-No verás más las películas de Hollywood- ( Los crímenes de los ¨ Buenos ¨ )


 

 

 

se_parece_a_mi_cuando_chico_2

Imagen, sobrerrepresentada, de un joven bien educado que quiere intentar enviar un mensaje sano para curar algunas patologías fomentadas por La Famosa Propaganda ( La Masonería ).

 

 

Eisenhower’s Rhine-Meadows Death Camps – Documentary
https://youtu.be/hbp61fOVFaE

 

 

No verás más Hollywood, y añadiríamos…: dejarás de ser de izquierdas y de derechas, te convertirás en un patriota occidental, sería el mejor título para éste artículo de información sobre la Historia. Posiblemente, también, sea aquello de ¨ has descubierto que te gobierna La Mentira ¨.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Vídeos e imágenes de unos compatriota occidentales ( o simpatizantes de ellos ) bien educados e informados ( no intoxicados por La Famosa Propaganda ; de guerra ) exponiendo al enemigo de Occidente, y, que, al ser derrotado Hitler por La Famosa Propaganda de ahí muchos males que el mundo entero sufre, o quizás ; mejor decir la destrucción de Occidente ( según algunos autores de investigación ). Perfiles de reverendos, taxistas, etc..que descubren la verdad científica.

 

 

c015hyewqaa5oxz

 

 

 

 

Palabras del Rabino Br. Isaac Wise en “The Israelite of America”, 8 Marzo de 1866 :

 

“ La Masonería es una institución judía cuya historia, grados, cargos, códigos y descripciones son judíos de principio a fin ”.

 

 

 

hitler-escaped

Arriba, inmediatamente, Adolf Hitler, el demócrata que fue vencido por La Famosa Propaganda anti-occidental ( La Masonería ), para luego perdurar, en la conciencia de las personas de bien, su espíritu, eternamente.

el_general_patton_

Imagen, inmediatamente arriba, del General norteamericano Patton, durante la S.G.M., militar que dejaría de seguir las indicaciones políticas y anti-occidentales contra los alemanes vencidos, intentaría denunciarlo públicamente, y expresó su rechazo a La Masonería.

Patton

PATTON Y MORGAN.

( Patton : el general norteamericano honesto y, verdadero patriota occidental )

LOS CRÍMENES DE LOS “BUENOS”

Los abusos cometidos por las fuerzas de ocupación en Alemania llegaron a extremos tan
bestiales que varios personajes aliados se opusieron – o trataron de oponerse – a ellos. Ya hemos hablado de la expoliación de Alemania; de los tribunales de desnazificación; de los destrozos deliberados; de la esclavización de los hombres y la deshonra de las mujeres; de las deportaciones masivas de poblaciones en condiciones infrahumanas… Pero hubo más.

Hubo mil y una ofensas deliberadas, inscritas en el infame Plan Morgenthau. A los soldados Aliados se les prohibía CONFRATERNIZAR con la población civil. Estaba prohibido a los soldados americanos casarse con alemanas, pero no tener ayuntamiento carnal con ellas. Esto equivalía a reducir a las alemanas al “status” de prostitutas. Esta prohibición pronto caería en deshuso, por su absoluta impracticabilidad, pero el hecho es que oficialmente subsistió. Como subsistieron  mil vejaciones más. Lindbergh refiere como los soldados americanos quemaban las sobras de sus alimentos para impedir que pudieran aprovecharlas famélicos civiles alemanes que merodeaban cerca de los cubos de basura del Ejercito.

También dice: “En nuestro país, la prensa publica artículos sobre el modo cómo
“liberamos” a los pueblos oprimidos. Aquí, nuestro soldados utilizan la palabra “liberar” para describir el modo de obtener botín. Todo lo que se coge en una casa alemana; todo lo que se le quita a un alemán es “liberado”, según el lenguaje de nuestros soldados. Las cámaras fotográficas “Leica” son liberadas; los alimentos, las obras de arte, las ropas, son “liberadas”. Un  soldado que viola a una alemana, la está “liberando”.

 

 

“Hay niños alemanes, que nos miran mientras comemos… nuestros malditos reglamentos nos impiden darles de comer. Me acuerdo del soldado Barnes, que ha sido arrestado por haberte dado una tableta de chocolate a una niña  harapienta. Es difícil mirarles a la cara a estos niños. Me siento avergonzado. Avergonzado de mí, de mi pueblo, mientras como y miro a esos niños. ¿Como podemos llegar a ser tan inhumanos? “

 

 

 

esto lo dice el Coronel Lindbergh, héroe nacional de los Estados Unidos, que llegó a ser propuesto Candidato a la Presidencia de su país, que luchó en la guerra con la aviación de su patria; que no era un nazi. Esto pudieron verlo muchos norteamericanos e ingleses decentes. El General Patton, tal vez el más popular de los generales americanos, se opuso inmediatamente a la aplicación total o parcial, del Plan Morgenthau en su sector de ocupación. Pronto topó con otro general, de mayor rango que el:

 

 

 

El General Eisenhower

Son bien conocidas las discusiones violentísimas que opusieron a los dos hombres sobre el modo cómo tratar a la población civil alemana. Patton fue SENTENCIADO A MUERTE tras las bambalinas del escenario. Un día, el coche de Patton fue arrollado por un camión militar en lo que a muchos pareció un rarísimo accidente. El General fue trasladado a una ambulancia, y de allí a un hospital, donde se le apreciaron lesiones importantes, aunque no graves. Pero unos días después fallecía de un ataque al corazón. La muerte de Patton, en todo caso, fue oportunísima.
El General había anunciado que pensaba trasladarse a los Estado Unidos, donde iba a denunciar públicamente lo que estaba sucediendo en Alemania. Pero no tuvo tiempo. Había tenido altercados con demasiada gente importante. El General Eisenhower debió tomar personalmente el teléfono y ordenarle que se detuviera antes de llegar a Berlín. En Yalta los nuevos “amos del mundo” habían acordado que serían los soviético los primeros en entrar en la capital alemana. Patton quiso evitar la vandálica entrada del Ejercito Rojo en la capital del Reich y se enemistó con Eisenhower. Un mes antes pudo haber entrado en Praga, pero también se lo impidió Eisenhower, dejándole clavado en el terreno con una orden. Las dificultades de Patton con los PODERES FÁCTICOS tras la ocupación de
Alemania fueron tan grandes que Eisenhower lo destituyó como Jefe del III Ejército y le encomendó el mando de una unidad secundaria.
Patton se sabía en peligro de muerte y así lo había comunicado a sus familiares y allegados. Se le temía por su prestigio – era el General americano de más renombre, pues Eisenhower no era más que un militar político – y sus palabras podían alertar a la opinión pública americana sobre lo que realmente estaba sucediendo en Alemania. Así se preparó su accidente, que no era, ni mucho menos, el primero. El día 21 de Abril de 1945, su avión con el que se trasladaba al Cuartel General del III Ejercito en Fedfield (Inglaterra) fue atacado por lo que se supuso ser un caza alemán, pero luego resultó ser un “Spitfire” pilotado por un inexperto piloto polaco. El avión de Patton quedo acribillado, pero pudo aterrizar milagrosamente.
El 3 de Mayo, unos días antes del final de la guerra, el “jeep” del General fue embestido por una carreta de bueyes, resultando Patton con heridas leves. El 13 de Octubre de 1945 fue cuando se produjo la colisión con el camión. Cuando Patton parecía reponerse del incidente se le produjo el “ataque al corazón”. El caso es que desde el 13 de
Octubre sólo los médicos vieron a Patton, negándosele la posibilidad de recibir visitas. Hasta hace bien poco sólo se suponía que Patton había sido asesinado. Hoy día se sabe. Y se sabe por una razón muy sencilla. Porque un agente de la conocida O.S.S. (Office of Strategical Services) o espionaje militar americano, un tal Douglas Bazata, un judío de origen libanés, lo manifestó ante 450 invitado; de alto rango, ex-miembros de la O.S.S, en el Hotel Hilton de Washington, el 25 de Septiembre de 1979. Bazata dijo textualmente:

 

 

“Por diversos motivos políticos, muchos altísimos personajes odiaban a Patton. Yo sé
quien le mató. Pero soy yo el que cobró por hacerlo. Diez mil dólares. El propio General William Donovan, director del O.S.S. me encomendó esa misión. Yo preparé el accidente. Como no murió en el acto se le incomunicó en el hospital donde se le mató con una inyección“.

La trágica suerte de Patton convenció a otros colegas o compatriotas honrados suyos de la
inutilidad de enfrentarse a los PODERES FÁCTICOS. Y si aún quedaban dudas sobre quién
mandaba realmente en Alemania el “caso Morgan” acabo de disiparlas.
El General Frederick Morgan era el encargado de la sección de abastecimientos de la Zona
de Ocupación Inglesa en Alemania. Pronto tuvo dificultades con la U.N.R.R.A., un organismo de las Naciones Unidas cuya misión consistía en distribuir en Europa, entre la población civil, los víveres y medicamentos que la generosidad de los pueblos de los países aliados, y concretamente  de los Estados Unidos, mandaba a Europa. Morgan manifestó en privado y en público que los funcionarios de la U.N.R.R.A. eran, en su inmensa mayoría, unos contrabandistas, que vendían en el mercado negro los donativos que recibían para ser gratuitamente distribuidos. Sobre los abusos de gran parte del personal de la U.N.R.R.A. se han escrito abundantes volúmenes. La honrada actitud de Morgan le ganó la inmediata enemistad de Morgenthau, quien le amenazó, por teléfono, con una destitución inmediata. Lógicamente, Morgan respondió que el era inglés y que un político norteamericano carecía de jurisdicción sobre él. Eso creía Morgan. El General Norteamericano Lucius D. Clay, Jefe de la Zona de Ocupación Norteamericana, comunicó personalmente a Morgan su cese, tras reprocharle haber proferido observaciones antisemitas. Morgan respondió que no admitía injerencias de oficiales extranjeros, aunque fueran generales, en el Ejército Británico. Pero unas horas después se presentó el General Harold Isaac, del Cuerpo de Intendencia del Ejército Británico, con la orden de relevo. Y los caballeros de la U.N.R.R.A. pudieron continuar su trabajo, sin necesidad de oír desagradables observaciones antisemitas de un general inglés que era lo bastante ingenuo para creer que en el Ejército Británico sólo mandaban los ingleses. Desde luego, parece improbable que su sucesor, el “gentleman” Isaac, hiciera tal tipo de observaciones.

 

 

La horrenda masacre de los prisioneros croatas y alemanes en Bleiburg es corrientemente
conocida como “La Tragedia de Bleiburg “. Los cadáveres de esos 370.000 soldados entregados a Tito por los angloamericanos han sido en contrados en las fosas colectivas siguientes:
En Maribor (Marienbad), unos 40.000 cadáveres; en Kcevje, aproximadamente 30.000 cadáveres; en Bleiburg unos 40.000 cadáveres en condiciones de mutilación atroces; en Kranj, 2.500 cadáveres; en Saint-Vid (Teskocelo) 25.000 cadáveres; en Potudik, 2.000 cadáveres; en Huda Luknja, unos 16.000 cadáveres; en Bezigrad, 2.000 cadáveres, en Hrastkik, 7.000 cadáveres; en Lasko, 3.000 cadáveres; en Reichelburg, 1.000 cadáveres; en Kostenjevica, 7.000 cadáveres; en Crna, 3.000 cadáveres; en Kamnik, 1.000 cadáveres;en Zagreb, once enormes fosas conteniendo unos 80.000 cadáveres; en Cracano, 2.000 cadáveres; en Sosice, 3.000 cadáveres; en Vrgin Most, 7.000 cadáveres, en Dubocac, unos 2.000 cadáveres; en PatravskiKlostar, 2.000 cadáveres; en Virovitica, 2.000 cadáveres; en Butmir-Kasindon, 2.000 cadáveres; en Kravarski, 5.000 cadáveres; en Bjelovar, 8.000 cadáveres; en Nasice, 4.000  cadáveres; en Backi Jara, 5.000 cadáveres; en Vrach, 2.500 cadáveres.

 

Henos aquí ante un super-Katyn que, por su crueldad y su aterradora extensión es
absolutamente único. Esas fosas colectivas se extienden sin interrupción desde la frontera
austro-yugoeslava hasta la frontera yugoeslavo-rumana. Es de notar que el Gobierno yugoeslavo nunca ha negado la veracidad de los hechos. Cuando el titulado “Comité de Investigaciones sobre la Tragedia de Bleiburg “, presidido por los profesores universitarios norteamericanos John Prcela y Joseph Hesimovic, denunció el caso de Bleiburg a las Naciones Unidas, el  delegado yugoeslavo respondió cínicamente que a los muertos había que enterrarlos, y que por eso se encontraban tantas fosas con cadáveres en territorio yugoeslavo.
Sólo nos resta añadir, antes de cerrar la exposición de los crímenes de los buenos en
Yugoeslavia, que los principales acusados por el Comité de Investigaciones sobre la Tragedia de Bleiburg fueron Koca Popovic y Dusan Kvedr, aparte, naturalmente, el Mariscal Tito. Pues bien :

 

Popovic fue Ministro de Asuntos Exteriores de Yugoeslavia y Kvedr embajador de Yugoeslavia en Bonn. No cabe duda: cuando mandan los buenos el Crimen paga buenos dividendos. Un ejemplo más: el “general ” partisano Holjevac, especialista en el exterminio de soldados y civiles italianos en la zona de Trieste, fue nombrado Alcalde de Zagreb.

 

 

La región del Bánato se extiende a lo largo de los Alpes de Transilvania, el Danubio y los
ríos Tisza y Mures. En los tiempos de dominio turco, el Bánato, de ser una región fértil y
próspera había pasado a convertirse en lugar desolado, por tal motivo hubo que recurrir a
colonos alemanes que contribuyeron a su recuperación. Al final de la I Guerra Mundial, el
Bánato, pese a constituir una unidad geográfica y económica, fue repartido entre Yugoeslavia,  Hungría y Rumania.
No queremos extendernos más relatando actos de vesánica crueldad, aunque hay
documentación sobre miles de casos, más vomitivos los unos que los otros. Mencionaremos únicamente que la ” moda ” en el Bánato húngaro consistía en atar a los campesinos alemanes, extendidos sobre mesas, de pies y manos, y abrirles en canal con cuchillos, dejándoles desangrarse tal y como se hace con los cerdos en Francia y España. En Cernje, en el Bánato húngaro, todos los alemanes de la ciudad -unos 5.000- fueron, para empezar, apaleados.

 

 

No se libraron ni los ancianos ni los niños. Luego, gitanos armados iban de casa en casa y
hacían saber a las mujeres alemanas que aún no habían sido ejecutadas a palizas, que las iban a violar, y luego a decapitar. La violación y la muerte de las alemanas de Crnje empezaron el 24 de Octubre de 1944. Muchas escaparon a esa suerte, suicidándose. Familias enteras se daban voluntariamente la muerte. El sacristán Johann Joldscheck fue muerto por desangramiento, de la manera ya descrita; antes se le hizo contemplar la violación de su mujer y sus dos hijas por  varios gitanos y la decapitación de su hijo.

 

 

No sigamos: toda la población alemana del Bánato, unas 200.000 personas, desapareció sin dejar rastro, pues tras las primeras orgías de  asesinatos y torturas, los supervivientes fueron enviados hacia el Este, probablemente a Rusia, a pié.
En Polonia, la minoría alemana huyó, en su mayor parte, antes de la llegada del Ejército
Rojo. Se calcula que sólo unos treinta y cinco mil civiles alemanes permanecieron en sus hogares en Polonia. Prácticamente todos fueron internados en el campo de concentración de Lamsdorf, donde el tratamiento que recibieron fue similar al descrito cuando nos ocupamos de los campos de concentración checos y yugoeslavos. Una particularidad de los polacos -o, en todo caso, de la chusma desmandada- consistía en el ensañamiento con mujeres y niños. Según el Doctor Esser, superviviente que logró evadirse a Alemania Occidental, seiscientos de los ochocientos niños que había en Lamsdorf murieron de inanición y malos tratos, aunque la mayoría de niños fueron llevados en camiones hacia el Este y nunca volvió a saberse de ellos. A los sacerdotes les estaba prohibido ejercer su ministerio. El cura católico de Lamsdorf rehusó en varios ocasiones la Extremaunción a detenidos moribundos, tal era el odio “racista” de ese hombre,  sistemáticamente atizado por la propaganda oficial.
No hay cifras oficiales sobre las bajas sufridas por la población civil alemana residente en
Polonia. Se sabe que unos 350 o 400 lograron evadirse a Occidente. La suerte de los demás se ignora oficialmente, aunque una comisión de juristas franceses independientes llegó a la conclusión de que debieron ser probablemente ejecutados o dejados morir de inanición, a menos de ser entregados a los rusos que hacían trabajar a sus cautivos hasta que perecían por extenuación física.

 

En todas partes, y en diversos grados, los Ausslandsdeutsche fueron maltratados. Hubo
países, como Bolivia, que decretaron la expropiación de los bienes inmuebles pertenecientes a alemanes, e incluso a ciudadanos bolivianos de origen alemán. Hubo otros, como la neutral Suiza, que entregó a los Aliados occidentales a ciudadanos propios, pero de ideas nacionalsocialistas y, con mayor “razón” a ciudadanos alemanes que residían en la Confederación Helvética, cuando se los reclamaban ingleses, franceses o americanos. Hubo de todo. Y, por haber, hasta hubo un ensordecedor silencio de los pastores espirituales de la Cristiandad. Algunos hablaron. Muy pocos. Los más, temerosos, callaron, mientras el gallo.
De entre los países del Este, el que más sufrió en la depuración fue Hungría. El Sur del
país fue ocupado, en un principio, por las bandas armadas de Tito. 30.000 campesinos
húngaros y 20.000 alemanes murieron en las “purgas” de las primeras semanas. Esos
desgraciados, tras ser apaleados, fueron internados en improvisados campos de concentración que carecían de las más elementales facilidades sanitarias. Se les mezcló en las comidas -según  el escritor húngaro Marschalsko- vidrio en polvo.

 

 

 

Muchos de ellos perecieron en horrible agonía. Los supervivientes fueron enviados, andando, hacia el Este, y nunca mas volvió a saberse nada de ellos. En el resto del país, ocupado directamente por las tropas soviéticas, otras 230.000 personas, civiles pertenecientes a la élite intelectual de Hungría, fueron igualmente mandados a la URSS, juntamente con 600.000 soldados, prisioneros de guerra. De esas 830.000 personas, sólo volvieron a Hungría, al cabo de unos años, 400.000, casi todas con la
salud arruinada para siempre. Según los cálculos más modestos, en las celdas de la calle
Andrassy, n. 60, donde los comunistas instalaron su cheka principal, no menos de 50.000
personas fueron torturadas hasta morir, entre 1945 y 1948. Un millón de mujeres
húngaras fueron violadas en las primeras semanas de liberación. Todos los miembros del
gobierno húngaro, con Szallasy, el Primer Ministro, a la cabeza, fueron ahorcados, incluido el  Ministro del Interior, Bardossy, que evitó que muchos judíos húngaros fueran deportados a Alemania.

 

 

 

 

-LAS PARADOJAS INGLESAS-

 

Los ingleses son gentes simpáticas, dadas al humor, y que destacan en el cultivo de la
paradoja. Pero los gobiernos de Churchill y Attlee debían superar, sin proponérselo, a
Chesterton y a Bernard Shaw, cuando pusieron en marcha sus medidas depuradoras.
Muchos ignoran aún que una parte del territorio metropolitano británico fue ocupado por
los alemanes: las Islas Anglo-Normandas de Jersey, Guernessey, Aurigny, Herm y Serq fueron ocupadas por los alemanes sin encontrar resistencia. El Gobierno Británico hizo saber a sus súbditos de aquellas islas que no podía asegurar su defensa y que encargaba a los magistrados del archipiélago aseguraran el orden hasta que la situación volviera a la normalidad. Se concluyeron unos acuerdos entre las autoridades ocupantes y las de las Islas anglo-normandas.

 

 

El magistrado de la Isla de Jersey, al hacer notar; que la Gran Bretaña se hallaba en guerra logró evitar que fuesen aplicadas en su isla las disposiciones alemanas para los territorios franceses.
En cambio, el magistrado de Guernessey, no dudó en pedir incluso a los alemanes que
participaran con él en la administración de la isla. En Jersey y en Aurigny los alemanes
instalaron un campo de concentración para prisioneros que habían intentado evadirse. Había unos mil rusos, que fueron utilizados en la construcción de fortificaciones. Las autoridades inglesas de la isla estaban encargadas, precisamente, de la administración que, según Paul Sérant, era muy rígida.
El archipiélago fue liberado sin lucha. Hitler, sorprendentemente, había decidido
mantener en él nada menos que a 35.000 hombres, que no fueron, nunca, atacados, rindiéndose cuando Alemania capituló oficialmente. ¿ Qué hicieron las autoridades inglesas al recobrar el control de las islas ? En vez de crear un tribunal especial para perseguir a los “colaboracionistas”, el gobierno británico hizo establecer una lista de los insulares que merecieran ser condecorados o ennoblecidos.

 

 

Inglaterra pretendía luchar por la Libertad. Este slogan se ha repetido ad nauseam. Y
entre las libertades concretas que abarca la Libertad abstracta, figura, en lugar primordial, la “libertad de expresión”. ¿No es así? Pues bien, la campeona autopatentada de la Libertad, Inglaterra, siempre tan admirada por los papanatas continentales que se figuran ser demócratas, impuso, por Decreto-Ley, no votado por el Parlamento, es más, ignorado en un principio por el Parlamento, la llamada “Regulación 18-b”. Por esa “regulación” podían ser detenidos por las autoridades civiles o militares inglesas, un número indeterminado de personas que, a juicio de tales autoridades, tuvieran simpatías por Alemania, por el Nazismo, el Fascismo, o simplemente, se opusieran a la entrada de Inglaterra en la guerra o a la continuación de la misma. Se observará el carácter inmaterial, subjetivo, de la “regulación” en cuestión.
No se puede discutir que la sacrosanta libertad debe ser recortada en tiempo de guerra.
Pero hay una diferencia, que aparece, precisamente, y con notoria evidencia, en la Historia de Inglaterra. En las anteriores guerras, cuando él control de Inglaterra lo ejercían los propios  ingleses, muchas personalidades que no estaban de acuerdo con la causa de su país, por considerarla injusta o contraria a los verdaderos intereses del mismo, pudieron decirlo francamente, y en público, a condición, claro es, de que no interfirieran en el normal desarrollo de la guerra. Citaremos, entre muchos otros, los siguientes ejemplos:
William Pitt, tres veces Primer Ministro, que escribió y habló contra la causa inglesa en la
Guerra de la Independencia Americana.
Charles James Fox, quien hizo lo mismo durante las guerras napoleónicas.
John Bright, Ministro de Relaciones Exteriores, como Fox, que adoptó la misma actitud
durante la guerra de Crimea.
Lloyd George, dos veces Primer Ministro, que dijo en el Parlamento que la Guerra de
Inglaterra contra los Boers era “estúpida y criminal” y que sólo se hacia “por el oro y los
diamantes”.
Ramsay MacDonaId, líder del Partido Laborista, ministro y futuro Premier, quien se
opuso a la I Guerra Mundial una vez había estallado, preconizando repetidas veces una paz
honorable con Alemania.
Herbert Morrisson, el conocidísimo laborista contemporáneo, que hizo lo mismo que
MacDonaId y aún más, pues invitó a los soldados británicos a tirar las armas y confraternizar con los alemanes.
Ninguno de estos hombres fue molestado, lo cual no dejaba de ser lógico, en un país que se
presenta como abanderado de la libertad de expresión.
Pero, durante la II Guerra Mundial, hombres que no llegaron a pedir nunca a los soldados
ingleses que se convirtieran en desertores, sino que se limitaron a proclamar que la guerra era contraria a los intereses de Inglaterra, y que el Judaísmo había forzado a Inglaterra a declararla -algo que los hechos posteriores y el testimonio del propio Chamberlain, respectivamente, probarían incuestionablemente- fueron encarcelados durante tres, cuatro y hasta cinco años, en condiciones infames, incomunicados de sus familiares, y pisoteando las leyes británicas, como el “Habeas Corpus”, que obliga a las autoridades a presentar a todo acusado ante el Juez, en un plazo de 48 horas, bajo una acusación fundada en hechos -no en “simpatías” o intenciones subjetivas – o soltarlo.

 

 

Casi 600 personalidades inglesas fueron detenidas, y 11 de ellas murieron en las ergástulas de Albión. Había héroes de la Guerra de 1914-18, como el Almirante Sir Barry Domvile, miembros del Parlamento, como el diputado conservador Capitán Archibald Maule
Ramsay, políticos como Arnold Leese y el líder fascista inglés Sir Oswald Mosley, miembro del Parlamento, a quien se acusó, zafiamente, de antisemitismo. ( Esto era ridículo: Mosley estaba casado con una señora cuyo nombre era Rebeca Levy, lo que hace ociosos todos los
comentarios ). Las autoridades inglesas, que se mofaron de sus propias leyes, del “Bill of Rights”,  del “Habeas Corpus”, que obligaban a las detenidas, incluyendo a la esposa de Mosley, a convivir con ladronas y prostitutas, llevaron su cinismo y su desprecio por la ley hasta el extremo de arrestar, durante 5 años, a Tyler Kent, funcionado de la Embajada de los Estados Unidos, del  que se sospechaba, con razón, que era más proamericano que projudío. Arnold Leese, que fue pensionista roñoso de las cárceles democráticas inglesas, las describe como “la GPU judeo- democra- tica de Inglaterra”.
Estas personas fueron liberadas al terminar la guerra. Ni una sola fue acusada de nada.
Simplemente fueron puestas en la calle, famélicas y enfermas.
Los ataúdes de los 11 muertos en prisión fueron entregados a las familias, prohibiéndoseles los funerales públicos.

En 1943, los familiares de algunos detenidos llevaron el asunto hasta la Cámara de los
Lores, que nombró de su seno un Comité de Apelación, for- mado por cuatro hombres, de los que tres eran Judíos, o tenían conexiones familiares con judíos.

El Comité de Apelación rechazó la demanda de aplicación del “Habeas Corpus”.  Theodor Haller Cooper, Waffen SS y reclutador de la “Legión Saint George”, de voluntarios británicos contra el Bolchevismo, fue condenado a muerte pero se le conmutó por la pena de prisión perpetua. Otros 48 ingleses que habían lachado contra los Soviets, fueron condenados a diversas penas de prisión.

Otras penas fueron pronunciadas contra ciudadanos británicos, pero nos ocuparemos de
ellas al estudiar la llamada depuración intelectual.

 

 

 

 

 

-RESUMEN NUMÉRICO DE LOS CRÍMENES DE LOS BUENOS-

 

Creemos útil, en el corto epígrafe que va a seguir, hacer un resumen, puramente numérico,
de los crímenes de los Buenos. Como podrá observar el lector amigo, tomamos como definitivas las cifras más bajas reconocidas por los propios victimarios, en el caso de las democracias occidentales, o antinazis, cuando se trata de las democracias orientales, llamadas populares.

 

 

 

 

A) Muertes causadas por crímenes de guerra, en violación de las Convenciones de Ginebra
y La Haya, o a causa de la Depuración.

1.- Víctimas de los bombardeos terroristas sobre
Alemania y Austria ……………………………………………………….2.050.000

2.- Víctimas de los bombardeos terroristas sobre
el resto de Europa ocupada………………………………………………..28.000

3.- Víctimas de los bombardeos terroristas sobre
Italia………………………..……………………………………………..11.000

4.- Víctimas japonesas causadas por la atomización
de Hiroshima y Nagasaki……………………………………………………….125.000

5.- Víctimas Japonesas por los bombardeos terroristas
americanos…………………………………………………………………………..300.000

6.- Soldados alemanes incluyendo heridos y prisioneros víctimas de los partisanos:

a) En Francia………………………………………………………………………..6 000

b) En Italia……………………………………………………………………………6.500

c) En Yugoeslavia ……………………………………………………………….35.000

d) En el resto de Europa…………………………………………………………5.000

Vamos a estudiar, muy someramente, los rasgos principales de esa liberación al “estallar la paz”, el 8 de Mayo de 1945. Empezaremos por Francia, oficialmente uno de los “Cinco Grandes”, teóricamente vencedor en la guerra, cuyo territorio liberaron los ejércitos norteamericanos y los multinacionales y multicolores ejércitos británicos. A esa tarea ayudaron (?) las llamadas F.F.I. (Fuerzas Francesas del Interior), cuya contribución militar, según testimonio ya citado de Eisenhower, fue prácticamente nulo. Ahora bien, cuando se ilustraron los valientes maquis de las F.F.I. fue cuando el último soldado alemán hubo emprendido la retirada. Dejemos hablar a los propios franceses :

 

 

” Unas dos mil mujeres acusadas de colaboracionismo fueron paseadas desnudas por las
calles principales de París, el día de la Liberación. Algunas fueron violadas y todas apaleadas. Era corriente que les cortaran los pelos del pubis. Hubo verdaderas abominaciones “

No queremos extendernos más sobre las ignominias cometidas ni relatar sádicas escenas,
impropias de las bestias.

 

 

 

 

 

 

 

 

Video, sobre éstas líneas, de la filosofía samurai, gentes de honor, que otras culturas han malinterpretado con cosas negativas o perjudiciales. La Filosofía del Samurai se basa en el Bushido ( camino del guerrero ), que contrariamente a lo que se ha querido malinterpretar por gente desconocida o por mala traducción, interesada, el samurai busca siempre la armonia, la paz, y el respeto a todos, especialmente a los más débiles. Hoy la filosofía samurai y desde hace varias décadas penetró, de una manera particular, en algunas enseñanzas de las F. Y C. S. E. de élite, adaptadas a las leyes y normas de Occidente, de forma precisa a los valores que acuña. Ya antes los creadores de La Legión Española ( Ejército de Tierra de España, Cuerpo de élite del Ejército ) vieron en éstas enseñanzas los complementos a la cultura occidental en la vida castrense en España. Hoy la figura del samurai está casi marginada, olvidada, y algunas veces ha perdido la más pura esencia del caballero japonés, por diversos motivos o políticas que se introdujeron exportadas desde Occidente a través de La Masonería. Japón antes de entrar en guerra ( Segunda Guerra Mundial ) sufrió un bloqueo económico y financiero brutal, la gente en Japón malvivía y estaba hambrienta debido a esas políticas anti-democráticas disfrazadas de ética y moral internacional. Japón no tuvo más remedio que lanzarse como un ¨ kamikaze ¨ para reestablecer la seguridad de su pueblo japonés y dar de comer a sus gentes maltratadas. Hollywood crearía todo tipo de malaprensa y falsa imagen de éste pueblo noble y honorable, según parece. A pesar de ello, los japoneses como gente de honor y respeto -aspectos culturales de educación básica- no son gente rencorosa ; pero eso no quiere decir que haya que subestimarlos o despreciarlos : todo lo contrario, hay que admirarlos. La cultura japonesa recibe a veces muchos elogios de forma general también si merecerlos, hay investigadores donde ya en el s. XVI apuntaban la forma de ver a ingleses, portugueses, españoles, etc. y la forma de su dieta alimenticia. Pero esas curiosidades se pasan por alto debido a que son meras anécdotas y sus propias costumbres, no obstante otros pueblos en Europa, ya en 1492, decían a Cristóbal Colón eso de : ¨ Allí sólo hay monstruos marinos y finalmente un precipicio al infierno ¨ ( Audiencias del que llegaría a ser almirante de Castilla a algunas cortes de Europa y su expocisión de su teoría del Nuevo Mundo ). Por tanto, debemos de incluir al samurai como una figura a tener en cuenta para los valores del respeto y honor compatibles con Occidente, y así elevar la figura del caballero universal y su auxiliar dama.

 

 

 

 

 

 

Bibliografía

bochaca-joaquin-los-crimenes-de-los-buenos

Bochaca, J. : Los crímenes de los ¨ Buenos ¨, – 2004, Barcelona.

  • Otros enlaces de artículos libres de opinión relacionados con la temática :

https://cruzadaporeuropa.wordpress.com/2016/04/14/el-holocausto-una-industria-que-se-hunde/

Anuncios

Autor: patriotasoccidentales

Investigador casual, aficionado a la Historia y al estudio de la Seguridad.

1 comentario en “-No verás más las películas de Hollywood- ( Los crímenes de los ¨ Buenos ¨ )”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s