-Saavedra de Sangronis : el lugarteniente y estratega del General Gálvez-


 

 

 

 

Saavedra Sangronis : el lugarteniente, consejero y, estratega del General Gálvez.

-España, clave para la Independencia de Estados Unidos de América-

 

 

Bajo la dirección de Beranardo de Gálvez, las victorias de España hicieron definitiva la derrota británica y contribuyeron a que Estados Unidos consiguiera las máximas concesiones, especialmente en los territorios occidentales, durante las negociaciones que concluirían con el tratado de paz que se firmó en París. España eliminó la amenaza británica al sur y el oeste de las colonias, lo que contribuyó a la victoria de la causa rebelde gracias a una estrategia en la que Bernardo de Gálvez y George Whashington coincidían.

Gran parte de lo que Bernardo de Gálvez consiguió y la mayor parte de la contribución de España a la derrota de Gran Bretaña y al éxito final de las colonias rebeldes no habrían sido posible sin la intervención del capitán Francisco Saavedra de Sangronis.

 

 

[ El apellido que va precedido con –de– significaba en la época distinción o nobleza familia, posiblemente de procedencia el apellido Sangronis de miles de emigrantes galos y bretones, ya que Sevilla fue repoblado en su primiogénesis y desde muy antiguo en el 1248 con colonos de dichas zonas de Europa que ayudaron al rey San Fernando a reconquistar Sevilla que estaba entonces en manos de los moros, los datos documentados ya en el s. XVI apuntan que había numerosos comercios -más de cien mesones regentados por familias francesas afincadas en Sevilla entre otros oficios más- franceses y mucho antes de descubrirse las islas Canarias o ser dominios de España numerosos navegantes franceses pululaban por las calles de la capital hispalense acaso como Betancourt y otros más en el s. XIV. Posiblemente los nobles franceses sabían de ello y estimaban a de Sangronis como uno de ellos mismos aún siendo español y sevillano. Al igual que el general Gálvez dominaba varios idiomas como el inglés y el francés. Gálvez , también de familia noble, estuvo un tiempo estudiando en la zona SO. de Francia por diversos motivos de administración  y requerimientos de la época, donde perfeccionaban el idioma galo. De Sangronis era íntimo amigo de el general Gálvez ].
Saavedra de Sangronis nació en Sevilla en 1746 y se educó en el colegio de Santo Tomás y en el Seminario de Sacromonte de Granada, donde obtuvo un doctorado en Teología. Su tesis versó sobre la datación del nacimiento de Cristo.

 

[ Estos factores católicos y cristianos de los españoles serían clave también para otros acontecimientos insólitos que llevaron a algunos jefes rebeldes -norteamericanos- a dudar del patriotismo de los españoles en La Guerra de Independencia, no así por el propio general en jefe George Washington que pronto se apresuró a idolatrar a éstos españoles fanáticos de la fe cristiana, cuando por ejemplo Gálvez obtenía abrumadoras victorias de forma contundentemente noble y el trato a los prisioneros británicos. Se ha documentado que miles de soldados británicos pudieron salvar la vida gracias a Gálvez y a las políticas de Sangronis. Hubo deserciones de algunos soldados británicos que eran católicos, y algunos sucesos bizarros como proponer el propio general Gálvez que miles de soldados británicos capturados engrosaran las filas del Ejército Continental ( Continental Army ), fueron momentos de tensión entre las milicias rebeldes que veían a Gálvez como a un loco, situaciones que pronto fueron superadas con el beneplácito de George Whashington que deseaba abrazar a los españoles por su innovadora forma de revolucionar la guerra de Independencia. Finalmente miles de británicos se salvaron de fusilamientos sumarios en el mismo campo de batalla, ya que también hay que decir que numerosos soldados británicos no deseaban participar en esa contienda o bien no estaban de acuerdo con las políticas de su graciosa majestad imperial británica. Estos apuntes históricos han sido pasados por alto -no han tenido repercusión alguna, parece ser- por muchos historiadores a la hora de analizar la aportación española en la Independencia de Estados Unidos de América. Los españoles se tomaban determinados asuntos desde un punto de vista más avanzado y humano para aquella época lo que provocaba en sus élites españolas y en esos momentos que es posible que apareciera un sentido más cercano al pueblo o un guiño para quitar hierro ( quitar importancia a lo que conocían ya los españoles ) en determinados asuntos de excesiva gravedad. Ya en otros artículos hemos llegado a la conclusión que dicha guerra fue una contienda contra La Masonería principalmente, y sabemos que ésta secta anti-occidental ya en esos siglos había declarado la guerra a la Cristiandad, donde los españoles sabían que el pueblo era una víctima de algunas élites anti-occidentales. Tan asombroso como que un joven jefe miliciano –entonces muy impetuoso, propio de la edad– años antes fuera derrotado por los franceses en su fortín defensivo, varias veces, él se llamaba George Washington que luego sería aliado de franceses y españoles en la que se llamó Guerra de Independencia de Estados Unidos de América.  ]

 

 

 

Pero Saavedra de Sangronis abandonó la carrera eclesiástica en favor de su vocación militar y, entretanto, se convirtió en funcionario de la Administración.

Como era habitual con Carlos III, los jóvenes brillantes no tardaban en encontrar el favor de la corte. De este modo, Saavedra de Sangronis no tardó en escalar peldaños en la escala funcionarial. En 1776 se convirtió en secretario de la Embajada de Portugal y en 1779 obtuvo una plaza en el Consejo de Indias, órgano gestor de las colonias americanas de España. Como secretario del Consejo, Saavedra de Sangronis trabajó para José de Gálvez.

En 1780, después de que España hubo declarado la guerra, Saavedra de Sangronis, conocido por su lealtad y capacidad para trabajar con egotistas, recibió como tarea especial el encargo de viajar a La Habana, donde se reunió con todos los funcionarios militares de la Junta General, encargada de la dirección de la guerra. Como comisionado real de la corte de Madrid, su misión consistía en convencer a los miembros de la Junta de que convenía seguir la voluntad del rey. En pocas palabras, Saavedra de Sangronis tenía instrucciones de comunicar a la Junta que el monarca quería que se embarcaran en un plan de acción más agresivo. En particular, se trataba de poner en práctica las ideas de Bernardo de Gálvez en el sentido de que había que atacar la costa oeste de la Florida. Pese a algunas resistencias, Saavedra de Sangronis consiguió que la Junta se pusiera en marcha y organizó personalmente una expedición, que incluía un contingente francés, para reforzar el asedio que Gálvez había emprendido de Pensacola.

Tras la toma de Pensacola, Saavedra de Sangronis continuó desempeñando un papel clave en la guerra. Cuando Bernardo de Gálvez fue recompensado con la promoción a MARISCAL ( Comandante en Jefe de una determinada FUERZA ó Armada, título superior a general militar, MILITAR Grado de oficial general de división ), a cargo de todas las fuerzas del teatro de operaciones del Caribe, Saavedra de Sangronis se convirtió en su estratega principal y en su contacto primordial con el ejército francés.

Se granjeó el cariño de los franceses a tal extremo que el conde de Vergennes, secretario de Estado de Francia, escribió a su embajadador en España que Saavedra de Sangronis era un hombre de verdadero mérito y que había que tratarle como a un amigo, con tanta gentileza… ¡ como si se tratara de él mismo !.

A petición de Francia, Bernardo de Gálvez envió a Saavedra de Sangronis a un nuevo destino, el de ayudante del conde Francois-Joseph-Paul de Grasse, comandante naval francés. Saavedra de Sangronis, entonces, fue fundamental en la estrategia francesa durante los nueve meses que condujeron a la importante Batalla de Yorktown, en la que el ejército británico cayó derrotado por un contingente combinado de franceses y norteamericanos.

Saavedra de Sangronis desempeñó un triple papel en la victoria de Yorktown : tuvo una participación muy importante en el diseño de la estrategia, se aseguro de que Bernardo de Gálvez permitiera que la flota francesa navegara rumbo al norte y consiguió recaudar numerosos fondos en Santo Domingo y en La Habana, fondos con los que se sufragaría la participación de las fuerzas terrestres y navales francesas en Yorktown.

La guerra no finalizó con la derrota de Cornwaillis en Yorktown.

Acto seguido, Saavedra de Sangronis viajó a Ciudad de México con el fin de convencer al reaccio virrey de Mayorga de que fuera un poco más generoso y rápido con los envíos de plata mexicana y suministros a La Habana y Guatemala, donde Matías de Gálvez, el padre de Bernardo, encabezaba los esfuerzos por derrotar a los británicos de la zona. Tras regresar a las islas, viajó a los puertos españoles y franceses tratando de recopilar información, organizando los abastecimientos y empeñado en la elaboración de un gran plan aliado para atacar Jamaica, la última plaza fuerte de los británicos en el Caribe. Este plan de ataque era tan ambicioso que, de haberse llevado a cabo, habría podido compararse con algunas operaciones aliadas de la Segunda Guerra Mundial. Saavedra de Sangronis proponía la formación de una gran fuerza anfibia hispano-francesa con buques procedentes tanto de Europa como de América. La invasión de Jamaica habría involucrado a setenta y cinco navíos de línea, los acorazados de la época, y a veinticinco mil soldados.

Descrito por sus contemporáneos y por los historiadores posteriores como un hombre valeroso, inteligente y sagaz, Saavedra de Sangronis acabaría por convertirse en un héroe nacional. Después de la labor desempeñada en el Caribe, fue nombrado secretario de Finanzas en España y más tarde alcanzó su momento de mayor fama, al menos desde el punto de vista español, cuando organizó y encabezó la resistencia contra las tropas napoleónicas [ resistencia que contaba con rebeldes contrarrevolucionarios franceses ] durante la ocupación francesa de España, poco después del cambio de siglo.

Es probable que, como hoy sabemos, la nación norteamericana no hubiera logrado su independencia sin la ayuda de España.

El embajador francés en Madrid escribió a Vergennes :

<< Esté seguro, señor, de que cuando, sea como fuere, Francia se vea arrastrada a la guerra, España la seguirá >>.

Curiosamente, España decidió emprender acciones contra la arrogancia y agresividad* de Gran Bretaña más o menos en las mismas fechas en que las colonias británicas comenzaron a demostrar impaciencia ante su madre patria. A partir de ese momento, Gran Bretaña se embarcaría en una serie de enfrentamientos que auguraban un futuro muy poco positivo.

 

 

– España hace tiempo para no entrar en guerra con Gran Bretaña –

España planea una macro operación para recuperar el Sur de América, que era un foco de abastecimiento de Gran Bretaña, y que podía utilizarse para su futura ayuda para la lucha contra los rebeldes norteamericanos de las trece colonias.

Conscientes de que Gran Bretaña no podía admitir públicamente sus operaciones ilegales, Carlos III y sus ministros decidieron que en 1777 lanzarían un ataque a gran escala sobre los asentamientos británicos y portugueses en Suramérica. Los planes discurrieron con gran sigilo. Al mando de la operación se puso a don Pedro de Cevallos.

 

Francisco de Saavedra de Sangronis dijo de la expedición de Cevallos :

<< Es una de las empresas mejor organizadas y mejor pertrechadas que se han preparado en España >>.

 

La escuadra de Cevallos zarpó del puerto de Cádiz el 13 de noviembre de 1776. Transportaba nueve mil hombres y era una de las flotas más grandes que jamás navegaron América. Contaba con siete navíos de línea, ocho fragatas, cuatro buques de menor tamaño y muchos buques de transporte que llevaban catorce batallones de infantería y cuatro pelotones de caballería.

Se advirtió a Gran Bretaña de que no debía intervenir. Aquélla, se le dijo, era una disputa entre España y Portugal. Y es que España jugaba la carta de la neutralidad británica. El argumento de Aranda según el cual Gran Bretaña no podía permitirse una guerra a causa de sus problemas coloniales era la base de la firmeza de España. Para mayor seguridad se dijo a Londres que cualquier intromisión ocasionaría una declaración de guerra, y es que, se afirmaba, España no hacía otra cosa que tratar de derrotar a los contrabandistas y corregir algunas afrentas de Portugal, y ninguno de estos dos asuntos tenía nada que ver con Gran Bretaña.

Cuando la flota de Cevallos se internó en el Atlántico sur, otra escuadra rodeó la costa de la Península para ocuparse de Portugal y de Sebastiao José Carralhoe Mello, marqués de Pombal, secretario de Estado pro británico y antiespañol. Esta escuadra entró por el Tajo y echó el ancla frente a Lisboa. Pombal, que era quien en realidad dirigía el gobierno portugués, disimuló su sorpresa y su temor e hizo lo único que podía hacer : recibir a los oficiales españoles con gran cortesía. Sin embargo, el objetivo del viaje -muy parecido al insulto- se había conseguido.

Pese a todo, de la parte más importante de aquella maniobra estratégica se encargó la flota que se dirigía hacia el río de la Plata. El contingente de Cevallos cosechó un éxito brillante. Se desplazó a lo largo de la costa brasileña en dirección sur, aplastó las operaciones de contrabando británicas y luego arrebató Uruguay a los portugueses, con lo que se aseguró el río de la Plata y la ciudad de Buenos Aires. Gran Bretaña no podía hacer nada para oponerse a Cevallos, porque, como los españoles habían previsto, debía tener la cautela de no convertir aquellas disputas en una guerra abierta. Necesitaba tiempo y, casualmente, la distraían en el preciso momento en que las trece colonias declaraban su independencia.

España puso con ésta acción estratégica a Gran Bretaña en una posición defensiva por primera vez en muchos años. Aunque en las Antillas nadie tendría conocimiento del éxito de la enérgica maniobra de España en el sur del continente hasta la segunda mitad de 1778, todos estaban al tanto de la acción.

 

 

 

who-designed-american-13-stars-flag-pic3

Imagen, sobre éstas líneas, de la histórica insignia de Estados Unidos de América ( EUA ), conocida también como la bandera de las 13 colonias ex-británicas.

 

 

 

 

– España participante de las insurrecciones de los rebeldes antes de La Declaración de Indenpendencia –

 

La actitud de España y de Francia era la de meras observadoras, si bien antes la mayoría de las iniciativas de los colonos no encontraban nada que objetar desde un punto de vista ideológico o político.

Como hay y hemos dicho, España no se hacía ilusiones respecto a lo que estaba ocurriendo en las colonias inglesas. Cuando los rebeldes declararon la independencia, ya se habían producido combates en Lexington, Concord, Boston y Charleston. En realidad, la lucha por la independencia comenzó antes de la Declaración de Independencia y de que España tuviera noticia del conflicto. Pero España no sólo se mantuvo al corriente del conflicto, sino que, además, contribuyó con presteza a la causa y optó por ayudar a los insurgentes antes de conocer la declaración de independencia. A diferencia de cualquier otro país europeo, España combatió contra súbditos británicos y contra un país aliado de Inglaterra en las expediciones que realizó a Suramérica y Portugal en los años 1776 y 1777. Sin que mediara tratado ni declaración de guerra, España participó en la contienda desde fases muy tempranas y siempre al lado de las colonias. Finalmente, Francia acabaría por reconocer a las nuevas colonias, y España, por declarar la guerra a Inglaterra.

 

En una nota que envió a su sobrino, Benjamin Franklin manifestó hasta qué punto comprendía la posición de España frenta a los jóvenes ( recién nacidos ) Estados Unidos :

 

<< Si España se mostrase desafecta a nuestra causa por temor al peligro en que puedan encontrarse sus dominios sudamericanos, ¿ no se podría convencer a Francia, a petición nuestra y con todas las garantías, de que no los perturbase a fin de asegurar a la corona española que esos dominios no corren ningún riesgo ? >>

Los colonos eran conscientes de lo que la colaboración de Francia y España podía representar para el éxito de su guerra revolucionaria, pero no se hacían ilusiones. El Congreso tendría que considerar los objetivos de las dos potencias europeas. De ambas, en efecto, porque Francia no se expondría sin el respaldo de España.

 

 

-El sevillano Francisco Saavedra de Sangronis clave para la victoria de Yorktown-

 

El ejército conjunto franco-norteamericano marchó, pues, hacia el sur. Saavedra de Sangronis y su colega francés Grasse navegaron cada uno de ellos en una dirección distinta, con tareas diferentes, pero con el mismo objetivo, hacer caer en una trampa y derrotar al ejército británico en Yorktwon. Después de diez días en el mar, Saavedra de Sangronis llegó a La Habana el 15 de julio de 1781. Allí se enteró de que José de Gálvez había ordenado que se pagasen un 1.000.000 de pesos a los franceses ( una suma elevadísima, un peso de la época equivalía a unos 30 ó 40 dólares aprox. ). Desafortunadamente, los barcos enviados a Veracruz para recoger el dinero, una buena parte del cual provenía de las minas de plata de Zacatecas y Chihuahua, no habían vuelto. Saavedra de Sangronis no podía esperar,

 

<< porque sin dinero el conde de Grasse no podía hacer nada y el retraso [.. ] pondría en peligro a su flota >>.

 

Así relató lo que ocurrió a continuación.
¨ En este tipo de crisis el intendente recurría a los habitantes. Manifestó la urgencia en la que se veía inmerso, y en poco menos de seis horas recaudaron los quinientos mil pesos, los empaquetaron y los embarcaron en la fragata, que zarpó sin haberse detenido allí más de un día ¨.
Saavedra Sangronis añadió que los oficiales franceses se habían quedado

 

¡ asombrados !,

 

y algo avergonzados por la generosidad de los habitantes de La Habana para << servir a su rey >>.

 

Entretanto, Saavedra de Sangronis recibió la noticia de que la flota de Grasse navegaba hacia el norte sin incidentes. Teniendo en cuenta la historia reciente de ese tipo de operaciones en la zona, no pudo evitar hacer el siguiente comentario :

 

 

¨ La verdad es que, gracias a la suerte, esta temporada la flota ha salido bien del viejo canal, pero uno conoce las excesivas dificultades con que se encontró el conde de Grasse cuando decidió llevar a cabo esa peligrosa travesía con veintiocho navíos de línea ¨ .
Cinco días después, llegó a La Habana otro barco francés para recoger el millon de pesos original que había llegado de México. Gálvez, Saavedra de Sangronis y otros oficiales españoles decidieron no discutir sobre el dinero que ya había sido transferido y << entregar el millón completo, olvidando la parte enviada a la bahía de Chesapeake, como un nuevo servicio de España para ayudar en nuestra causa común >>.

El 3 de septiembre de 1781 llegaron a La Habana noticias de Miralles, que estaba en Filadelfia, diciendo que Grasse había conseguido llegar a la bahía de Chesapeake el 26 de agosto, y que había transferido los cinco mil soldados franceses además de organizar el bloqueo. Las fuerzas de Whashington y de Rochambeau se aproximaban después de un largo viaje. Cornwallis debió imaginar que tendría que rendirse.

De modo que La Batalla de Yorktown fue en parte una estrategia española diseñada por Saavedra de Sangronis, aprobada por Bernardo de Gálvez y, en último extremo, por el rey de España, dentro de los parámetros generales establecidos antes de que España entrara en guerra. Además, la batalla la financió España con una línea de crédito que se extendió desde México a Cuba.

El propio Grasse escribió más tarde que la victoria en Yorktwon del 19 de octubre de 1781 había tenido lugar gracias al dinero suministrado por La Habana. Ese dinero, escribió, puede ser considerado como

 

<< los dólares que han cimentado >> el edificio sobre el que se ha erigido la independencia de Norteamérica.

 

 

 

Pero la guerra no terminó en Yorktown, y España aún tenía que entrar en guerra oficialmente.

 

La figura de Sangronis quedó empañada, en épocas posteriores, al recibir informaciones tergiversadas por las ideas independentistas de Simón Bolívar, el que llegó a ser ministro de Hacienda en España, y héroe en el Ejército Continental lo fue también contra La Masonería ( Napoleón ) en la resistencia española, debe de destacar como un baluarte primordial para los valores cristianos y la independencia de Estados Unidos de América. Sin España, como diría Benjamín Franklin, no hubiera podido ser posible.

 

 

 

 

 

 

Bibliografía

Chávez, E. Thomas : ESPAÑA Y LA INDEPENDENCIA DE ESTADOS UNIDOS, Nuevo México, – 2006.

Original word : Spain and the Independence of The United States. An intrinsic Gift, – 2002, New Mexico, – USA.

 

Especial dedicatoria del autor de la obra de investigación

Dedicado a la memoria de mi hija Capitán Christel Angélica Chávez , USAF ( 1974-2002 ), y a su tío abuelo ; Fray Angélico Chávez ( 1910-1996 ), sacerdote, poeta, historiador y artista que, junto a sus cinco hermanos y hermana, prestó servicios en las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos de América para ayudar a preservar las libertades e independencia que España contribuyó a conseguir.

 

Memorandum

La contribución de España al nacimiento de Estados Unidos es un aspecto poco conocido y poco entendido. La guerra que dio lugar a la independencia de EUA no se desarrolló exclusivamente en las trece colonias. A pesar del efecto negativo que el ejemplo norteamericano podía ejercer sobre las posesiones españolas en América, las jóvenes colonias británicas recibieron una importante ayuda de España a través de provisiones, dinero e incluso apoyo directo en la guerra, pues en todo el imperio español se reclutaron soldados que lucharon por la independencia de las colonias[…].

 

 

 

 

 

 

cross_of_burgundy__

Imagen, sobre éstas líneas, de la insignia del Imperio Español. Bandera perteneciente también y, auxiliar al Ejército Continental ( Continental Army ) al entrar España como aliado de EUA y Francia en La Guerra de Independencia de los Estados Unidos de América. En el año, se detectó que, 2014 aún no se había ubicado en famosos portales como Wikipedia.org a España como Ejército Continental ( Continental Army ) en dicho evento histórico, exponiéndose la información de cara al público de millones de visitantes como sólo a dicho Ejército continental integrado por los antiguos colonos británicos y a Francia exclusivamente. La nación de España no aparecía ubicada en esos portales interactivos de información aportada por expertos en Historia.

Anuncios

Autor: patriotasoccidentales

Investigador casual, aficionado a la Historia y al estudio de la Seguridad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s