Auschwitz (actualmente Oswiecim)


 

 

 

 

ao3vxy

Fotografía, de un niño patriota occidental saludando a su Jefe democrático, Adolf Hitler.

Auschwitz (actualmente Oswiecim)

-LA RESISTENCIA POLACA Y EL GOBIERNO POLACO EN EL EXILIO-

 

Auschwitz (u Oswiecim, según la denominación polaca) había pertenecido a Polonia
hasta 1939. Tras la invasión alemana, Auschwitz y la Alta Silesia fueron anexionados al
Reich. No obstante, el gobierno polaco en el exilio (en adelante GPE) que se formó tras la
derrota no reconoció nunca las anexiones alemanas. Auschwitz, por tanto, seguía siendo
considerado por el GPE como propio. En consecuencia, la resistencia clandestina polaca,
que en su mayor parte seguía las instrucciones del gobierno en el exilio, también actuaba en Auschwitz y sus alrededores, donde existía además una cantidad considerable de población de origen polaco.

He partido por tanto de la hipótesis de que si en la segunda mitad de 1942 -periodo
durante el cual tuvo lugar la deportación de judíos de Francia y Bélgica- se hubiese
producido una masiva matanza de judíos en Auschwitz, la resistencia y el GPE habrían,
muy probablemente, sabido de ella y habrían reaccionado de algún modo.

Veamos en primer lugar qué posibilidades tenía la resistencia polaca de obtener
información de lo que ocurría en el campo.

Ya desde octubre de 1940 existía una organización de resistencia en el interior del
campo de concentración. Había sido fundada por un oficial polaco, Witold Pilecki, que fue
detenido y enviado a Auschwitz en septiembre de 1940. Por las mismas fechas se había
constituido también un grupo de resistencia del partido socialista polaco. Más tarde, en
1941, se formó además una organización derechista.

Las distintas organizaciones establecían contacto entre sí más o menos frecuentemente en función de sus afinidades nacionales o ideológicas. Entre los objetivos de la resistencia estaba la “reunión de pruebas relativas a los crímenes cometidos por los SS y su transmisión al exterior”.

Las organizaciones clandestinas crecían conforme se iban extendiendo las instalaciones del campo de concentración. En Birkenau, filial de Auschwitz, existía ya una organización secreta ( comunistas y/o partizanos ) desde finales de abril de 1942. El contacto entre la organización de Birkenau y la del campo central en Auschwitz se realizaba casi diariamente por medio de un enlace. Una de las tareas principales del grupo de Birkenau era la de obtener información.

 

Los efectivos de la resistencia crecían espectacularmente. Unicamente la organización
de W. Pilecki disponía ya en 1942 de alrededor de 1.000 miembros entre Auschwitz y
Birkenau. W. Pilecki afirma que solo en el mes de marzo de 1942 reclutó personalmente a
más de 100 personas. Aparte estaban las fuerzas clandestinas de nacionalistas y
socialistas.

 

Los grupos de resistencia eran ya tan fuertes en el año 1942 que habían conseguido introducir sus tentáculos en los centros neurálgicos de la vida del campo. Sus miembros controlaban el hospital, la oficina de asignación de trabajo, la oficina central, la cocina, la oficina de construcciones, los almacenes de alimentos y de ropa, muchos destacamentos de detenidos (Xommandos) e incluso el departamento político.

 

 

Por otro lado, los contactos entre el interior del campo y el exterior se veían facilitados por la propia situación de Auschwitz. Como ha reconocido el autor Walter Laqueur, Auschwitz no estaba en el desierto, sino en una zona densamente industrializada y muy poblada, cerca de ciudades importantes como Beuthen, Gleiwitz, Hindenburg (Zabrze) y Katowice. Auschwitz, además, era un verdadero “archipiélago”, con cerca de  40 subcampos que dependían administrativamente de él.
Además de la peculiar situación de Auschwitz, los contactos se veían facilitados por
el hecho de que muchos de los detenidos realizaban trabajos fuera del campo, junto a la
población civil, y porque numerosos trabajadores civiles trabajaban dentro del campo.
En concreto, por lo que respecta a los trabajadores civiles, baste decir que eran centenares y que había tanto alemanes como polacos. Estos trabajadores llegaban al campo por la mañana y se marchaban por la tarde al acabar su jornada laboral.
Su utilización se debía a la gran cantidad de trabajo que precisaba hacerse en el campo y al hecho de que entre los detenidos no había apenas trabajadores especialistas. Tanto civiles como detenidos trabajaban juntos.

 

 

A pesar de las medidas de vigilancia y control adoptadas (alambradas, torres de vigilancia, perros policía, patrullas, etc.) y a causa del creciente número de presos y al trabajo que se hacía fuera del campo, les era imposible a los alemanes prevenir el contacto de los detenidos con la población local, que era casi exclusivamente polaca.  Los contactos clandestinos entre el campo y el exterior adquirieron pronto carácter regular, sobre todo en lo relativo al intercambio de cartas y paquetes. Una de las organizaciones clandestinas del campo estableció pronto un enlace permanente que le permitía informar regularmente mediante cartas a un grupo de resistencia en Cracovia. En esta ciudad se han conservado 350 de estas, cartas, “fracción de un total mucho más importante”.
Además, se ha constatado la existencia en Auschwitz de una emisora de radio clandestina. Había sido instalada secretamente en el sótano del block 20 en la primavera de 1942. Por medio de contactos y correos la dirección del distrito de Silesia de la resistencia logró saber la longitud de onda en que emitía. La emisora estuvo funcionando durante siete meses, transmitiendo información sobre las condiciones de vida del campo, a pesar de lo cual los alemanes nunca lograron descubrirla. En el otoño de 1942 dejó de emitir.
A consecuencia de todo ello, ya en el primer año de vida del campo existía un permanente, aunque frágil, enlace entre éste y la sección de información del distrito de Cracovia de la resistencia polaca. Tan es así que a finales de 1941 fue creada en el cuartel general de la resistencia en Cracovia una célul2a especial para enlazar con el campo de Auschwitz.

 

Los contactos secretos Auschwitz-exterior eran frecuentes y estaban bien organizados desde 1942, de manera que W. Pilecki estaba en “constante relación” tanto con el cuartel general clandestino en Varsovia como con los comandantes de distrito de Cracovia y Silesia.

 

Las vías por las que se pasaba la información no eran siempre rigurosamente encubiertas. En numerosas ocasiones los mensajes salían de Auschwitz por un medio mucho más sencillo: llevados por los detenidos liberados por los alemanes. Las liberaciones de detenidos fueron particularmente numerosas durante 1942: hubo 952 liberaciones durante la primera mitad de ese año y 36 los seis meses siguientes.

 

De lo expuesto cabe extraer la conclusión de que a causa de su situación geográfica y
de sus propias características como campo de trabajo abierto a los trabajadores civiles,
Auschwitz no era de por sí el lugar más adecuado para guardar un secreto. Si a ello se añade la eficacia con la que trabajaban los grupos de resistencia, que incluso manejaban emisoras de radio, habría que concluir que para la resistencia polaca el campo de Auschwitz era prácticamente transparente.

En consecuencia, si en Auschwitz se hubiese producido un exterminio masivo de judíos, sin duda se habría conocido con detalle y en breve plazo en el cuartel general de la resistencia en Varsovia.

 

 

 

-NÚMERO DE JUDÍOS MUERTOS-

Por tratarse de un documento oficial, es interesante el informe de Richard Korherr, un estadístico alemán, perteneciente a las fuerzas de defensa SS, que da el número de judíos que murieron en todos los campos de concentración administrados por alemanes, durante todo el período de la segunda guerra mundial: ¡27.347!!!

 

 

 

Bibliografía

Aynat, E. : aynat-enrique-estudios-sobre-el-holocausto, – 1994, Valencia.

BILBAO, J. Mª. : delito-odio-4, en :

LA NEGACIÓN DEL HOLOCAUSTO EN LA JURISPRUDENCIA DEL TRIBUNAL EUROPEO DE DERECHOS HUMANOS: LA ENDEBLE JUSTIFICACIÓN DE TIPOS PENALES CONTRARIOS A LA LIBERTAD. Revista de Derecho Político N.os DE EXPRESIÓN 71-72, enero-agosto 2008, págs. 19-56. ( Catedrático habilitado de Derecho Constitucional ).

S. E. Castan : castan-siegfried-ellwanger-holocausto-judio-o-aleman, – 1988 -, Porto Alegre.

espanoles_en_la_sgm_3

Imagen, de un soldado de La División Azul ( voluntarios españoles ) en el Ejército Alemán, Segunda Guerra Mundial.

la-ignorancia

Enlace sobre el término Anti-semitismo.

auschwitz_-_la_gran_mentira

Anuncios

Autor: patriotasoccidentales

Investigador casual, aficionado a la Historia y al estudio de la Seguridad.

5 comentarios en “Auschwitz (actualmente Oswiecim)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s