-Hubo más europeos esclavizados por los musulmanes que esclavos negros enviados a América-


 

 

” ¿ Hay moros en la costa ? “,

decimos todavía hoy para significar la presencia de alguien no particularmente grato. ¿Saben por qué? Agárrense bien, lean este artículo y lo sabrán.

-Comentario e introducción para con la temática del artículo compartido-

Naturalmente, no estamos hablando de forma general de los primeros momentos cuando surge el Islam, allá en los primeros años del s. VII, donde la invasión -prohibida por el Islam, según al-Corán – de Hispanie las hordas de moros asesinaban a todo ser viviente que no siguiera las consignas del Libro invertido y amanerado ( es conocido así por su excesiva filigrana innecesaria, escrito de derecha a izquierda ) ancianos, jóvenes, niños y mujeres eran violados antes de ser asesinados, y luego los más jóvenes con sus madres capturados como esclavos sexuales. Según numerosos investigadores ya antes del s. XX y durante el s. XXI lo refieren con pelos y señales, es decir que nohay duda alguna ya que son datos científicos. Costumbres que eran casi desconocidas desde que el Cristianismo se implantó en Occidente entonces siglos antes, al menos desde el s. III. No solo tenemos referencias de éstas acciones impropias de culturas civilizadas en el propio al-Andalus ( que llegaba como es sabido a la zona meridional de la actúal Francia, islas del Mediterráneo y el sur de Italia, además de otras zonas limítrofes, en cambio algunos intelectuales –con perfiles más políticos que filósofos– coetáneos simplifican la zona andalusí en la actúal comunidad autónoma de Andalucía ) donde los bárbaros del N. de Europa ya asentados, siglos antes, en casi todo Occidente eran, de forma coloquial en el lenguaje, unas ¨ hermanitas de la caridad ¨ en comparación, si cabe, a esas culturas anti-occidentales invasoras en Europa.

Hay que tener presente que el famoso negocio de la esclavitud, de algunas élites financieras y extranjeras incrustadas en el Reino de Inglaterra, hacia América tampoco eran occidentales ( La Masonería ) y, además no se utilizaba el nombre de la Cristiandad para éstas políticas ; por otro lado teníamos al Imperio Español que ya antes y desde el s. XVI aproboraron los monarcas españoles leyes de protección exclusivas para los habitantes de esas zonas nuevas a civilizar recién descubiertas, donde la esclavitud se centraba de forma anecdótica para las gentes que preferían mantener la antropofagia y sus ritos primitivos, tenemos casos documentados de ésta esclavitud mínima y simbólica para esas gentes caníbales y extremadamente peligrosas para la seguridad de los humanos ya antes del s. XV donde Sevilla era una plaza importante de éste negocio de mano esclava de gente no occidental y caníbal. Veamos qué nos dicen, en períodos mucho más tardíos, en siglos posteriores.

En su obra de investigación ( y Serie 2ª ) : Curiosidades antiguas sevillanas, por Gestoso Pérez, J. donde el original aparece impreso en la oficina de << El Correo de Andalucía >> el día 31 de diciembre del año de N. S. Jesucristo de 1910, nos dice que :

Beatriz de Miranda otorgó carta de ahorramiento en favor de su esclava Catalina, morisca, herrada en la barba [ barbilla ] y en un carrillo ( mejilla ), 20 de Enero de 1539.

Jerónimo Delcia, colchero, vendió un esclavo indio á Diego Hernández Farfán, llamado Hernando de 24 años con vn letrero que en la cara con unas letras que dizen esclavo de Juan Romero….7 de Diciembre de 1554.

Catalina de Villafranca compró un esclavo marcado en ambos carrillos ( parte de las mejillas ) con una S. y un clavo, 14 de Diciembre del mismo año.

Juan Sánchez, maestro mayor de las obras de Sevilla, que dirigía las de nuestras famosas Casas Capitulares, vecino en la Magdalena, vendió a Alonso Martín tratante en esclavos una esclava morisca herrada en la cara con vnos letreros en que dizen << Juan Sánchez, cantero, >> 24 Noviembre de 1555.

Francisco de Aranda vendió á Miguel de Escobar un esclavo mulato llamado Fernando, de 20 años, herrado en la cara con unas letras que dicen : << Francisco de Aranda en Sevilla >> 29 de Mayo de 1539.

Diego de Cáceres clérigo, vendió á Diego Mendoza un esclavo morisco de 28 años herrado en la cara << con vnas letras que disen diego de cáceres >>, 28 Enero de 1547.

Bastan las anteriores citas para que nuestros lectores juzguen de la consideración que tuvieron nuestros antepasados á los infelices á quienes la fuerza bruta de las armas sumió en las desventuras de la esclavitud.
Muchos de aquellos desdichados, bien porque fuesen de levantísca ó viciosa condición, bien porque se le hiciese la esclavitud intolerable, huían de sus dueños y escapaban á lugares donde pudiesen vivir libremente, y para dificultarles su evasión impusiéronseles marcas en el rostro como comprueban los documentos aportados. Estos documentos aparecen en una escritura de 5 de Septiembre de 1500 se habla de un esclavo que llevaba en una mejilla una flor de lis, y una estrella en la otra. En el testamento de Pedro Garcia de Quesada, otorgado á 9 de Marzo de 1520, en la enumeracion de sus bienes se lee :

<< yten vu esclabo moro del cabo de hedad de quince á diez y seys años,
herrado en la cara en vn carrillo con una S. y enotro vn clavo que se dice
abrahem el cual compre de Gonzalo de Toledo mercader…. >>

Pero, ¿ eran esos esclavos hombres y mujeres sinceros y que respetaban la ley de sus respectivos reinos o señores ?, parece ser que la respuesta es casi siempre no. No porque eran entre otros violadores, criminales, envenenadores ( ¡ de niños ! ), otros eran rebeldes indígenas que se alimentaban de carne humana ( tal como suena ), o incluso sentían placer por matar a todos que tuvieren la piel blanca, exclusivamente. Las marcas a los esclavos eran simbólicas sin tenemos en cuenta lo que hacían otras culturas primitivas no occidentales ; donde a los blancos que eran capturados para el negocio de esclavos sexuales eran castrados los varones, y las mujeres tenían que rendir a base de latigazos y torturas la ingesta de heces de todo tipo de seres humanos y su orín. Aspectos escatológicos más comunes aunque había otros como la ingesta de sus propios bebés a los pocos meses tras violaciones. Muchos esclavos blancos se suicidaban, por lo que el negocio continuaba de forma más cotundente en esas culturas primitivas no occidentales. Otras veces algunos presos evitaban convertirse en esclavos al comunicar un rescate concertado, o el trueque de prisioneros moriscos relacionados con sectores acomodados de esos reinos musulmanes y de forma recíproca con los gentiles en los suyos, uno de esos casos fue Cervantes en una fortaleza del N. de África donde unos monjes de la caridad supieron de él. Unos datos que no han sido investigados –por motivos políticos recientes en algunas plumas de todo pelaje– son los que relacionan a numerosas familias que perdieron a sus familiares a manos de esos criminales ahora esclavos, teniendo en cuenta que en aquellos años no había una justicia equitativa avanzada como se presume aparentemente, negligentemente, hoy en Occidente, y de ninguna de las maneras en los reinos musulmanes todavía por su propio sistema jurídico-religioso, es notable apuntar que las familias paliaban su susfrimiento por esas pérdidas humanas con la presencia de sus asesinos ; ahora esclavos. No ocurría así, parece ser, con otras culturas primitivas no occidentales donde cualquiera podía ser esclavo de la clase pudiente o guerrera, de facto, los propios seguidores del Islam se consideran esclavos de esa secta vestida de religión que el apedreado Llull no pudo revertir, en esos siglos atrasados, posteriormente.

La esclavitud fue siempre, o casi siempre, consecuencia del derecho  de la fuerza, entonces mostrábase en su más salvaje vigor, sin atenuaciones ; sin hipócritas convencionalismos. El señor ( el cristiano ) disponía de su esclavo, como de sus muebles ó de sus animales, y así vemos corrientemente en los antiguos inventarios de bienes que se hacían por fallecimientos de cualquier persona, que, á seguida de la enumeración de los asnos, bueyes, etc. hacíase el aprecio de los esclavos, hombres, mujeres ó niños, siendo de notar que de igual modo que se determinaban los defectos físicos de los brutos, marcábanse también los de aquellos infelices seres ; consignando por ejemplo, si era viejo, tuerto, o manco, si padecía de bubas ó de enfermedad contagiosa. Verdad también, que, ( al contrario que ocurría con la esclavitud de otras culturas primitivas no occidentales ) raro era el testador de regular posicicón social, que no recompensaba los servicios que sus esclavos le habían prestado << ahorrádolos >> ; esto es, concediéndoles plena LIBERTAD y hasta otorgándoles mandas ó legados para atender á su sustento.

Promulgada en 1502 la Pragmática de los Reyes Católicos contra los moriscos, dispúsose en ella que los que optasen por permanecer en el Reyno habían de convertirse á la religión cristiana, prohibiendo á los que no lo hicieran dentro del plazo que se les fijaba, que saliesen de él, para lo cual facultóse á los gobernadores de las fronteras para que los hiciesen prisioneros. A éste propósito, dijo en un curioso artículo nuestro amigo Don Nicolás Tenorio.

<< En el mes de Abril de 1504 varios << cristianos nuevos >> ( converxos moriscos ) vecinos de Hornachuelos intentaron pasar la frontera y entrar en Portugal por tierra de Extremadura. El Comendador de Badajoz, Gonzalo Mendez supo su intento y trató de impedirlo…para lo cual envió en su persecución á Pedro Muñiz Alguacil de Mérida, quien al frente de algunos hombres de armas fué tras ellos y les dió alcance haciéndoles prisioneros. Los moriscos fueron llevados á presencia de Gonzalo Mendez, éste los hizo esclavos de los Reyes y como por una cédula de Sus Altezas estaba obligado á entregar 35 esclavos á los oficiales de la Contratación de Sevilla, dispuso que siguiesen el camino para esta ciudad… >> Ya en Sevilla fueron aposentados en las Atarazanas, mientras los Oficiales daban cuenta al Rey y se resolvía la posición hecha por algunos << cristianos nuevos >> que solicitaron de aquéllos que antes de subastarlos, se escribiese á sus parientes vecinos de Hornachuelos para que los rescatasen. La Cédula Real dispuso que fuese subastados públicamente y adjudicados al mejor postor, como así tuvo lugar en las Gradas, donde puestos en fila los 35 fueron examinados por los licitadores procediéndose desde luego á la subasta, que duró cinco días, importando la venta 671.502 maravedises.
La religión no occidental era considerada una amenaza en aquellos tiempos, y el Islam y el Judaísmo eran enemigos de la Cristiandad, acaso sabemos científicamente como judíos entraron y planificaron la logística de la invasión islámica en Hispanie en el 711, no antes de algunos intentos anteriores en razzias, para mantener el comercio de esclavos de la apreciada tez de los hispanos. Estas actitudes de gentes no occidentales ya fueron conocidas en las cortes de los monarcas visigodos, donde antes del s. VIII fueron expulsados por orden real, y bajo promesa de que no volverían nunca más se le protegería en el N. de África contra todo tipo de peligros. Evidentemente esas promesas no fueron respetadas y sabemos que esos mismos judíos entraron como vengadores aliados junto a los moros en el 711. Los Mundi Imperators sabían de ello, y vieron como una amenaza el incumplimiento de las promesas y el respeto a la ley occidental de los monarcas españoles que quisieron ser innovadores en contrapunto con otros reyes de Europa que ya antes habían también expulsado en aquellos siglos la presencia de moriscos y judíos en Europa ( El Santo Oficio, o mejor dicho La Inquisición no nace en España, sino en centroeuropa décadas antes de llegar a España ). Los incumplimientos fueron varios, unas veces se rebelaron contra esas leyes pacíficas de Los Reyes Católicos, otras veces como falsos converxos, donde la palabra –gentil– significa en ¨ clave ¨ un insulto a los no judíos que habitan Occidente, en formato irónico, al igual que ocurre con los seguidores talmudistas con el termino go-yin ( aunque hay otros términos similares a éste, aunque el Talmud no es la guía del Judaísmo ; como es habitual observarlo por otros lares erróneamente ). Todas las culturas de la Tierra tenían esclavos entonces, pero Castilla dejó de realizarlos ya en el s. XVI, a mediados de éste, y el uso del término ¨ esclavo ¨ era para sirviente no occidental. Otros documentos históricos apuntan lo que ya dicen otros investigadores con referencias a fechas posteriores donde la esclavitud estaba prohibida pero eran herencias adquiridas, y al tratarse éstas herencias no eran retroactivas para las leyes. Hubo casos de esclavos hijos que solicitaron ser mantenidos como tales, bajo protección y así estudiar o cursar estudios ; algunas veces como embajadores o consultores de jefes musulmanes, pues Sevilla entones y luego en formato comercial sería la ciudad de la cultura con la fama ya adquirida de Alfonso X el Sabio y sus traducciones literarias a otras lenguas.

En el s. XIII, y en el s. XIV Sevilla era un centro famoso de la venta de esclavos moriscos, los anti-occidentales que eran capturados evitando cumplir la Ley de expulsión, esos moriscos estaban huídos o escondidos en pequeñas aldeas deshabitadas, no sólo se negaban a marcharse de las zonas recién reconquistadas del Reino de Sevilla, sino que en muchos casos optaban por empuñar una espada contra los que iban a conducirlos gratuitamente hacia los puertos y sus barcos, e invitarlos a marcharse de tierras de los caballeros cruzados, es a bien decirlo así porque el Reino de Sevilla lo configuraban señoríos signasupervestes ( y del Temple ). Donde hemos visto algunos ejemplos científicamente para lo mencionado.

Hay un aspecto, que casi nunca es tratado para analizar éstos temas relacionados con los trazos de la Historia centrados en la esclavitud, en primer lugar sería que las mujeres musulmanas desde que se inventa el Islam son consideradas con la misma categoría de esclavas, literalmente, incluso por debajo de los esclavos cristianos en muchos casos, y sus otras concubinas del musulmán, y en la vida real, en segundo lugar el concepto de esclavo no es el mismo que prisionero, y ambos distintos en Occidente con el resto de culturas no occidentales. Así un esclavo en Occidente tenía también unos derechos mínimos sino era un criminal confeso, y en cambio el esclavo en otras culturas no occidentales podía ser cualquier persona por el mero hecho de que no fuera musulmán, aún no hallándose en dominios musulmanes. Es más algunos cristianos todavía en tiempos de La Reconquista o finales de éste período fueron capturados en Hispanie, al S. y enviados como botín de guerra destino a los Reinos musulmanes en el N. de África. Eran población civil, casi siempre la que componía el comercio de esclavos, y de forma simbólica los hombres en Occidente ya que casi siempre eran decapitados. Miles de éstos esclavos hechos por los musulmanes fueron salvados gracias a los MUNDI IMPERATORS, se recolectaban donativos para éstas causas ; también en las plazas de Sevilla, donde los vecinos acudían para aportar las monedas del rescate de sus paisanos en zonas como Málaga y alrededores. Dándose la paradoja que el negocio de esclavos no occidentales en Sevilla servía para rescatar a sus iguales capturados en manos musulmanas, de ahí, quizás mantener éste tipo de negocio hoy polémico en análisis general. Numerosos episodios históricos nos acercan a la diferencia de culturas y al sentido del término esclavo para sirviente, siendo en Occidente como mano de obra esclava o servil y en cambio para otras culturas no occidentales y, fuera de Occidente como animales. De hecho en España, desde el s. XIII, y antes de éste, estaba castigado con pena de muerte mantener relaciones sexuales con los sirvientes o esclavos, tanto para unos como otros. Donde iba despareciendo ¨ el derecho de pernada ¨ de los amos con sus esclavos o sirvientes, curiosamente éste derecho no era exclusivo hacia los esclavos, y así se ha documentado que los vasallos más modestos de algunas épocas en Occidente podían mantener relaciones sexuales el amo o señor con la esposa del marido inmediatamente después del acto litúrgico de las bodas cristianas, con la excusa de comprobar si la dama era virgen. Con los Reyes Católicos ya en el trono hicieron desaparecer éstas prácticas del Feudalismo de Castilla que algunos señores feudales deseaban volver a instaurar, acaso los que rivalizaban con los Mundi Imperators a su corona ( portugueses, y algunos señores feudales de Castilla ). En todas esas batallas -donde la reina castellana que tuvo tres abortos por la acción bélica, y su habitual presencia física en el campo de batalla bandera en mano y armadura vestas- antes de 1492 en litigio con Portugal, los sevillanos aportaron sus signasupervestes, ayuda primordial para destrozar esas leyes premedievales del esclavo o sirviente cristiano de amos cristianos, donde la acompañaban al N. fronterizo de España y los castillos del centro y norte de España ( acaso León, quizás por la herencia de San Fernando y Alfonso X el Sabio ). Tan es así como que en Roma hubo corridas de toros en el s. XV, aunque la Reina temiere por la vida de los participantes, en presencia del Papa, y muchos de esos participantes eran esclavos que anhelaban conseguir la libertad o una promesa.

-Fin del comentario personal para con el artículo-

¡Quién lo había de decir! La trata de esclavos, esa infamia que, según musulmanes, africanos y europeos etnomasoquistas, constituye la mayor lacra de Europa, ahora resulta que fue ampliamente superada, al menos en los siglos XVI y XVII, por la cometida contra los nuestros por parte del islam. Es cierto, es cierto: el “tú más” no justifica nada. La trata de esclavos negros fue una indignidad tan aborrecible como injustificable. Pero hay una pequeña diferencia: nosotros la reconocemos y deploramos (hoy en día hasta exagerando los zurriagazos). Ellos, en cambio —el mundo musulmán—, no reconoce ni deplora nada. Hay otra diferencia además: cuando nos querían arrebatar a los nuestros, los europeos combatimos todo lo que pudimos al enemigo (y así se produjo la victoria de Lepanto, y así tuvo lugar la expulsión de los moriscos, que colaboraban en las razias). Y cuando capturaban a los blancos, los padres terciarios y mercedarios intentaban rescatarlos. Nada de todo ello existió nunca en África.
Pero pasemos a ver lo que nos cuenta el profesor norteamericano Robert C. Davis.
Los historiadores estadounidenses han estudiado todos los aspectos de la esclavización de los africanos por parte de los blancos, pero han ignorado en gran medida la esclavitud de los blancos por parte de los africanos del Norte. Christian Slaves, Muslim Masters [Esclavos cristianos, amos musulmanes][1] es un libro cuidadosamente documentado y escrito con claridad sobre lo que el profesor Davis denomina “la otra esclavitud”, que floreció durante aproximadamente la misma época que el tráfico transatlántico de esclavos y que devastó a cientos de comunidades costeras europeas. En la mente de los blancos de hoy, la esclavitud no juega en absoluto el papel central que tiene entre los negros. Y, sin embargo, no se trató ni de un problema de corta duración ni de algo carente de importancia. La historia de la esclavitud en el Mediterráneo es, de hecho, tan siniestra como las descripciones más tendenciosas de la esclavitud americana.
Un comercio al por mayor
La costa de Berbería, que se extiende desde Marruecos hasta la actual Libia, fue el hogar de una próspera industria del secuestro de seres humanos desde 1500 hasta aproximadamente 1800. Las principales capitales esclavistas eran Salé (en Marruecos), Túnez, Argel y Trípoli, habiendo sido las armadas europeas demasiado débiles durante la mayor parte de este período para efectuar algo más que una resistencia meramente simbólica.
El tráfico trasatlántico de negros era estrictamente comercial, pero para los árabes los recuerdos de las Cruzadas y la rabia por haber sido expulsados de España en 1492 parecen haber motivado una campaña de secuestro de cristianos que casi parecía una yihad.
“Fue quizás este aguijón de la venganza, frente a los amables regateos en la plaza del mercado, lo que hizo que los traficantes islámicos de esclavos fueran mucho más agresivos y en un principio  mucho más prósperos (por así decirlo) que sus homólogos cristianos”, escribe el profesor Davis.
Durante los siglos XVI y XVII fueron más numerosos los esclavos conducidos al sur a través del Mediterráneo que al oeste a través del Atlántico. Algunos fueron devueltos a sus familias contra pago de un rescate, otros fueron utilizados para realizar trabajos forzados en África del Norte, y los menos afortunados murieron trabajando como esclavos en las galeras.
Lo que más llama la atención de las razias esclavistas contra las poblaciones europeas es su escala y alcance. Los piratas secuestraron a la mayoría de sus esclavos interceptando barcos, pero también organizaron grandes asaltos anfibios que prácticamente dejaron despobladas partes enteras de la costa italiana. Italia fue el país que más sufrió, en parte debido a que Sicilia está a sólo 200 km de Túnez, pero también porque no tenía un gobierno central fuerte que pudiese resistir a la invasión.
Las grandes razias a menudo no encontraron resistencia
Cuando los piratas saquearon, por ejemplo, Vieste en el sur de Italia en 1554, se hicieron con el alucinante número de 6.000 presos. Los argelinos secuestraron 7.000 esclavos en la bahía de Nápoles en 1544, una incursión que hizo caer tanto el precio de los esclavos que se decía poder “intercambiar a un cristiano por una cebolla”.
España también sufrió ataques a gran escala. Después de una razia en Granada en 1556 que se llevó a 4.000 hombres, mujeres y niños, se decía que “llovían cristianos en Argel”. Y por cada gran razia de este tipo, había docenas más pequeñas.
La aparición de una gran flota podía hacer huir a toda la población al interior, vaciando las zonas costeras.
En 1566, un grupo de 6.000 turcos y corsarios cruzó el Adriático para desembarcar en Francavilla al Mare. Las autoridades no podían hacer nada, y recomendaron la evacuación completa, dejando a los turcos el control de más de 1.300 kilómetros cuadrados de pueblos abandonados hasta Serracapriola.

Y, todo, en nombre del Islam.

Leer más sobre el artículo completo :

http://www.elmanifiesto.com/articulos.asp?idarticulo=4449

Anuncios

Autor: patriotasoccidentales

Investigador casual, aficionado a la Historia y al estudio de la Seguridad.

1 comentario en “-Hubo más europeos esclavizados por los musulmanes que esclavos negros enviados a América-”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s