, J. : L`Espagne éclairée de la seconde moitié du XVIII-e siècle, – París -, 1954.

Soldevila, F. : Historia de España, vol. VI ( 2 ª ed. ), – Barcelona 1964,

-Història de Catalunya, vol. III, – Barcelona -, 1963.

Vilar, P. : Catalunya dins l`Espanya moderna, vol. IV, – Barcelona -, 1968.

 

 

 

 

 

Si tuvieramos que definir a Sevilla sería con éstas palabras : la región de España más europeizada de Occidente. Los límites a lo largo de su vida ( como reino ) están bien precisos y definidos en numerosas obras de investigación que otras regiones no poseen porque nunca fueron reino y, en cambio, sí aragonesas.

 

Otra definición que define a Sevilla es la de la ciudad de los caballeros, porque desde su repoblación se dominó y controló por los signasupervestes ( es decir, los cruzados, templarios y demás ordenes dependientes de Roma, –SIGNOS SUPERIORES DE IDENTIDAD– para entenderlo mejor ; los caballeros ¨ signas ¨ [ identidad, firma, insignia, signatura ] estaban a la misma altura que reyes y nobles cristianos, y podían intervenir en cualquier corte o reino cristiano, como embajadores, asesores y testigos de Roma, portaban un anillo con una cruz que era su visado y apertura a salas restringidas, no podían ser detenidos ni ajusticiados excepto con el beneplácito del Papa, Roma, llevaban traductores ayudantes auxiliares o aprendices o ellos mismos sabían de otros idiomas ; para ser un ¨signas ¨ previamente tenía que traspasar una prueba durísima en todo tipo de campos intelectuales y físicos, incluso pruebas tendenciosas a propósito con la provocación al deseo carnal, el perfil de éstos eran sobreelevado a los ya de otras ordenes aunque los de Santiago podían contraer matrimonio sin consumarlo ; eran más bien unos ¨ soldados-monjes ¨ no obstante en otras ordenes religiosas de éstas características estaba permitido la vida marital con descendencia o procreación, los –signas– no tenían rivales con éstas características ya que los mercenarios del Islam y sus banderas negras entonces no seguían ésta penitencia religiosa ; todos temían a los signasupervestes tanto los cristianos como los enemigos ), acaso San Juan de Aznalfarache por la orden de Jerusalén es prueba de ello, el Temple. Esa sobreaumentada religiosidad ha perdurado hasta nuestros días con el fervor sevillano a la Semana Santa y a eventos religiosos recientes como : ¨ El Camino del Rocío y sus almonteños ¨ ( Huelva ) , ¨ La Virgen del Carmen ¨ ( Málaga ) o la propia Semana Santa y romerías en Andalucía. El orígen de esos caballeros misterioros -que han recibido una malaprensa y mala imagen en todo tipo de documentales apresurados por las imperativas influencias politicas anti-occidentales- se originan en el Hospital, es decir en la sanidad, luego aparecieron otras ordenes como el Temple más centrada en los estudios de antiguos templos ( como el de Salomón ) y otras posteriores, todas finalmente se refugiaron en Hispanie -de hecho toda la zona de Cataluña es entendida como caballeros cruzados por Roma, su insignia de Aragón lo confirma- ( escudo secundario y alternativo, antes oficial de Roma, con sus barras rojas e gualdas ). En aquellos tiempos remotos premedievales o principios del medievo los signasupervestes conocían de la cirugía avanzada ; aunque éstos hechos se han encubierto para promocionar a otras culturas no occidentales como los musulmanes que hasta siglos después no copiaron sus técnicas. Tan verdad como que los Mundi Imperators en el asedio alargado de Granada crearon el ¨ primer hospital de campaña ¨, innovación que llevaría la bandera actúal de la CRUZ ROJA, debido a la ingente y numerosa cantidad de gentío de los cruzados y sus lenguas ; era un símbolo rápido para llevar a los heridos o su asistencia. Tan cierto también como que las primeras armas cortas de fuego de la Historia, antes, se prueban en el asedio de Niebla, en Andalucía, un andaluz con sus homólogos alemanes y francos. Es un mito apresurado el decir que los chinos conocian la pólvora pues no hay pruebas de ello, salvo algunas referencias en poemas según se interprete. Hay más, cuando los españoles llegaron a dominios asiáticos, ya con el Imperio Español, los asiáticos desconocían la pólvora. [ Decímos ésto porque hay algunas investigaciones recientes de más buena voluntad que científica y más centrada en la ideas evolucionistas que pragmáticas. Se ha llegado a decir hace décadas que la pólvora venía ( o procedía de la naranja ) cosas peores con otros aspectos relacionados con el petróleo. Tan certero como que los españoles fueron los primeros europeos en derrotar al temido samurai y auxiliares de éstos, no sin la ayuda de algunos barcos fondeados que cañoneaban ayudando a la espada castellana. Evidentemente no cumplieron los deseos de quitarles la vida ( a los samurais ) al ser derrotados -en proporción aprox. de 10 a 1- para evitar la supuesta deshonra los castellanos entregaron sus preciadas armas mortíferas : la espada castellana y su filo de acero a los samurais ; con la promesa de no ser atacados nunca más. Tan correcto decirlo, que, los propios japoneses describian a los europeos de forma rarísima, sobretodo con el uso de la ingesta de carne ; que la veían ( la ingesta de carne ) como algo propio de animales, peor a los portugueses, y peor aún a los holandeses ( con el queso ), posiblemente Marco Polo no aportaría, en esas zonas, todos los conocimientos que otros libros de Historia nos enseñan los logros magníficos de la cultura asiática. Tan evidente como que el primer hombre en dar la vuelta al mundo fue un europeo ; en concreto un español, curiosamente recibido como un héroe por su épica al retornar al puerto de Sevilla, aunque con menores efectivos y una nave convertida en un museo viviente de agresiones de culturas incrustadas en la madera agujereada, con flechas, y todo tipo de particularidades que hacían envejecer un año : diez, con sus heridas mal curadas. Verdadero como que la guitarra no nace en al-andalus, sino en Castilla -para su instrumento musical- como fue el laúd, pues la guitarra más conseguida de los musulmanes aparecía como una gran bola con un mastil ondulado al igual que el cuerpo, en concreto de dimensiones desproporcionadas de cinco balones de baloncesto aproximadamente en tamaño o perímetro. Instrumento éste que tampoco es originario de Hispanie sino de Grecia y antes de la India, que a su vez lo copiaron los musulmanes llevándolo a Hispanie. Igual ocurrió con el ajedrez ; juego de origen indogermano o indoeuropeo, o el tambor famoso romano que fue adoptado de los griegos que fueron los que lo inventaron pasando por Feniccia antes. Tan adecuado como el decir que el Imperio Romano desconocía la democracia ( de hecho nunca supieron de ella ), ésta nació en Grecia y se basaba en un sistema patriarcal donde las mujeres no podían votar ( ni los esclavos ) y se designaba a un –comites- por ¨ rifa ¨ ( ó loteria ) además que los extranjeros no podían votar, y los romanos tampoco portaban banderas aunque se empeñen en la industria jolivudiense.

 

-Los caballeros Cruzados ( signasupervestes ) en la Guerra de Sevilla, 1444-

Plazas como el Reino de Sevilla eran vistas desde otros reinos cristianos peninsulares como un aliciente y propuesta para incrementar sus respectivos dominios y poderes. Así fue el caso del Reino castellano de Sevilla, donde ya algunos reyes de Europa quisieron apoderarse con el apoyo de señores locales sevillanos que rivalizaban con menesteres desproporcionados y, exigentes a todos los habitantes de Sevilla ( casi toda Andalucía occidental ).
En ese conflicto político que desembocó en un conflicto bélico, acudieron a la llamada de socorro del Rey de Castilla los caballeros signasupervestes, que ya daban por razón y hecho la autoridad real única de España a Castilla, al menos de forma directa preferentemente por Roma.
El 21 de abril los maestres de Calatrava y Alcántara se personaron en el Cabildo celebrado aquel día. El ejército de socorro había llegado a Sevilla. Se trataba de un contingente numeroso que recogía las aportaciones realizadas por el duque de Coimbra, por el maestre de Alcántara y por el de Calatrava. Los efectivos portugueses, dirigidos por varios capitanes entre quienes destaca Gonzalo Vasquez Coutinho — hijo del mariscal Vasco Fernandes Coutinho —, Gonzalo Rodríguez de Sousa, Juan y Ruy de Merlo así como García Rodrígues de Sequeira, — comendador mayor de Avís —, estuvieron integrados por :
– 571 lanzas y 1502 peones.
Por su parte, Gutierre de Sotomayor, el maestre de Alcántara, no solo estuvo a cargo de las citadas tropas portuguesas, sino que también encabezó un nutrido y heterogéneo contingente formado por miembros de su Orden, por combatientes aportados por diversas villas y ciudades extremeñas, y por efectivos reclutados por algunos nobles cordobeses — en particular por el alcalde de los Donceles, Martín Fernández de Córdoba — que se unieron a la expedición durante el asedio de Carmona, todos los cuales alcanzaron una cifra de :

– 618 hombres de armas y jinetes, y 452 peones.
Por último, el contingente de la Orden de Calatrava mandado por el autodenominado maestre Juan Ramírez de Guzmán, estaba formado por :
– 60 hombres de armas y 40 jinetes.

En total la hueste reunida en servicio del dicho sennor rey e socorro e liberaçion de Sevilla se elevó a :
– 1289 hombres de armas y jinetes,
– 1954 peones,

que venía a unirse a los efectivos de la militia urbana de la ciudad de Sevilla y de su tierra y a las aportaciones de los nobles andaluces que controlaban la política hispalense, especialmente las del Conde de Niebla, cuyas cifras no conocemos, aunque en el caso de este último sabemos que el Concejo le abonó 350.000 maravedises para sufragar el sueldo ¨ a la gente de cauallo e de pie que el tenía e a los otros caualleros e escuderos de su familia ¨ a cuenta de lo que se le debía de pagar.
Hubo determinados retrasos por diversos motivos de tan gran evento bélico, y tanto fue así en las incorporaciones que iban llegando a Sevilla, como a la hora de iniciar la fecha de inicio de las campañas que partieron desde la urbe sevillana.
Los signasupervestes ( caballeros cruzados ) se distribuyeron por toda la ciudad de Sevilla, los portugueses en Triana ; el maestre de Alcántara igualmente en la posada del Castillo de Triana, tendría otra en el interior de la ciudad, en la casa de Pedro Ponce de León tenía en la collación de San Miguel, mientras que su gente se ubicaría en las collaciones de San Miguel, San Vicente y San Lorenzo, el maestre de Calatrava se alojaría en las casas del conde de Niebla y sus compañías en las zonas de San Juan de Acre y Omnium Sanctorum. Para facilitar el aposentamiento de las compañas del conde de Niebla, que ya estaban en la ciudad, fueron desplazadas desde las collaciones de San Vicente y San Lorenzo a las collaciones de San Ildelfonso, San Nicolás, Santa María la Blanca y la judería.
Se sabía o se temía que la concentración y aposentamiento de una hueste foránea en la ciudad podría dar lugar a peleas y conflictos con los vecinos o incluso entre los propios expedicionarios. En previsión de ello el gobierno urbano hizo publicar un pregón en el que se hacía saber a los vecinos la próxima llegada del ejército de socorro, advirtiéndoles para que no provocaran disputas con ellos ni les insultasen. De manera específica se les conminaba a que no injuriasen a los portugueses llamándoles — chamorros —. Se amenazaba con penas de prisión, confiscación de armas e incluso azotes a quienes incurrieren en tales comportamientos. Por supuesto, cualquier ayuntamiento de gentes en público ny en escondido para ir contra los expedicionarios y cualquier agresión armada sería castigada con el corte de la…

¡¡¡ mano !!!,
o
incluso con la muerte.

[ Pregones con estas características suponía entender a mencionadas contiendas como algo vital para Castilla ].

Si hemos de creer a Alonso de Pineda, la retirada del infante de Aragón de tierras hispalenses fue precipitada y desordenada — no sin daño de su gente —, ¨ cuyo bagaje saquearon en la mayor parte los sevillanos ¨. Incluso las dudas aparecieron entre sus partidarios y su legitimidad de sus acciones donde hubo grandes e importantes deserciones que se produjeron de forma inmdediata :
¨ començose a derramar e ir de suyo sin licencia e consentimiento del dicho infante, muchos caballeros e gentes de los que consigo levaba ( llevaba ), aludiendo de forma particular a Juan Hurtado de Mendoza, que se retiró con los cien caballeros que le acompañaban, y que fueron seguidos por otros muchos : ¨ en solas ( solo ) dos noches se partieron más de dos mil rocines e asaz peones, e se fueron cada uno á sus tierras ¨. No sabemos hasta qué punto exageran estos testimonios, pero desde luego la retirada del infante suponía el golpe decisivo para la suerte de su campaña. 1444, octubre, 8, Burgos. Juan II concede a la Ciudad de Sevilla el título de MUY LEAL, añadido al que ya poseía de MUY NOBLE, reconociendo diversos servicios prestados a la Corona, en especial a la defensa de la ciudad frente al infante Enrique de Aragón. ( … )

¨ Por ende yo, queriendo sublimar e onrar ( honrar ) e yntitular ( intitular )
por tytulo ( título ) muy glorioso a esa dicha çibdat, quiero e mando,
e es mi merçet e voluntat, que de aquí adelante esa çibdat, allende e
demás del título que tiene de ser llamada muy noble, sea esomesmo ( asimismo )
llamada muy leal. Et ( y ) que este título et ( y ) llamamiento aya ( haya ) en él su ditado ( dictado ) et ( y ) sea asy ( así ) llamada e nombrada por mí, e por los reyes que después de mí vinieren en mis regnos ( reinos ), en mis cartas et ( y ) preuillegios ( privilegios ) et alualaes ( y a los cuales ). Et ( y ) asy ( así ) sea llamada e nonbrada ( nombrada ) por todos mis súbditos e naturales, de qualquier ( cualquier ) estado o condiçión, preheminençia o dignidad que sean, et ( y ) que este mesmo ( mismo ) nonbre ( nombre ) e tytulo ( título ) e llamamiento e vocaçión ( vocación ) se pueda llamar e llame esa [ di-cha ] mi çib[ b ] at, agora ( ahora ) e de aquí adelante, en sus cartas e ditados ( dictados ) e letras e otras escripturas ( escrituras ) qualesquier ( cualesquiera ).

De la misma forma el rey castellano ordena hacer guardar por la victoria conseguida a sus rivales derrotados :

( … ) …. E mando al príncipe don Enrique, mi muy caro [ e ] muy amado fijo ( hijo ) primogénito heredero, e a los ynfantes ( infantes ), duques, condes, ricos omes ( ricoshombres ), maestres de las órdenes, priores e a los del mi Concejo e oydores de la mi Avdiencia, alcaldes e notarios e otras justiçias e oficiales qualesquier de la mi casa e corte e Chançellería, et a …. ( caballeros, escuderos, y gentes con títulos )…, et a todos los otros mis súbditos et naturales, de qualquier estado o condiçión, preheminençia o dignitat que sean, et a qualquier o qualesquier dellos, que vos guarden e fagan ( hagan ) guardar este preuillegio ( privilegio) e prerrogativa e preheminençia e onor ( honor ) que vos yo do ( doy fe ) e otorgo et todo lo en esta mi carta contenido e cada cosa e parte dello. Et que vos non ( no ) vayan nin ( ni ) pasen, nin ( ni ) consyentan ( consientan ) yr nin ( ni ) pasar, contra ello nin ( ni ) contra cosa alguna ni parte dello, agora ( ahora ) ni en algund ( algun ) tienpo ( tiempo ) nin ( ni ) en alguna manera o cabsa ( causa ) o razón que sea o ser pueda. Sobre lo qual ( cual ) mando al mi chançeller e notarios, e a los otros que están a la tabla de los mis sellos, que vos den e libren e pasen e sellen mi carta e priuillegio ( privilegio real ), la más firme e bastante que vos cunpliere ( cumpliere ) e menester ( trabajo u oficio ) ouierdes ( [ que se hubiere ordenado, deseado, que se viese o hubiere visto ] — de los que fuere ó dónde fuere oú ¨ donde ¨ — parece ser ) en esta razón. ( … )

Dada en la muy noble çibdat de Burgos, cabeça de Castilla, mi cámara, ocho días de otubre ( octubre ), anno ( año) del nacimiento de nuestro Sennor Iesu Christo de mill e quatroçientos e quarenta e quatro annos.

Yo, el rey.

( … )

Así que Sevilla debe ser nombrada de forma histórica — antes que nada — como MUY NOBLE Y MUY LEAL CIUDAD, de forma unida ( juntamente ) mientras haya rey en Castilla ( España ) con el visto bueno de Roma, para tal ley real, de recomocimiento insigne.

 

Bibliografía

García Fitz, F., Kirschberg Schenck D., Fernández Gómez, M. : 1444 Sevilla en Guerra, – 2015, – Sevilla.

 

 

cross_of_burgundy__

Imagen, sobre estas líneas, de la bandera del Imperio Español ya siendo Sevilla capital del mundo occidental. En todas las cortes de Europa se hablaba el castellano, ya que dicho idioma era necesario para todo tipo de asuntos políticos y comerciales, además del religioso donde también Roma lo usaba.

 

 

 

Algunos enlaces externos de referencia y de información científica :
[ 1 ] http://jesusgonzalezfonseca.blogspot.com.es/2011/09/como-es-el-mapa-genetico-de-europa-y-de.html

 

 

 

 

c4kh2oywyaas-zg

Anuncios

Autor: patriotasoccidentales

Investigador casual, aficionado a la Historia y al estudio de la Seguridad.

3 comentarios en “La región más europeizada de España, es el antiguo Reino de Sevilla ( Andalucía ).”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s